22/11/2016

AHIANA FIGUEROA

@ahianaf

La página web DolarToday.com es utilizada como referencia para definir los precios de los bienes en el país, lo cual ha generado igualmente una histórica tasa de inflación de tres dígitos y que de acuerdo a cálculos de economistas y organismos multilaterales cerrará el 2016 entre 400% y 700%.

Durante todo el año 2016, la divisa en el mercado no oficial se ha incrementado en 163% e informar sobre su precio está prohibido por las leyes venezolanas, pero ocupa un efecto importante en la economía del país.

La presión sobre el dólar paralelo será mayor en este mes y medio que queda del año, ante el alza de la liquidez monetaria producto del gasto que se realiza tradicionalmente en esta época.

En 2016 la política cambiaria nuevamente registró modificaciones, luego del alza constante del dólar paralelo y ante un entorno de caída de ingresos petroleros, principal fuente de divisas del país.

Desde 2003 y hasta la fecha se han ejecutado siete esquemas para proveer de divisas al sector importador público y privado: los bonos cambiarios del Banco Central de Venezuela, los títulos de deuda e“Derrotamos a DolarToday”, “El Sicad 2 logró tumbar el dólar paralelo”, “Vamos a pulverizar el dólar paralelo” y “Vamos a torcerle el brazo”, son algunas de las afirmaciones de funcionarios chavistas sobre el mercado no oficial de divisas que ha sorteado todos los controles y esquemas cambiarios creados para proveer de recursos en dólares al sector privado.

Un total fracaso ha significado para el gobierno la estabilización del mercado no oficial de divisas. Este lunes el llamado dólar negro alcanzó un techo nunca visto en la historia económica del país, precisamente a 13 años del control de cambio, luego de siete esquemas cambiarios, siete devaluaciones y 36 convenios cambiarios.

El constante incremento del dólar paralelo ha pulverizado el valor del bolívar. Esta cotización suministrada por n divisas de la República y de Pdvsa (que generó en el mercado permuta), el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme), el Sistema Complementario de Divisas (Sicad), el Sistema Alternativo de Divisas (Sicad 2), el Sistema Marginal de Divisas (Simadi) y el Sistema de Divisas Protegido (Dipro).

Un octavo sistema se espera desde el pasado mes de febrero, el Sistema Complementario de Divisas (Dicom), pero aún las autoridades monetarias y financieras no le han dado luz verde.

Todo ello estuvo acompañado de varias reformas de la Ley del BCV, de la creación y modificación de la Ley de Ilícitos Cambiarios, de la creación de un organismo administrador de las divisas (Cadivi) y su posterior conversión en Cencoex (Centro Nacional de Comercio Exterior); así como de la aparición de la Corporación Venezolana de Comercio Exterior (Corpovex), la cual se encarga de centralizar la importación y suministro de bienes a empresas públicas y privadas.

La velocidad en el aumento del precio de la divisa en el mercado paralelo fue mayor durante este año, lo que afectó aún más al país envuelto en un entorno que pisa la hiperinflación y con una clara depresión económica.

La consultora Ecoanalítica explicó en un reporte que uno de los principales factores que ha influido en el mercado cambiario en 2016 es la caída drástica de las liquidaciones de divisas impuesta por la disminución del precio de la cesta petrolera venezolana.

Destacó que el sector privado ha venido realizando sus compras externas con una porción cada vez mayor de sus propias divisas a tasa paralela, con el correspondiente ajuste de los precios internos de sus productos, mientras el Ejecutivo flexibilizaba “de facto” los controles de precios.

Resalta que el aumento de la tasa Simadi y su acercamiento a la tasa no oficial constituyeron uno de los principales impulsores de inflación, pero también representaron uno de los factores fundamentales que mantuvieron al paralelo estancado.

“Las expectativas de la puesta en marcha de un mecanismo cambiario de mercado y el agresivo deslizamiento de la tasa servían para explicar las inéditas apreciaciones del tipo de cambio paralelo entre los meses abril y julio; no obstante, pasado el mes de agosto y septiembre donde el Dicom se ha mantenido estacando, esta explicación se ha quedado corta”.