La baja del petróleo o el socialismo

La causa principal de la crisis que vive el país, no es por la baja de los precios petroleros, sino el modelo económico, en la vocación socialista, estatista y anti capitalista del liderazgo político, que ha tenido en sus manos la dirección del país, durante la Cuarta y la Quinta República.

Esta baja en los precios del crudo, igual que la baja ocurrida durante los gobiernos AD y COPEI, solo puso de manifiesto las graves fallas de un modelo económico caracterizado por industrias básicas y no tan básicas en manos del Gobierno: que acumulan enormes pérdidas para la República, control de cambio, controles de precios y trabas burocráticas a la inversión privada. El Banco Mundial ubica a Venezuela en el puesto 179, entre 189 naciones, requiere de 144 días para crear una empresa, mientras Chile, México, Perú y Colombia requieren de 13 días, y una enorme corrupción.

En los tres primeros trimestres del 2014, de enero a septiembre disfrutamos de precios altos, US$ 95,00, el barril y la economía cayó en un 3,9%, la escasez de alimentos rondó el 30% y la inflación venezolana fue la más alta del mundo. Imagínense el panorama con un barril a US$ 90, a US$80, a US$ 70, a US$ 60, a US$ 50 o menos.

Pero no solamente eso, igual que en los tiempos de abundancia de la Cuarta República, no se crearon las reservas suficientes para prevenir una eventual caída de los precios petroleros, para la época de vacas flacas; sino que se derrocharon los inmensos ingresos petroleros, regalando barcos, como “El Nevada” o como en el caso actual, regalando de todo, para promover la revolución, o en el mejor de los casos, implementando programas sociales: como la reducción de la jornada laboral o la inamovilidad laboral, pensando solo en ganar elecciones, sin pensar en el mañana. Durante estos pasados años de abundancia, los países petroleros crearon fondos de estabilización macroeconómica, previendo una eventual caída de los precios petroleros; por ejemplo, el de Emiratos Árabes Unidos es de un estimado de US$ 850 mil millones y el de Noruega US$ 300 mil millones, con apenas 4,5 millones de habitantes, mientras el de Venezuela, con 30 millones de habitantes, es de apenas US$ 0,002 mil millones y nuestras reservas internacionales están en los niveles más bajos.

Pero además, le deben, igual que en tiempos de la Cuarta, a pesar de la abundancia de todos estos años, a cada santo una vela. Según el Ministerio de Economía y Finanzas, el pago de la deuda interna y externa en el 2015, ascenderán a 149,9 mil millones de bolívares, es decir un 20% del presupuesto de este año. Con un déficit fiscal consolidado en el 2014, según Barclays Internacional, de un 20%, no pueden recurrir a más endeudamiento, sin someterse a un plan de ajuste neoliberal. La calificación de riesgo país está en sus niveles más bajos, el presidente Maduro señaló, que si Venezuela solicitara recursos para el Metro de Caracas, tendría que pagar tasas interés entre un 30% y 40%, las tasas más altas del mundo, porque se percibe que no podrán pagar. EE.UU paga solo un 2%.

Ni el socialismo de la Cuarta ni el de la Quinta, necesitamos libre empresa, libre competencia: capitalismo, para poder tener crecimiento económico sustentable y programas sociales dignos y abundantes.

Dirección-E: raulkzapataahotmail.com

A %d blogueros les gusta esto: