General Motors Venezolana: El Verdadero Valor de la Responsabilidad Empresarial

En General Motors Venezolana (GMV), mantenemos firme ese impulso y podemos asegurar que nos sentimos unidos, como nunca antes, con las causas más nobles: aquellas que propician la participación social, la conciencia cívica y la solidaridad responsable hacia el prójimo.

El ritmo vertiginoso que marca acelerados cambios en el entorno, nos obliga a cambiar al mismo ritmo nuestra forma de pensar y actuar, para acercarnos sin dudas, los unos a los otros, y fortalecer los vínculos de la solidaridad que deben unirnos en la construcción de una sociedad de progreso, justa y equilibrada.

El examen de nuestros valores nos lleva a confirmar en General Motors Venezolana una de nuestras principales misiones: propiciar el desarrollo industrial del país, comprometidos en el mejoramiento de la calidad de vida de las personas. Nuestra política de Responsabilidad y Acción Social concentra sus esfuerzos en perpetuar esta misión.

La Acción Social de GMV tomó forma desde el primer día de actividades en nuestras modestas instalaciones de Carapa, Antímano, en aquel entonces –1948 – en las afueras de Caracas. El incipiente programa se desarrolló como respuesta a nuestro compromiso de progresar junto a las comunidades aledañas a nuestros centros de operaciones.

Este esfuerzo inicial se concretó con mayor énfasis, en el apoyo a actividades prioritarias en las áreas de educación y salud, sobre todo vinculadas con la población infantil y juvenil.

En la década de los 60, General Motors Venezolana muestra una intensa actividad solidaria: es notable su apoyo a los programas de la Asociación “Acción en Venezuela”, fundada en 1961 como una iniciativa privada al servicio de la comunidad, cuyo principal objetivo – alcanzado con creces – fue la integración de los barrios a las zonas urbanas y al proceso de desarrollo del país, a través de la construcción de calles, tuberías para agua potable, sistemas de drenaje, escuelas primarias, centros de estudios técnicos, así como a la formación de industrias pequeñas, medianas y cooperativas de ahorro y crédito.

General Motors Venezolana también participó activamente en el desarrollo del sistema de “Empresas Juveniles”, programa extra cátedra de orientación empresarial dirigido a estudiantes del segundo ciclo de educación media, quienes, en grupo, organizaban y manejaban sus propias empresas, con la intención de desarrollar el talento individual y colectivo de los jóvenes en las áreas productivas de su interés.

Desde ese primer momento, GMV comenzó una larga trayectoria en apoyo directo a importantes instituciones y del país. Muchos de los cuales se mantienen hoy en día y que son fiel reflejo de ese compromiso inalterable de General Motors Venezolana con las mejores causas del país.

Vale la pena enfatizar, el apoyo permanente de GMV a instituciones educativas, desde el nivel preescolar hasta el universitario, cuyos antecedentes se remontan a la construcción de escuelas básicas en los populosos sectores de Caricuao y Antímano, a finales de los años 60 y principios de los 70.

Este respaldo, se ha convertido en una sólida práctica empresarial puesta en práctica por GMV, para coadyuvar en el proceso de formación y profesionalización de los futuros ingenieros y técnicos automotrices, que de hecho, abre sus puertas año tras año para recibir a decenas de pasantes en las más diversas áreas técnicas, de producción y administrativas, quienes completan en GMV su período de preparación académica.

A lo largo de su historia, GMV ha ofrecido charlas, clases magistrales, intercambios, visitas a planta y ha donado equipos, partes, herramientas, sistemas automotrices, manuales operativos, y motores a institutos técnicos y universidades, como:

• Colegio Campo Alegre
• Escuela Artesanal de Antímano
• Escuela Técnica Popular “Don Bosco”
• Escuela Técnica “Gregorio Mac Gregor”
• Escuela Técnica “Julio Calcaño”
• Escuela Técnica “José de San Martín”
• Escuela Técnica “Rubén González”
• Instituto Técnico Jesús Obrero
• C.D. Rafael Vegas
• C.D. Leonardo Infante
• Colegio Artesanal La Salle (Los Taladros, Edo. Carabobo)
• Ciclo Básico Industrial “Flor Amarillo”
• Instituto Politécnico de Barquisimeto
• Instituto Universitario de Tecnología
• Fundación Educación e Industria, FUNDEI
• Escuela Técnica del Ejército
• Instituto Universitario Politécnico de las FAN (hoy UNEFA)
• Universidad Simón Bolívar
• Universidad Metropolitana
• Universidad Católica Andrés Bello
• Universidad de Carabobo
• Universidad Central de Venezuela

Bajo la coordinación del Dividendo Voluntario para la Comunidad, GMV participó activamente en el programa “Red de Escuelas de Excelencia” y fue la primera de las 10 empresas patrocinantes de este importante programa nacional de educación, orientado a lograr un incremento en la enseñanza de las matemáticas, liderazgo, aprovechamiento del tiempo en las escuelas, sistematización de la experiencia en red y desarrollo en general de los procesos de lecto-escritura en la escuela.

En materia deportiva, General Motors Venezolana dio un impulso decisivo para el fortalecimiento del sistema de pequeñas ligas gracias a la fundación, en el año 1972, de la Liga de Béisbol Menor Sur Oeste GM, afiliada a la organización Criollitos de Venezuela, que contó en su primer torneo con 21 equipos y más de 300 niños de los barrios del sur oeste de Caracas: La Vega, Antímano, Carapa, Macario y Caricuao, 18 de los cuales fueron patrocinados por la empresa, y que en sucesivos campeonatos, fue incrementándose hasta agrupar 32 equipos con más de 650 jovencitos en las categorías pre infantil e infantil.

También propició la formación de la Liga Experimental de Béisbol Infantil “GMV Valencia”, el desarrollo de campeonatos pre infantiles de fútbol y de la liga de Béisbol “AA” en Caracas.

General Motors Venezolana ha patrocinado incontables actividades deportivas, desde las recordadas “Carreras Nacionales de Carritos YMCA” y la “Carrera Nacional de Ciclismo Infantil”, hasta torneos juveniles y apoyo a equipos de basketball, voleyball, natación, fútbol, entre las más diversas manifestaciones del deporte.

En materia de salud, General Motors Venezolana realiza un esfuerzo sostenido en apoyo a campañas preventivas, de vacunación, educativas y de saneamiento ambiental.

A través de sus aportes al Dividendo Voluntario para la Comunidad Seccional Carabobo, GMV colabora en el mantenimiento operativo de importantes iniciativas, como las unidades médicas de los barrios “5 de Julio” (San Joaquín), “Ojo de Agua” (Vigirima) y “Jesús de Nazareth” (Lomas de Urdaneta), donde se ofrecen consultas preventivas, curativas y suministro de medicamentos a los sectores más desprotegidos.

La empresa también promueve, a través de estas actividades, campañas masivas de despistaje de cáncer de cuello uterino, antiparasitarias y charlas de concientización en materia de salud.

Proyectar y crear sinergia en torno a estos valores de solidaridad es un tema muy importante para General Motors Venezolana. Por este motivo ha mantenido como uno de sus principios, fortalecer el intercambio interinstitucional con las más diversas organizaciones y fuerzas vivas del país.

Es así como, a lo largo de estos 57 años, ha logrado establecer una sólida red de apoyo que le ha permitido ofrecer ayuda inmediata en casos de contingencia y desastres naturales.

Algunos antecedentes se remontan a los donativos de alimentos, insumos y sangre, ofrecidos por los trabajadores de GM para las víctimas del terremoto de Perú (1970); la recolección y envío de 12 toneladas de víveres en apoyo a las víctimas del terremoto de Managua (1973), y la donación de 2 camionetas pick up en apoyo a las labores de rescate en el sismo de Guatemala (1976), ocasiones en las que quedó demostrada la gran solidaridad del pueblo venezolano.

Más cercano en el tiempo, la tragedia del Río Limón (Estado Aragua) en el año 1987, durante la cual GMV destinó vehículos y equipos especiales para atender dicha emergencia.

General Motors Venezolana fue de las primeras empresas en responder al llamado de las autoridades para atender la emergencia ocasionada por los deslaves del Estado Vargas, en el año 1999. En un primer instante hizo llegar a los centros de ayuda, insumos de emergencia, víveres y agua para atención de los afectados. De igual manera facilitó a la Cruz Roja de Venezuela varias unidades pick up para brindar apoyo a los centros de atención para los damnificados.

Pasado el primer momento de la emergencia, GMV colaboró, junto a autoridades de Defensa Civil, en la logística de atención para los damnificados alojados en el Parque Bicentenario de Valencia y posteriormente, 40 trabajadores de GMV, de manera voluntaria, colaboraron en las obras de adecuación de los espacios de la Villa Olímpica de Naguanagua, hogar temporal de cerca de un millar de damnificados por la tragedia.

General Motors Venezolana también donó 25 computadoras y 90 pupitres destinados a los niños que en ese momento se encontraban en custodia de la 41 Brigada Blindada, en el Fuerte Paramacay de Valencia y facilitar su formación escolar durante la contingencia.

En los últimos años, GM ha donado en total 6 camionetas pick up a diversas instituciones de reconocida gestión social: la Cruz Roja Venezolana, recibió 2 unidades aportadas por General Motors do Brasil; Defensa Civil Carabobo, UNICEF y la 41° Brigada Blindada Guarnición Militar de Valencia, recibieron respectivamente una camioneta Chevrolet LUV doble cabina 4×4 donada por Isuzu Motors de Japón, y la 4ta División Blindada del estado Aragua, recibió una Chevrolet Vitara 4×4, todas ellas destinadas a sus labores al servicio de la comunidad.

Una de las alianzas más productivas y creativas sostenidas por General Motors Venezolana, ha tenido lugar desde el año 1981 con el Museo de los Niños de Caracas, noble institución que ha servido de referencia para miles de niños y jóvenes en la aplicación práctica de sus conocimientos escolares.

En el año 1981, GMV le donó una cabina completa del popular Chevrolet Malibú destinada al área de Física del Museo de los Niños, para que los más pequeños se fueran formando con los principales conceptos de la educación vial. También fue donado un motor y diversos sistemas automotrices para que conocieran la tecnología y diseño aplicados en el funcionamiento de un vehículo. El Malibú fue sustituido años después por una Chevrolet Blazer, y para este año 2005 está previsto realizar un nuevo cambio de modelo por una Chevrolet TrailBlazer con la renovación total del área de exhibición, incluyendo un moderno simulador de manejo que permitirá a los visitantes interactuar en tiempo real y como si estuviera en plena vía.

General Motors siempre abocada a fomentar en sus trabajadores la sensibilidad, capacidad y compromiso para asumir su responsabilidad social, respeta y valora el tiempo y el talento que ellos ofrecen a través del voluntariado en las comunidades donde viven y trabajan.

Para reconocer este esfuerzo, el 11 de Diciembre de 2004 GMV dio vida al programa Voluntariado Plus Internacional como parte de las iniciativas de acción social emprendidas a favor del colectivo carabobeño. Con este programa, la Fundación contribuye con una donación para apoyar la actividad de voluntariado de su trabajador en instituciones como:

• Fundación del Niño con Cáncer
• Fundacardio
• Dividendo Voluntario para la Comunidad
• Defensa Civil
• Women’s International Club

Como parte de la Gestión Ambiental que cumple GMV en su rol social y educador, en 1986 es inaugurada la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, Industriales y Servidas, de las primeras y más modernas en instalarse en la región central del país, con el objetivo de contribuir al saneamiento del Lago de Valencia.

No obstante, el aumento de los procesos en GMV llevó a la necesidad de adaptarse a los cambios. Por esa razón, la empresa optó por modificar la Planta de Tratamiento en cuanto a capacidad y volumen. A finales de 2004 empezó a operar de nuevo, pero esta vez se unieron los efluentes Residuales, Industriales y Servidos en una sola planta. Además, pasó de sanear 25 mil litros a 60 mil litros por hora, siendo GMV la empresa pionera en emplear un sistema biológico de tratamiento, colocándose en la supremacía.

Otra de las actividades que GMV ha incluido, entre sus programas para el 2005 se refiere, al “Proyecto Patanemo”. Una actividad que permite propiciar la participación social, la conciencia cívica y la solidaridad responsable en pro de la recuperación de un parque nacional.

La labor de General Motors Venezolana no se limita a producir vehículos de excelente calidad; adicionalmente contribuye de manera responsable con el desarrollo integral de sus trabajadores y de las distintas comunidades.

De esta manera, GMV asume el gran valor que tiene facilitar las herramientas necesarias en pro de favorecer el desarrollo y bienestar de sus trabajadores y el de sus familiares. Así nace “Mente, Cuerpo y Alma” como un programa de bienestar social que busca el progreso de estas tres importantes áreas.

Las actividades del programa comenzaron en mayo de 2001, como una iniciativa de Michael Nylin para propiciar el desarrollo integral de los trabajadores de GMV.

Este programa forma parte de una estrategia de Responsabilidad Social interna establecida por GMV. Mente, Cuerpo y Alma contribuye a promover el desarrollo de habilidades cognitivas y de pensamiento en áreas como:

• Matemáticas
• Computación
• Solución de Problemas
• Exhibiciones de Arte
• Exhibición Deportiva
• Música

En el área de la “Mente” se encargan de coordinar entrenamientos para contribuir al manejo del estrés y a equilibrar aspectos tanto personales como laborales de la vida. Promueven el uso de las herramientas tecnológicas de GMV con la implementación de la Biblioteca Virtual, el desarrollo de actividades culturales, programas de soportes educativos y literarios.

Como parte del área relacionada al “Cuerpo”, desarrollan actividades dirigidas a promover la salud y la formación de hábitos de vida saludables. Todo esto a través de programas de salud, de prevención, habilidades para la vida, nutrición sana, desarrollo de la Capacidad Física (Gimnasio y Centro de Rehabilitación), pérdida de peso, desarrollo muscular, destreza y flexibilidad.

En este sentido, han establecido estrategias junto al personal del comedor que incluyen comida sana, adición de más proteínas a la dieta, información nutricional e hidratación. Así mismo, incrementan la participación de los trabajadores GMV en actividades deportivas, utilizando las modernas instalaciones deportivas y de expansión para las actividades sociales.

En cuanto al “Alma”, este programa enfoca las actividades hacia la promoción de valores personales y familiares, fortaleciendo las actividades culturales, tales como:

• Programa de Prevención Integral
• Programa de Alcohol
• Programa de Drogas
• Programa de Robos
• Economía Familiar
• Cursos de Manualidades para las esposas de los trabajadores
• Promoción de Valores Personales y Familiares
• Programa de Matrimonios Consolidados vs. Divorcio / Adulterio / Hogares Rotos

Igualmente GMV promueve festividades que integren a las familias de los trabajadores en actividades recreativas, celebrando:
• Día Familiar
• Día Deportivo
• Día Visita a Planta
• Seminarios /Nutrición
• Día del Niño, etc.

En este sentido, en el 2001 también es inaugurado el programa de «Escuela de Proveedores de GMV», para afianzar las relaciones con sus principales aliados como lo son sus empresas proveedoras de bienes y servicios.

A lo largo de todos estos años, GMV se ha convertido en una gran escuela, pues durante este lapso han trabajado en la empresa veintidós mil personas. Este personal ha tenido toda una serie de oportunidades y beneficios, entre ellos, los programas especiales de entrenamiento tanto en el país como en el exterior.

General Motors Venezolana es una empresa de Clase Mundial que cuenta con el compromiso de sus trabajadores en alcanzar la condición de Compañía Socialmente Responsable, líder en el campo de la tecnología, la economía y la gestión ambiental. Cumplir ese objetivo está estrechamente vinculado a nuestra capacidad de contribuir al beneficio del colectivo y de nuestro entorno.

Casi a 60 años de fructífera trayectoria en Venezuela, podemos decir con orgullo, que hemos realizado contribuciones significativas e innovadoras para garantizar los mejores escenarios para el desarrollo del país y su gente.

Pero aún hay mucho trabajo por hacer y en General Motors Venezolana estamos comprometidos a establecer cada vez nuevos estándares, a mejorar continuamente nuestros procesos, para asegurar que nunca perderemos el norte de convertir cada día en una oportunidad para el desarrollo y el progreso del país.

A %d blogueros les gusta esto: