La dignidad de la “D” mayúscula

Compartiendo en días recientes en las redes sociales caí en un tema recurrente entre algunos aficionado venezolanos al béisbol: uno sospecha, e incluso podría decirse que tiene la recóndita certeza, que en las deliberaciones que la MLB, (Major League Baseball), (a través de los cronistas con derecho a voto) hace para seleccionar a los jugadores merecedores de ser exaltados al Salón de la Fama, hay una velada discriminación hacia los peloteros latinos. Mi interlocutor, un talentoso y multifacético periodista me decía que, nosotros los latinos, éramos muy propensos a creer en conspiraciones y todo ese tipo de componendas invisibles, no obstante coincidía que en algunos pocos casos probablemente habría atisbos de tan negativa manifestación; sin embargo, y he allí lo valioso de su claro análisis, argumentó algo demoledor: “nosotros, los latinos, desconocemos dónde está ubicado el Salón de la Fama Latino, ni le hacemos el mayor caso. Nos preocupamos por posibles casos en Cooperstown y no nos preocupamos por robustecer nuestras instituciones”. Ante este argumento, que resulta como un derechazo de Manny Pacquiao, uno se siente sin aire.

Si a lo anterior sumamos las famosas listas de “fatiga extrema “ que elabora la MLB, en la cual restringen severamente la participación de peloteros venezolanos en nuestra liga invernal, restando brillo al campeonato y despojando al fanático de ver jugar “en vivo” a sus héroes de la pelota, sin que exista una estrategia racional, serena para que se produzca un diálogo de nuestras autoridades deportivas con la alta gerencia de la MLB, de manera de disminuir en la medida de lo posible este efecto mediatizante de la calidad del béisbol del certamen interno, nos encontramos ante una situación donde no estamos ejerciendo debidamente uno de los valores más necesarios para el individuo: la dignidad.

Creo que estos temas (y por ejemplo la metodología de reclutamiento a las menores de EEUU), son necesarios que se aborden como subcontinente y como nación.

¿No sería lo más correcto?

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: