Las criptomonedas han causado una verdadera revolución en la economía global, abriendo una nueva posibilidad de desarrollo económico, para personas y empresas que nunca antes tuvieron la posibilidad de generar dinero o tener acceso a financiamientos de la banca.

Se puede hablar de la creación a partir de la criptoeconomía de una nueva casta de multimillonarios que han sabido aprovechar el auge de esta alternativa al dinero fiduciario, y que gracias a estos ingresos han podido materializar proyectos innovadores de mucho éxito.

Sin embargo, este cambio repentino en la distribución de las riquezas, no ha sido muy bien visto por algunos, lo que ha traído como consecuencia, muchos intentos para frenar el crecimiento de las criptodivisas, llegando al punto de prohibir por completo su uso.

Uno de los ejemplos más notorias es el de China, uno de los grandes colosos de la economía mundial, que ha caracterizado por ser inflexibles ante las monedas digitales. Recordemos que en el pasado 2016 esta potencia prohibió en el uso de las Ofertas Iniciales de monedas (ICO).

Y su postura de ilegalizar toda actividad relacionada, no se detiene, pues en Febrero del 2018 sumaron la prohibición de los exchanges o casas de cambio, ante este escenario tan poco amistoso resultó muy sorprendente y sospechosa la noticia de la medición de criptomonedas realizadas desde el gobierno Chino.

La iniciativa provienes del Centro Chino para el Desarrollo de la Industria de la Información (CCID), el cual pertenece al Ministerio de Industria y Tecnología, sumado a un selecto grupo de expertos en tecnología Blockchain de China.

Es decir que ha sido elaborado por organismos oficiales y expertos académicos, sin embargo no se cuenta con información suficiente en relación a la metodología empleada para evaluar cada una de las criptomonedas seleccionadas.

Lo que sí se sabe es que es un intento del Gobierno chino por responder a los ratings elaborados por agencias de calificación financiera de Estados Unidos, los cuales consideran que tienen un enfoque muy comercial.

China está interesada en un análisis más independiente de la materia, para lograr un mayor control del fenómeno Blockchain que pueda servir a los intereses estratégicos de su gobierno, así como de las empresas e investigadores de todo el planeta.

Otro aspecto importante es que la medición realizada desde Beijing, tendrá una frecuencia mensual, que analizará un total de 28 criptomonedas diferentes, en base a tres (3) variables que son:

1. El tipo de tecnología sobre la que opera cada divisa virtual.

2. La aplicación que se hace de ellas.

3. La innovación que representa cada criptomoneda.

Sin embargo aun se desconocen detalles fundamentales para darles credibilidad, tales como los detalles que se analizan para su valoración y como se aplica su metodología de evaluación.

La lista de monedas digitales evaluadas en su etapa inicial fueron (en orden alfabetico); Ark, Bitcoin, Bitcoin Cash, BitShares, ByteCoin, Cardano, Dash, Decred, Ethereum, Ethereum Classic, Hcash, IOTA, Komodo, Lisk, Litecoin, Monero, Nano, NEM, NEO, Qtum, Ripple, Siacoin, Steem, Stellar, Stratis, Verge, Waves y Zcash.

A continuación revisemos los resultados de esta medición china de las que consideran como las quince (15) más importantes

1. Ethereum con una valoración de 129.4 puntos

2. Steem con una valoración de 115.4 puntos

3. Lisk con una valoración de 104.8 puntos

4. NEO con una valoración de 103 puntos

5. Komodo con una valoración de 101.5 puntos

6. Stellar con una valoración de 100.7 puntos

7. Cardano con una valoración de 98.2 puntos

8. IOTA con una valoración de 98.2 puntos

9. Monero con una valoración de 92.6  puntos

10- Stratis con una valoración de 91.7 puntos

11. Qtum con una valoración de 91 puntos

12. BitShares con una valoración de 90.8 puntos

13. Bitcoin con una valoración de 88.1 puntos

14. Verge con una valoración de 88.1 puntos

15. Waves con una valoración de 86.5 puntos

Evidentemente los resultados son muy llamativos, tomando en consideración que el Bitcoin pese a que durante tanto tiempo ha liderado el mercado, ha sido ubicado en la lejana categoría número trece (13) y además que otras criptos poco conocidas ocupan mejores puestos.

Resulta muy llamativa la posición tan favorable de la criptomoneda Steem, pues, aunque nadie es ajeno a su crecimiento, no se trata de una tecnología de cadena de bloques de capa base que pueda utilizarse para crear aplicaciones de tipo descentralizadas.

El único resultado coincidente con la realidad occidental, es la posición alcanzada por la tecnología Ethereum que sigue haciendo méritos, siendo la favorita de la segunda generación de la tecnología Blockchain.

Lo más interesante es que si el objetivo de China era tratar de afectar el valor de las criptomonedas, parecen haberlo logrado, pues una vez publicada esta lista, los precios de muchas de estas terminaron por aumentar su valor.

Lo que parece ser una estrategia para favorecer a aquellas monedas digitales con las que simpatizan, perjudicar a otras y como siempre, librar un nuevo capítulo en su lucha contra occidente por el control de los mercados mundiales.