La Generación Z en el entorno laboral

Las 5 claves para sacar a flote en el trabajo a una Generación Z hundida y aislada

Estos son los pasos que debería seguir cualquier compañía para sacar todo el potencial de los trabajadores de la Generación Z.

Cuando llegó el teletrabajo muchos pudieron pensar que la Generación Z, caracterizada por los nativos digitales, estaría encantada y que prosperaría en este entorno. Sin embargo, el trabajo a distancia ha sido todo un reto también para estos jóvenes, quienes constituirán aproximadamente más de una cuarta parte del panorama laboral, según está previsto.

Un informe reciente de Microsoft señala que este grupo se esfuerza por mantenerse a flote en este escenario. «El 60% de esta Generación dice que simplemente sobrevive o que se esfuerza mucho», asegura el estudio. Este también recalca que, al estar en el inicio de sus carreras, estas personas pueden sentir de manera más fuerte el impacto del aislamiento. Así, luchan por motivarse de cara al trabajo, pese a que las condiciones económicas no son las más óptimas.

Pese a que no les desagrada la idea, lo cierto es que la Generación Z se está viendo envuelta en una realidad marcada por las pantallas, sin una persona al lado que les vaya guiando. Esto hace que, muchas veces, se sientan desamparados.

Al mismo tiempo, se trata de un grupo de gente muy importante para las compañías, puesto que aporta diversidad, habilidades y una mentalidad abierta a los desafíos. Por este motivo es esencial que los líderes ofrezcan su apoyo a la Generación Z y saquen a relucir todo su potencial.

A continuación, repasamos pasos que hay que dar para reforzar al máximo las oportunidades que brindan estas personas.

Estar abierto al diálogo

El primer paso es crear un diálogo abierto y un entorno en el que las nuevas ideas sean bienvenidas. Esto anima a los empleados jóvenes a probar cosas nuevas y a ver los retos como oportunidades y lecciones que aprender.

Para llegar hasta esto, se puede involucrar a los trabajadores comenzando un debate y fomentando el intercambio de opiniones. A partir de ahí, se puede trabajar conjuntamente para abordar obstáculos más complejos y concretos.

Fomentar las habilidades de supervivencia en el teletrabajo

Las habilidades profesionales como la autogestión y la resiliencia son esenciales para los trabajadores en remoto. Los más experimentados deberán trabajar con los más jóvenes para que estos aprendan a desenvolverse más fácilmente.

No perder el contacto en ningún momento y mantener el vínculo será importante. La tutoría continua por parte de diferentes compañeros ayuda a los empleados que trabajan en la distancia a mantenerse centrados cuando el trabajo se complica.

La Generación Z afirmó en el informe que tenía más dificultades para «sentirse comprometida o entusiasmada con el trabajo, para decir algo en las reuniones y para aportar nuevas ideas» en comparación con otras generaciones. El hecho de no pasar tiempo juntos ha reducido la conexión entre los empleados, por lo que hay que recuperar la atención y el entusiasmo de este colectivo.

Combatir el agotamiento digital de la Generación Z

Existe una sensación de compresión, puesto que la separación entre el trabajo y el hogar es limitada. Los empleados terminan su jornada y ya están en su casa, por lo que no hay un cambio de ambiente.

Para que haya inspiración también es necesario estar en contacto con los compañeros y poner en conjunto las diferentes ideas. Estaría bien ofrecerles, de vez en cuando, interacción humana, de cara a brindarles atención y un enfoque distinto.

Profundizar en la experiencia del empleado

Es necesario repensar la experiencia de los empleados de la Generación Z para dar rienda suelta a su curiosidad y reforzar las conexiones. Para ello vendría bien ampliar el círculo de opiniones y construir una comunidad de aprendizaje.

Preguntarle directamente al trabajador qué es lo que está aprendiendo, qué le gustaría hacer, cuáles son sus pasiones y de qué manera podría mejorar su estancia puede servir para mejorar el entorno. Unas reuniones para entender qué es lo que mantiene a los empleados de la Generación Z en la empresa contribuirán a mejorar las relaciones y crear lealtad.

Generar confianza

La Generación Z espera una implicación por parte de la empresa, por lo que hay que escucharla y saber qué quiere. Por más que sea joven, nunca hay que dejarla de lado ni transmitirle que sus ideas no son válidas o que son peores que las de compañeros más experimentados.

Otorgarles el papel de mentores puede ayudar a que se abran y compartan sus habilidades y experiencias para conocer nuevas perspectivas. Dentro de este punto, se les puede ofrecer la oportunidad de dirigir reuniones, conversaciones importantes, actividades culturales y de creación de equipos.

Foto de Anna Shvets en Pexels

Escrito por Ana Mora 24 enero del 2022 marketingdirecto.com

Ana Mora

Periodista por la mañana, community manager a tiempo completo y melómana a todo volumen. Soy esa que se levanta en los eventos a captar el mejor plano con la cámara del móvil. Si no me encuentras por aquí, podrás verme en un concierto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: