El Ministro Pérez Abad se ha referido en varias oportunidades a que las medidas económicas que se han tomado recientemente han logrado detener o revertir el crecimiento del dólar innombrable. Eso parece ser cierto. Analicemos brevemente las causas de ese fenómeno

En primerísimo lugar hay que tener en cuenta que la liquidez monetaria se encontraba el 1 de enero del 2016 en 4.028.561 millones de bolívares. Al 25 de mayo de este año, ese indicador monetario se encontraba en 4.831.447 millones de bolívares. Eso implica un crecimiento cercano al 20 % durante los primeros cinco meses del año. En ese mismo período la inflación ha crecido en un 100% por lo menos, o quizás más. Desgraciadamente el BCV no da cifras al respecto. El silencio del BCV sobre esta materia solo puede interpretarse como una confesión de que las cifras son más malas que en el año anterior. Por lo tanto, 100% es una cifra conservadora.  

Si la liquidez monetaria ha crecido en un 20 % y la inflación en un 100% eso significa que en términos reales la liquidez monetaria ha decrecido en forma sustantiva. 

Durante varios meses se dijo en este país que la causa de la inflación era la guerra económica que fuerzas oscuras y tenebrosas llevaban adelante contra la economía nacional. Más aun, se llegó a decir que lo que explicaba más del 50 % del incremento de los precios era una cierta publicación también innombrable. Ahora parece que las cosas han cambiado. Se pretende combatir la inflación por medio de la reducción de la liquidez monetaria. Se pretende, al mismo tiempo, que el precio del innombrable se reduzca por obra y gracia del mismo tipo de medida: reducir los medios de pago y reducir la capacidad adquisitiva de la población. En esa medida, el gasto presionará en menor medida sobre la oferta de bienes existentes en los mercados nacionales y los precios no subirán en forma tan acelerada. Además, tanto las empresas como las personas tienen demandas de algunos bienes que son más urgentes que otras, y no reducen, por lo tanto, sus compras de todos los bienes en la misma proporción. Algunas cosas se siguen demandando igual – los alimentos, por ejemplo –  y otras se reducen en forma total o parcial. Entre estas última se encuentra el dólar. Se reduce la demanda de dólares por la misma razón por la cual se reduce la demanda de whisky: porqué hay poca plata y las prioridades son otras.

¿Se están derrotando las fuerzas tenebrosas que habían declarado una guerra económica contra este país? No señor, se está intentado controlar la inflación y reducir el tipo de cambio mediante el método más ortodoxo conocido por cualquier estudiante de primer semestre de economía: por la vía de controlar la cantidad de dinero. Métodos de mercado. Métodos sacados de los textos de economía, no de los manuales de guerra.  La página maldita sigue editándose día a día, ahora con precios a la baja gracias al misil que significa el reducir la cantidad de liquidez monetaria que ya no puede volcarse hacia el mercado del dólar.