Herbert Hudde // Sr. Chávez, por favor lea esto (el dólar)

Sr. Chávez, si bien reconozco muchos aciertos de su gobierno en áreas como la social, quiero comentarle, con espíritu constructivo y la mejor de las intenciones, sobre la pésima conducción de lo económico que ha hecho el equipo suyo que dirige esa vital área, en que resalta el desastroso manejo de la política cambiaria. Veamos la sarta de desaciertos cometidos:

1) Instalan un control de cambio (CC) para evitar que el BCV siga financiando la fuga de capitales. Aunque Fidel lo haya felicitado por implantarlo, está más que demostrado que los CC tienen muchísimas más desventajas que ventajas, y por eso cada vez se usan menos: Obstaculizan la producción, crean burocracia innecesaria, generan gigantesca corrupción, etc., pero sobre todo, espantan la inversión, única fuente del progreso económico (a los inversionistas se les puede hablar de devaluación e inflación, pero lo que no se les puede mencionar es ni siquiera la posibilidad de un CC), además de que no evitan la fuga de capitales (durante los 10 años de Pérez y Caldera se fugaron 29.000 millones de $, y en los primeros 10 años de su gobierno, mucho más de la mitad con CC, se fugaron $90.000). Se hubiera logrado el mismo objetivo, es decir, que el BCV no quemara reservas para financiar fuga de capitales, simplemente haciendo lo mismo que están haciendo, es decir, dando los mismos dólares por Cadivi, pero que éstos fueran dólares preferenciales y que no hubiese CC. Así el BCV podría intervenir de forma directa y sencilla en el mercado libre, que entonces no sería negro ni paralelo, cuando lo considerase conveniente, sin tener que hacerlo de la forma rebuscada en que se hace ahora, a través de la emisión de bonos en dólares que se venden en bolívares. También debería haberse dejado que los exportadores vendan sus dólares en el paralelo, con lo cual se habrían estimulado la producción y las exportaciones, que las no petroleras están archimermadas. (Si usted se decidiera, podría eliminar el CC muy fácilmente de un plumazo, sin ninguna consecuencia negativa y muchísimas positivas).

2) Aprueban una espantosa y cursi Ley Contra los Ilícitos Cambiarios, que mete en la cárcel, con criminales de la peor especie, a una persona por comprar o vender más de $20.000, cosa que hacen tranquilamente decenas de miles de personas en el mundo todos los días, y, ridículamente, prohíbe mencionar la cotización del dólar en el paralelo, bajo severas penas.

3) Después de promulgar semejante bazofia, abren los mecanismos para que cualquiera, a través de las acciones de CANTV o la permuta de bonos, cambie tranquila y legalmente todo lo que quiera. ¿Entonces, para qué se hizo esa boba ley? Para nada. ¿Se da usted cuenta del ridículo que ha hecho su gobierno?

4) Cometen la barbaridad de mantener el cambio oficial en 2,15 Bs.F. desde marzo del 2005 hasta ahora, 5 años, habiendo ocurrido en ese lapso una inflación de casi el 170%, por lo que el dólar oficial, si estaba correctamente fijado en marzo del 2005, debería estar ahora en los alrededores de 5,50 Bs.F. La «brecha» tiene loca a su gente, y no es porque el paralelo esté alto, sino porque el oficial está ridículamente bajo. Con esto han distorsionado espantosamente la economía, y por supuesto asfixiado brutalmente al aparato productivo del país, el cual está casi totalmente destruido, porque no puede competir con los productos importados con un dólar a 2,15, y mucho menos puede exportar algo, como lo demuestran las propias cifras del BCV: en el 2005 las exportaciones no petroleras fueron de 7.575 millones de $, y en el 2009 fueron de 3.326 millones, menos de la mitad. ¡Que gran progreso!

Entendiendo que el objetivo de este congelamiento de la tasa de cambio era que no subieran los precios de los artículos de mayor consumo entre los estratos bajos, había otra vía para lograrlo sin destruir el aparato productivo: subsidiar esos artículos. Es decir, para todos los problemas había mucho mejores soluciones que las que ha tomado su equipo económico.

5) Pero el colmo de los colmos, lo peor y más imperdonable que ha hecho dicho equipo, es que angustiados por la subida del dólar en el paralelo (jamás he entendido el por qué de esa angustia), en noviembre del 2007, una vez que el dólar llegó a cierto valor pico, que no puedo mencionar porque probablemente voy preso, sus colaboradores inventan el mecanismo de emitir bonos en dólares y venderlos en Bs. al público venezolano, y el de vender, también en Bs. y al público, las notas estructuradas. Con ese mecanismo para abril del 2008 bajan el dólar hasta menos de la mitad de lo que estaba en noviembre 2007, y lo mantienen allí hasta agosto de ese año. Ese mes sueltan el dólar y éste sube rápidamente a lo mismo que estaba en noviembre 2007, aunque últimamente ha bajado algo. Es decir, que todo quedó exactamente igual. Según leí de fuente confiable, con este mecanismo su equipo QUEMÓ, nada más y nada menos, 18.000 MILLONES DE $ DE TODOS LOS VENEZOLANOS, algo verdaderamente increíble. ¿Para qué?, pues para abaratarle, subsidiarle, es decir, REGALARLE, los dólares, ¿a quién? Pues obviamente a los enemigos de usted, los «ricos oligarcas, traidores y enemigos de la patria» que compran dólares en el paralelo, y que por cierto, ya muchísimos son chavistas que lo traicionan descaradamente, o fingen serlo para lucrarse. Sr. Chávez, ¿quiénes son los que compran dólares en ese mercado? Pues muy fácil: a) Los que importan bienes suntuarios no financiados por Cadivi (caviar, champaña, yates), y b) Los sacadores de divisas, gente que gana mucho más que lo que gasta y ahorra sus excedentes en dólares, y los que venden propiedades por cualquier razón, y el producto de la venta lo cambian a dólares, todos ellos, vuelvo a repetir, «ricos oligarcas, traidores y enemigos de la patria», muchos de ellos chavistas, o seudochavistas, pero igual de traidores. EN FIN, SU EQUIPO DE ILUSTRES COLABORADORES LE REGALÓ 18.000 MILLONES DE $ DE TODOS NOSOTROS A SUS ENEMIGOS, los ricos y los que más roban, Y NO LOGRARON NADA, ¡QUÉ COMPETENTES SON! Además, ¿no se suponía que el CC era para evitar que el Estado financiara la fuga de capitales? Con esa quema, lo que se hizo fue precisamente financiarla. Dios mío, en qué manos estamos.

Sr. Chávez, por favor óigame, al dólar paralelo hay que dejarlo que se cotice como el quiera, que los ricos y los chavistas traidores lo paguen a como esté, y jamás deben bajárselo, porque eso es regalarles las divisas a costillas de las reservas de todos los venezolanos. Si no quieren que suban los precios de algunos artículos importados que no tienen dólares de Cadivi, dénselos por allí, aunque sea a una tasa distinta de 2,15, o subsídienlos, pero por el amor de Dios, no le regalen nuestros dólares a quienes no lo merecen.

No quiero ser alarmista, pero es verdaderamente preocupante que estemos en manos de un equipo de dirigentes tan, pero tan chambón, que comete tantos disparates como los aquí señalados, y que lleva a Venezuela directo hacia un barranco espantoso, por haber diezmado al aparato productivo del país (según los datos que he oído y leído, cuando usted agarró el coroto había 13.000 industrias y hoy quedan sólo 7.000, es decir, sólo el 54%, ¡qué molleja!, y eso se puede comprobar muy fácilmente visitando unas cuantas zonas industriales; son verdaderos cementerios. Me niego a creer que esto sea lo que usted quiere), aunque uno reconozca sus buenas acciones en el campo social, las cuales han sido posibles gracias al gran chorro de petrodólares que nos ha entrado, y no al esfuerzo productivo de la nación.
Sería muy bueno que usted se asesorara con alguno(s) de los excelentes economistas del país, que los hay bastantes, por cierto, de los mejores del mundo, porque como van las cosas, el día que se nos pongan las papas duras con los precios del petróleo, vamos a comer de aquella y no va a alcanzar, y usted y su gente se verán en el trance de dar rebuscadas excusas para justificar lo injustificable, como las dadas en el caso de la electricidad. ¡Que Dios nos agarre confesados!

Por último, hago constar que bajo ningún respecto escribo esto con la intención de desprestigiarlo ni de someterlo a la picota pública, sino que, aunque pueda no serle muy simpático lo que le digo, lo hago con el mayor respeto hacia usted, con la mejor de las intenciones y todo el cariño para nuestro país, pidiendo que ojala le sirva para reflexionar y enderezar aunque sea algo el torcido rumbo que llevamos en lo económico. Y le deseo, de todo corazón y de verdad verdad, que Dios lo ayude con esa pesadísima carga que lleva usted sobre sus hombros, que no es, justo es reconocerlo, nada, nada fácil.

De usted muy atentamente.
[email protected]
CARACAS, miércoles 13 de enero, 2010 
www.eluniversal.com

A %d blogueros les gusta esto: