Estamos enganchados en la fiebre del fútbol

Indudablemente que el acontecimiento del año es el Mundial de Fútbol Alemania 2006. El mundo entero está dedicado a conocer, más de Alemania, de los jugadores, de los árbitros, de los lugares donde están concentradas las delegaciones y todo lo relacionado con el Mundial.

Al momento de escribir, la pelota ya está rodando y el mercado desde hace algún tiempo ya nos ha abarrotado de artículos de toda clase. Y es que los especialistas en marketing nos han estudiado muy bien, al punto de vendernos cualquier cosa que se parezca o esté relacionado con el fútbol.

Los jóvenes y niños que se inician en la afición por el fútbol, los vemos con la compra-venta e intercambio de tarjetitas para los álbumes. Los papás no se quedan atrás y disfrutan tanto como sus hijos, todos en familia en la algarabía de un centro comercial dispuestos a “negociar” las tarjetas. Es una labor titánica llenar el álbum, a esta fecha la gran mayoría exhiben presumidos el haber llegado a la meta de completar las tarjetas que en la recta final se vuelven difíciles de encontrar.

Los negocios millonarios están en, las trasmisiones televisadas, aportes de patrocinadores, las marcas de los zapatos deportivos que usan los jugadores e infinitas cosas más (merchandising). Los grandes empresarios tienen su festín casi desde inicio de año. Si aquí en Venezuela, tan lejos de Alemania estamos atiborrados de objetos que nos seducen para la compra, ya nos podemos imaginar como será en el sitio mismo de la inauguración de los Juegos.

196 millones de dólares serán repartidos en el Mundial, 18.6 millones quedarán en manos del campeón. La ganancia en función de dinero, irá decreciendo de acuerdo a la posición que ocupe cada equipo, pero nadie se irá con las manos vacías, los equipos participantes tendrán asegurada una suma de 2.3 millones de dólares. Además la FIFA les está cancelando los viáticos y traslados en primera y 755.000 dólares para cada una de las 32 selecciones en concepto de preparación.

Para esto y mucho más deja dinero El Mundial, los multimillonarios empresarios, ganarán más, mientras el común de los fanáticos disfrutaremos de un mes de deporte que une al mundo por medio de un balón.

Seguramente los fanáticos nos sentiremos alegres y recompensados, solamente de ver un golazo del equipo de nuestra preferencia, salir con la banderita en el vidrio del automóvil es otro orgullo, vestir la camiseta del jugador preferido, es motivo de alegría para cualquier joven, usar una gorra, las pulseras, comprar un balón, todo se vale en estos días donde el fútbol es el protagonista. Los especialistas del mercado ya nos han “enganchado” en la fiebre del fútbol

A %d blogueros les gusta esto: