El Presidente para la Transición

Carlos G. Cruz, hijo- La semana pasada el Dr. Jesús Gánem Martínez escribió un interesante artículo sobre el proceso electoral del 2012 y las características que debe tener el llamado candidato de la sociedad civil y democrática.

En primer lugar profundiza los conceptos en cuanto a la escogencia del mismo porque no se queda solamente con la condición de que debe ser el representante de la unidad electo en un proceso de elecciones primarias, sino que debe cumplir con varios aspectos que pasan por 4 pilares fundamentales que son:

1. Un gobierno de amplitud nacional

2. Que el mandato sea por un período

3. Rescate de la alternabilidad democrática

4. Modificación de la Constitución

Esto por supuesto debe tener como respaldo el sentido del deber con la nación, con nuestros familiares y con nuestra conciencia para alejar las mezquindades y protagonismos vacíos que podrían ser muy peligrosos ya que pueden ser factores de división y derrota.

Recientemente el Dr. Jesús Gánem Martínez escribió un interesante artículo sobre el proceso electoral del 2012 y las características que debe tener el llamado candidato de la sociedad civil y democrática.

En tal sentido, el Dr. Gánem Martínez plantea y llama nuestra atención para que dentro de esa escogencia, todos los venezolanos tomemos en cuenta todas las características de los postulantes, de manera de que escojamos a la persona más idónea para dirigir a la nación en lo que será el período gubernamental más difícil de la historia ya que de seguro encontraremos un país atracado, hipotecado e inauditable.

A la propuesta de nuestro amigo «Chucho Gánem» yo le agregaría que ese candidato tiene que llevar un mensaje sencillo y con penetración a los sectores más desposeídos que han sido los más engañados y estafados por esta involución bolivariana, porque es allí donde existen más debilidades, pero que se ha demostrado que cuando la oposición trabaja con inteligencia puede ganar aún en los sectores más populares y de hecho por eso el 26-S sacamos el 52% de la votación.

Podríamos sacar como reflexión final del artículo que analizamos, que el candidato presidencial de la unidad a escoger, no es para calibrarlo de acuerdo a su edad o simpatía, sino porque esa persona nos represente a todos y sepa conducir la esperanza del pueblo venezolano para que, a través de un gobierno de reconstrucción y unidad nacional, Venezuela salga del mundo de las tinieblas.

En sentido figurado, Venezuela necesita en política la reedición de la 3ra. parte del Señor de los Anillos donde es derrotado el representante del mal (Sauron)

A %d blogueros les gusta esto: