Importaciones desbordadas

El lunes 19 y el martes 20 se reunieron en el balneario de Punta del Este, en Uruguay, los ministros de agricultura de los 19 países componentes del llamado Grupo Cairns. Este grupo internacional está conformado por 19 países exportadores netos de productos agrícolas -que son responsables por el 25 % de las exportaciones agrícolas mundiales- y su propósito es aunar criterios para participar en forma más coordinada -y por lo tanto con más fuerza- en las negociaciones que tienen por objeto avanzar en la transformación estructural del comercio mundial de productos agrícolas.

Este grupo se conformó en 1986, por iniciativa de Australia, y lleva el nombre precisamente de la ciudad australiana donde se reunieron por primera vez. Los países que actualmente integran el grupo son Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Filipinas, Guatemala, Indonesia, Malasia, Nueva Zelanda, Pakistán, Paraguay, Perú, Sudáfrica, Tailandia y Uruguay.

GRUPO DE PRESIÓN

Los planteamientos básicos que unifican al grupo son dos: presionar para que los países desarrollados reduzcan los aranceles que cobran a los productos agrícolas provenientes de los países en desarrollo, y presionar para que los países desarrollados limiten o eliminen los subsidios y demás medidas proteccionistas que caracterizan actualmente la política agrícola de dichos países. En otras palabras, el grupo CAIRNS es un grupo de presión en pro de la liberalización del comercio mundial.

Los países que son exportadores netos de productos agrícolas, es decir, que exportan más de lo que importan, ven como un gran objetivo nacional el incrementar el mercado para los productos que exportan, así como el lograr que el precio de su producción sea mayor. Ambos objetivos se lograrían en caso de avanzar en la liberalización del comercio mundial de productos agrícolas. Y el incremento del mercado no está relacionado -por lo menos no en una medida importante- con la posibilidad de que los países en desarrollo se compren y se vendan más entre ellos mismos, sino con la posibilidad de vender más a los países desarrollados, pues esos son los mercados más grandes y más dinámicos del mundo contemporáneo. En otras palabras, de lo que se trata es de lograr normas y modalidades de funcionamiento del mercado mundial; o lo que es lo mismo, nuevas formas de relación entre los países desarrollados y los países en desarrollo que sean más favorables a los intereses estratégicos de estos últimos.

América del Sur participa con 11 países en ese Grupo CAIRNS, de los 19 que lo conforman. Del total de las exportaciones de América del Sur y el Caribe, el 25 % está compuesto por productos agrícolas. No hay ninguna otra macro región del planeta cuyas exportaciones estén compuestas en tan alta medida por productos agrícolas. Exportar productos agrícolas no es, en todo caso, mejor ni peor que exportar productos manufacturados. Lo importante es tener elevada tecnología de modo de lograr elevados niveles de renta por la venta internacional correspondiente. Quien tenga tecnología atrasada no podrá exportar ni competir internacionalmente, ni en productos agrícolas ni en productos manufacturados.

LOS EXPORTADORES

De los países de América del Sur, Brasil exporta, según datos del año 2008, un monto de 57 mil millones de dólares en productos agrícolas e importa solamente 8.500 millones de dólares, lo cual significa que la agricultura brasileña tiene capacidad de producir y/o de financiar la alimentación de toda su población. Lo mismo sucede con Argentina, que exporta un monto de 36.900 millones de dólares e importa 16.300 millones de dólares. Chile, a su vez vende 11.700 millones de dólares en los mercados internacionales agrícolas y compra 4.300 millones de dólares. Para Colombia, las cantidades son 6.600 y 4.100 millones de dólares, respectivamente. Para Uruguay, el país anfitrión, las ventas externas de productos agrícolas son 3.500 millones de dólares mientras que las compras son sólo 750 millones de dólares. Venezuela, en cambio, que no es miembro del Grupo CAIRNS exporta 140 millones de dólares en productos agrícolas e importa 7.800 millones de dólares.

Es altamente probable que una reducción de los subsidios internos dentro de Estados Unidos o de Europa, o una reducción de los aranceles, implicaría una mayor capacidad competitiva para los países del Grupo CAIRNS, en materia de productos agrícolas, en el mercado de los países desarrollados. Las palabras claves para lograr esos objetivos son dos: negociación y liberalización.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: