Elegir un portátil en 2014

Pautas para acertar en la elección de un ordenador en consonancia con la oferta actual

JORDI SABATÉ  – La venta de portátiles en el primer trimestre de 2013 registró un ascenso de un 15%, después de varios años de caídas. Sin que este dato se deba considerar significativo de lo que ocurrirá el resto del año, sí que podría indicar que el mercado se ha ajustado, tras la aparición de las tabletas, y que el parque de ordenadores se renueva poco a poco. A pesar de la función que cumplen dispositivos como el iPad y similares, muchos usuarios siguen necesitando como mínimo un portátil para las tareas que implican productividad multimedia (edición de fotografías y vídeos) y escritura y edición de textos. También la oferta, lejos de reducirse, ha aumentado con nuevas propuestas tecnológicas. Este artículo propone un protocolo para esclarecer el modelo de portátil que se puede elegir, según las preferencias que se tengan.

El peso y las dimensiones

Las dimensiones y el peso del portátil son tal vez el primer factor para tener en cuenta

Aunque resulte la vertiente más prosaica y menos tecnológica, las dimensiones y el peso del portátil son tal vez el primer factor para tener en cuenta. Por un lado, elegirlo ya supone negar la posibilidad de un ordenador de sobremesa y apostar por un objeto movible, al menos dentro de casa. Por lo tanto, en principio podría pensarse en que cuanto más pequeño y ligero mejor.

Sin embargo, es frecuente que la reducción del tamaño y el peso vaya en contra del resto de prestaciones, de modo que los modelos más ligeros y portables pasan por ser los de menor potencia de procesador, los que carecen de un disco duro amplio y que tampoco incluyen unidad de lectura de discos ópticos. Hay muchas excepciones a esta regla, pero a cambio de subir el precio del aparato, ya que tenerlo todo (un ordenador potente y completo con poco peso y tamaño) implica un esfuerzo tecnológico considerable.

Para tener un portátil ligero y pequeño y a la vez potente, hay que pagar más de 1.000 euros

Si lo que interesa es solo un ordenador ligero y pequeño sin gran potencia o prestaciones, el HP Pavilion 11-n000es x360, que tiene una pantalla de 11,6 pulgadas y pesa 1,4 kilogramos, puede ser útil. También se puede optar, si se puede comprar en sitios web de Estados Unidos, por los Chromebooks que, además, están a precios razonables.

Si se quiere algo más, hay que pagarlo por encima de los 1.000 euros, pero la oferta es amplia. Aunque parezca extraño, los MacBook Air de Apple están entre las opciones más asequibles, sobre todo tras la última bajada de costes. Otras alternativas más caras son los llamados ultrabooks, entre los que destaca el Acer Aspire S7.

El procesador y la memoria RAM

En este apartado la oferta es muy amplia e incluso personalizable para conseguir ordenadores potentes a buen precio. Más allá de la potencia de procesado en sí, es recomendable optar por procesadores de varios núcleos, como las series i3, i5 e i7 de Intel, que incluyan además la tecnología Hashwell, ya que presentan grandes mejoras energéticas que inciden en la duración de la batería.

En cuanto a potencia, lo idóneo es que el procesador pueda trabajar entre los 1,3 y los 2,5 gigahercios, pero que además tenga una RAM en concordancia -entre los cuatro y los ocho gigabytes- para que los procesos sean fluidos. La unidad gráfica también es importante y muchas veces ayuda a las tareas de procesado cuando no está mostrando imágenes.

Además, cuando se piensa en potencia de procesado no hay que limitarse al momento actual, sino imaginar también las posibles necesidades que tendrá el ordenador en el futuro. Así ocurre con las actualizaciones del sistema operativo o nuevas funciones que se quiera incorporar, como hacer videoconferencias con varias personas a la vez o reproducir contenidos en alta definición. Por ello es siempre razonable aspirar a la máxima potencia posible.

Los MacBook Pro de Apple tienen una buena relación calidad precio, aunque se pueden encontrar ofertas a mejor coste y prestaciones equivalentes en PC, si bien con diseños no tan acabados y muchas veces con exceso de peso. Un ejemplo es el Fujitsu Lifebook AH512. Otras marcas donde hay buenos modelos son la gama Vaio de Sony o Lenovo.

El precio

Lo que más se paga en un portátil son las dimensiones y el peso reducido junto a una potencia y prestaciones considerables. En este aspecto, los ultrabooks presentan la mejor oferta con gran variedad de modelos y precios.

A veces hay gangas, pero en general en este sector hay que decidirse a renunciar a algo. Una alternativa para tener un ordenador bueno, bonito y barato es decantarse por ofertas con Windows 7 que quedan por vender tras la paulatina consolidación de Windows 8.

Si se quiere un portátil para usos intensivos y profesionales, es mejor pagar por un buen modelo que dure muchos años; es decir, dentro de las gamas más altas, optar por las mejores prestaciones de la unidad de procesado, pero también de definición de pantalla o de disco duro. También hay que tener en cuenta la inclusión de periféricos como los lectores de discos ópticos, así como los materiales de los que está hecha la carcasa.

Si el portátil se utilizará de forma ocasional, lo apropiado es buscar la mejor oferta de tienda en tienda.

El sistema operativo

La elección de un ordenador con Windows permite acceder a una oferta mucho mayor

Tradicionalmente ha habido dos sistemas operativos fundamentales en el mercado del portátil: Mac OS X y Windows. Una alternativa a ellos es el sistema libre y gratuito Ubuntu, pero solo es para usuarios avanzados. Sin embargo, una nueva oferta comercial es el sistema Chrome OS lanzado por Google para los Chromebooks, ordenadores ligeros de precio muy asequible y prestaciones variables. El problema es que estos no se venden de momento en España.

Entre Mac OS X y Windows, sobre todo Windows 8, la elección es casi de filosofía de vida y de experiencias de usuario. El entorno gráfico de los ordenadores de Apple es peculiar y minoritario, pero, una vez adoptado, resulta muy sencillo y satisfactorio. Además, si se tiene iPad o iPhone, se sincroniza a la perfección con ellos. Lo mismo sucede con los móviles y tabletas con Android respecto a los Chromebooks.

Por otro lado, la elección de un ordenador con Windows permite mejorar la relación calidad precio, ya que la oferta es mucho mayor.

Fuente: http://www.consumer.es/web/es/tecnologia/hardware/2014/05/20/219873.php

A %d blogueros les gusta esto: