Un solo Estado y dos realidades confusas

En Venezuela el Sistema Nacional de Salud, continúa con la problemática que arrastra desde principios de los años 80, y esto motivado a la creciente demanda de servicios y la poca capacidad de atender con prontitud y eficacia en los centros asistenciales públicos.

Las constantes quejas de los usuarios y las deficiencias en la red de hospitales nacionales, han hecho que la colectividad tenga que buscar una opción para recibir un servicio efectivo y seguro. Los centros clínicos privados han tenido que resolver el problema y darle solución a la situación hasta donde se lo permiten sus alcances.

No obstante, los costos de los servicios ofrecidos por las clínicas son bastante elevados y, es lo que está causando un llamado de atención dentro del Gobierno Nacional, por lo que éste se está planteando una revisión a las tarifas de estas empresas y advirtió sobre la creación de una posible regulación, amenazando con que quien no se apegue a ella podría ser nacionalizado.

La gerencia de salud, es un tema de alta relevancia dentro de la vida cotidiana de cualquier nación que requiere de un accionar rápido y efectivo; por lo que llama la atención la situación del Sistema Médico Nacional, ya que la red hospitalaria se encuentra congestionada y las clínicas privadas también, lo que al parecer reflejara que la medicina preventiva en la nación no está siendo efectiva.

El Sistema de Salud Nacional es apto para atender cualquier eventualidad

El Dr. Manuel Mérida vice-presidente de servicio de salud en Insalud, comenta que, en Venezuela se está viviendo un momento crucial, ya que nunca antes en la historia se habían abierto tantos centros de salud aunado a los centros tradicionales ya existentes. .

El directivo asevera, que: “El Sistema de Salud Público Nacional cuenta con los insumos necesarios para atender todas las demandas y eventualidades que se puedan suscitar”.

Aunque admite, que las deficiencias existen pero las están resolviendo y es muy difícil resolver o poner a funcionar un sistema de un día a otro, cuando ya viene deteriorándose desde hace tantos años.

El doctor, considera que si se regulara el precio de las organizaciones dedicadas a ofrecer servicios de salud, se podría ofrecer la misma calidad del servicio, porque los márgenes de ganancias son muy elevados y dan para soportar una reducción justa en la cual pueda salir favorecido el pueblo y, sin que se degrade la industria nacional.

Opinión de la Cámara de Centros Clínicos Privados del estado Carabobo

El Dr. José Luis Maldonado, vice-presidente de la Cámara de Centros Clínicos Privados del estado Carabobo, afirma estar totalmente de acuerdo con normas, regulaciones, principios que fiscalicen y permitan moderar o regular la medicina privada y acota que: “nosotros desde la Cámara estamos completamente de acuerdo, por lo que no entendemos la amenaza de nacionalización o estatización y, lo que creo es, que eso es una simple amenaza que no tiene ninguna posibilidad ni pertenencia”.

Comenta que, de darse la nacionalización no sólo se afectaría al gremio médico, sino a todo el pueblo venezolano porque la medicina privada está atendiendo a un 35% de la población, los cuales acceden en su mayoría a través de los seguros HCM (Hospitalización, Cirugía y Maternidad).

El doctor Maldonado acotó que; “No creo que puedan llevar a cabo la nacionalización, porque estarían directamente privando a un número grande de trabajadores de gozar de los beneficios adquiridos en las contrataciones colectivas, y es que un 85% de las personas que ingresan a los centros privados, poseen pólizas colectivas, las cuales les permiten ser atendidos de manera más rápida y efectiva que si lo hicieran mediante el Sistema Público de Salud”.

Lo recomendable según nuestro entrevistado, es que el Estado destine un presupuesto mayor al Sistema de Salud Pública, para así en un plazo no menor de 10 años, poder contar con una estructura en salud como la de los años 60 y 70, cuando el modelo venezolano era digno de seguir por cualquier nación en el mundo, además de contar con presupuesto, dotación y gerencia.

“Vemos de buena manera desde la Cámara y desde el Policlínico La Viña, las políticas implementadas por el Gobierno Nacional, ya que se está tratando de generar las 3 etapas de la salud, que son; la medicina preventiva, la curativa y la de rehabilitación, pero se deben destinar una mayor cantidad de recursos, para así poder hacer sostenible esa estructura”.

La academia a la expectativa

La Dra. Mercedes Materan, directora de la escuela de Medicina de la Universidad de Carabobo, considera que: “la salud debe ser ofertada y debe ser garantizada, como un derecho de los ciudadanos por el Estado y, es por ello, que la nación debe garantizar la existencia de la red hospitalaria y de los fondos necesarios para que estos puedan estar totalmente operativos y poder llevar a cabo todo lo que sea la gestión pública”.

“Es el Ministerio del Poder Popular para la Salud, quien debe fungir como órgano rector en la nación, y es que en los países donde han tenido éxito las políticas de salud, es en aquellos donde el Estado es quien rige los lineamientos y no el Gobierno de turno”.

La profesora comenta que, la salud debe ser garantizada a todos los ciudadanos y que no debe tener nombre ni apellido, ni partido político ni color, por lo que es un derecho inviolable que tiene cada persona.

Materan plantea que; “la demanda en materia de salud es impredecible pero el sistema debe estar preparado ante cualquier eventualidad, para poder responder con prontitud y eficiencia a la hora se suscitarse cualquier emergencia, por lo que el Estado debe garantizar los fondos necesarios con el objetivo que la red hospitalaria cuente con la dotación y los insumos necesarios”.

El gremio médico preocupado

Extraído de una entrevista realizada por el diario El Carabobeño, el domingo 6 de mayo de 2007, Darío Saturno, secretario de Finanzas del Colegio de Médicos del Estado Carabobo y adjunto al Servicio de Medicina Interna de la Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera (CHET), manifestó que, si el Gobierno lleva a cabo la nacionalización, lo que va a lograr es el deterioro total de la salud en Venezuela.

Al preguntársele sobre la posible vuelta al sistema centralizado de salud, el entrevistado comentó que, la descentralización ha sido positiva y tiene que mantenerse, pero que se deben hacer ciertos ajustes en algunos departamentos con la distribución de los recursos.

El Dr. Saturno quien además es profesor en la Escuela de Medicina de la Universidad de Carabobo, expresó que: “Siempre hemos creído que quienes deben marcar la pauta deben ser los hospitales públicos, pero éstos se quedaron, lo que generó que la medicina privada, se convirtiera en anexo de la salud publica.

Para el docente, el Gobierno ha fracasado en sus políticas de Salud Pública, y no acepta que la medicina privada sea quien este marcando la pauta en cuanto a avances tecnológicos.

En cuanto al centro hospitalario público conocido como CHET, el médico mencionó que el problema allí radica en la falta de gerencia y que mientras no exista una adecuada gestión gerencial, los recursos seguirán llegando, pero serán destinados a resolver problemas menos relevantes.

Los números hablan por si solos

En una encuesta en línea llevada a cabo por la empresa DEPROIMCA, empresa editora de esta revista donde se buscaba conocer la perspectiva de los venezolanos sobre el Sistema de Salud Nacional, los resultados arrojan que: el 75% de los encuestados posee un seguro médico, bien sea por la falta de insumos en los hospitales públicos o porque en un centro privado pueden exigir mejor servicio y de alguna manera llegan a sentirse más seguros, inclusive las personas de más edad comentaron poseerlo desde hace más de una década; mientras que el 78% dijo que considera bueno el servicio médico ofertado por las clínicas privadas. Además, un 84% expresó que considera muy elevados los costos de las medicinas.

De todo esto se puede concluir que, el venezolano actual da gran importancia a los servicios de salud que recibe, ya que espera que sean rápidos y efectivos y, no se queda a expensas de lo que pueda proveerle la nación, sino que el mismo, va en busca de garantizarse su servicio de salud mediante empresas privadas, ante la problemática existente en la estructura pública.

A %d blogueros les gusta esto: