El vídeo se ha posicionado como una de las mejores formas de hacer llegar nuestros mensajes a los usuarios. Facebook hace tiempo que lo ha descubierto y el gigante social no ha podido aprovechar mejor este filón que está cambiando la forma de entender la publicidad

El tráfico de vídeo en el gigante social ha alcanzado los 4.000 millones de visitas diarias por lo que la red se ha convertido en el principal competidor de YouTube. Lo cierto es que la explosión del tráfico en vídeo a través de la plataforma propiedad de Mark Zuckerberg, ha sorprendido a muchos aunque algunos ya vieron hace tiempo las posibilidades que la red social podía ofrecer en este sentido.

Es el caso de Cenk Uygur, CEO de TYT. Tras publicar un clip de vídeo en la red social, este comprobó asombrado que, en apenas medio día, este superaba los siete millones de impresiones. Cifra que ascendió hasta los 18 millones tan sólo 24 horas después. Con las estadísticas en la mano, Uygur no lo dudó y pensó que era cuestión de tiempo que, gracias al buen funcionamiento de los vídeos en Facebook, los resultados de su negocio se duplicasen.

La experiencia de Uygur se ha repetido a lo largo de los últimos tiempos en miles de personas que han vivido lo mismo. Por ejemplo, las reproducciones de vídeos de la página de BuzzFeed en Facebook han crecido más de un 80% en tan solo un año superando los 500 millones el pasado mes de abril.

¿Dónde reside el éxito del vídeo en Facebook?

El consumo de vídeo a través del gigante social se ha disparado. Ahora la plataforma registra hasta 4.000 millones de reproducciones diarias lo que supone el cuádruple que hace menos de un año. No se trata de un milagro. El auge del vídeo en Facebook responde al minucioso y silencioso trabajo de los ingenieros de la red social que han rediseñado la interfaz para que sea más fácil que nunca ver y compartir vídeos.

En febrero de 2014, sólo una cuarta parte de todos los vídeos publicados en Facebook se habían cargado directamente en la red procediendo el resto de YouTube u otras plataformas de acuerdo a los datos ofrecidos por Socialbakers. Un año después, la situación se ha dado la vuelta y nos encontramos que, ahora, el 70% de los vídeos que se ven en Facebook se han cargado directamente desde el propio site.

Aunque muchos crean que detrás existe algo más, no es así. Pequeños y acertados cambios como los ejecutados por el gigante social tienen una gran repercusión cuando cuentas con una base de usuarios que supera los 1.400 millones.

Los datos hablan por sí solos: Facebook e Instagram ya representan uno de cada cinco minutos que un estadounidense emplea en su smartphone. A esto hay que sumar que el gigante social ya impulsa casi un cuarto de todo el tráfico web.

Estos cambios harán que las cifras aumenten y no sólo ayudan a combatir el aburrimiento que los millennials comenzaban a experimentar en la red social sino que, económicamente, estamos hablando de palabras mayores.

Los anunciantes ponen el ojo en Facebook

Después de todo, Facebook se basa en el negocio de la publicidad. Las nuevas innovaciones en vídeo no sólo animan a los usuarios a pasar más tiempo en la plataforma sino que además, hacen que los anunciantes y “marketeros” lo tengan más fácil a la hora de llegar a estos.

La publicidad móvil ha compuesto el 73% de los 3.300 millones de dólares por ingresos en publicidad en el primer trimestre de 2015.El vídeo móvil se ha convertido en la principal razón de los ingresos totales de Facebook que se han triplicado en el mencionado periodo y es el conductor de los 226.000 millones de dólares en capitalización de mercado de la red social así como del 40% de los márgenes de beneficio operativos.

Los ejecutivos de Facebook han restado importancia a las acusaciones de su marcado afán de lucro en este sentido señalando que lo único que hacen es dar a los usuarios lo que estos demandan conectándoles con el contenido que les importa. Los expertos apuntan a que esto es la guerra y, aunque Facebook no habla el idioma de los conflictos, está muy bien armado.

A pesar del éxito, las dudas estuvieron presentes antes del lanzamiento de los vídeos de reproducción automática. El principal problema que estos planteaban era que pudiesen resultar molestos a los usuarios. La solución se encontró en desactivar el sonido dejando que fuesen los usuarios los que tuviesen la decisión de escucharlos o no. Desde septiembre de 2013, el gigante social ha aumentado su número de ingenieros para solventar problemas con la carga de estos vídeos a través de los dispositivos móviles para que la experiencia del usuarios fuese lo más satisfactoria posible.

Los resultados, como ya hemos visto, fueron espectaculares y las reproducciones crecieron de forma constante desde que la compañía de Mark Zuckerberg lanzase esta característica para todos los usuarios. Un hito lo encontramos el pasado verano con el fenómeno viral del Ice Bucket Challenge donde 440 millones de espectadores vieron estos desafíos acumulando más de 10.000 millones de reproducciones.

Facebook vs YouTube

Por supuesto, todo depende del punto de vista desde el que se mire. Facebook cuenta cómo visto cualquier vídeo que se haya reproducido al menos durante tres segundos. La red social no da a conocer métricas de tiempo de visión pero es evidente que los usuarios prestan atención a los mismos. Complex, compañía de medios centrada en la cultura fundada por Marc Ecko, habla de tasas de promedio de finalización de hasta el 78% para sus vídeos en Facebook que cuentan con una duración de entre dos y 10 minutos.

Datos a aparte, el rápido crecimiento del vídeo en Facebook está haciendo que la atención de los anunciantes se dirija cada vez más a la red social lo que podría poner en aprietos al histórico YouTube.

Hasta ahora, YouTube tenía la sartén por el mango como la única opción en lo que a plataformas de vídeo con grandes audiencias se refiere y tenía el poder de establecer las condiciones que quisiera. Además, se presentan bajo la bandera de su apuesta por los creadores de contenidos. Facebook, por el momento, no ha ofrecido a las “estrellas de internet” una manera de monetizar sus contenidos sino que su oferta básica reside en sus grandes audiencias.

Los creadores de contenido han apreciado que el algoritmo de Facebook favorece en gran medida al vídeo. Las actualizaciones que contienen contenidos en vídeo llegan a un 35% de los usuarios mientras que las que sólo tienen texto se quedan en el 4%. Facebook no tiene contenido pero actúa como casamentera entre marcas y empresas creadoras de contenidos.

No podemos olvidar que la red social cuenta con una gran ventaja: la inmensa cantidad de datos de su masiva base de usuarios. Prácticamente nadie dispone de tanta información de los usuarios como el gigante social lo que pone los dientes largos a los anunciantes. Pero vamos un paso más allá. La mayor ventaja de Facebook frente a YouTube es que la compañía de Zuckerberg es la cura perfecta para el aburrimiento. La gente consume vídeos para entretenerse o cuando no tiene nada mejor que hacer ¿En qué otro sitio iban a poder encontrar contenidos que ni siquiera sabían que estaban buscando?

Leer más en: http://www.marketingdirecto.com/actualidad/social-media-marketing/la-explosion-del-trafico-de-video-en-facebook-hace-que-los-cimientos-de-la-publicidad-se-tambaleen/#sthash.BImR1VpD.dpuf