La gerencia estratégica en la Venezuela Socialista

“La tarea primordial de la gerencia estratégica consiste en pensar en la misión de la empresa”
P. Drucker

El espacio de esta semana tiene como objeto tratar de describir el oficio del planificador en la Venezuela actual, de una manera de lo más sencilla posible, colocándolo al alcance de un número mayor de personas más allá del reducido grupo de especialistas que lo practican.

La idea de escribirlo arranca de un prolongado contacto con estudiantes tanto de pre como de postgrado, profesores y profesionales de las más diversas especialidades, que de una manera u otra necesitan de la planificación. La cual ha ganado terreno en los campos más disímiles y forma parte, a diferentes niveles de concreción y compresión; de las preocupaciones cotidianas de un número creciente de personas, que de alguna manera sienten la presión por asignar recursos -cada día más escasos en la actual Venezuela- a fines opcionales múltiples, o por lograr un equilibrio dinámico entre fuerzas sociales nacionales fuertemente divergentes.

En la Venezuela Socialista no existen textos integrales, adaptados a la triste realidad nacional y donde pocas personas tienen acceso a los planes y estudios que se producen en entes gubernamentales, académicos y empresas consultoras. Además, los existentes escenarios nacionales donde por no existir una clara definición de país que se quiere forjar, la indecisión, la incertidumbre, la imprecisión hacen de planificación estratégica un arte de adivinanzas.

Es muy difícil para los planificadores profesionales -no políticos- aplicar el concepto de prospectiva y de asertividad, elementos tan necesarios e indispensable en todo proceso de proyección futura. Además, para tener visión de futuro existe la necesidad de revisar la historia y, este régimen se ha empeñado en todos sus actos en desconocer lo que ha pasado en el país antes de 1998 y, ha seleccionado los aconteceres que a ellos les interesan, pero distorsionándolos a sus propios intereses.

Los diccionarios definen a la planificación como: “acción o efecto de planificar”; a planificar, como: “trazar los planes para la ejecución de una obra; hacer el plan o proyecto de una acción”; y a plan, como: “intento, proyecto, estructura”, resultando así un círculo típico que poco o nada aclara.

De hecho, han existido y existen una amplia variedad de definiciones, como lo demuestran, por ejemplo; algunas recopiladas. Así para Newman, “en términos generales, planificar es decidir por adelantado lo que debe hacerse; es decir, un plan es un curso de acción proyectado”. Para Gulik, “planificar es diseñar en grandes líneas las cosas que es preciso hacer y los métodos para hacerlas, a fin de alcanzar los propósitos establecidos para la empresa”.

Para el especialista en esta área del conocimiento F. Davis, la gerencia estratégica puede definirse como: “la formulación y evaluación de acciones que permitirán que una organización logre sus objetivos”.

El ente gubernamental CORDIPLAN definió la gerencia estratégica como: “La concepción y formulación de objetivos, políticas y estrategias, determinando los medios necesarios y la coordinación y control de ejecución de los planes, programas y proyectos procurando un desarrollo económico y equilibrado, entre los diferentes sectores de la actividad económica y social, así como entre las distintas regiones del país”.

En los últimos veinte años el desarrollo económico, social y político ha ido involucionando de una manera tal, que la industria privada en ese período de tiempo se ha reducido en más del 66%, poniendo en evidencia el total fracaso del desarrollo económico.  Las universidades autónomas cada día están agonizando en su esencia de transmitir conocimientos. Los centros públicos dispensadores de salud son un desastre y, los privados cada día merman más sus servicios por falta de insumos y los altos costos operativos y. la seguridad ciudadana son un caos total.

Los ´planificadores de este régimen conciben la planificación como un método para escoger entre diversas opciones de acción para el logro de uno o varios objetivos.

La formulación de estrategias incluye la identificación de las fortalezas y debilidades internas de instituciones y  organizaciones, la determinación de las amenazas y oportunidades externas, establecimiento de los componentes básicos de la gerencia estratégica como son: misión, visión, metas y objetivos estratégicos, la formulación y desarrollo de estrategias alternativas y la decisión del cual seleccionar.

La ejecución de la estrategia requiere que las instituciones y organizaciones establezcan metas, diseñen políticas, motiven a sus empleados y asignen recursos de tal manera que las estrategias formuladas puedan ser llevadas a cabo en forma exitosa. La evaluación de estrategias comprueba los resultados de la ejecución y formulación. Los resultados de los procesos evaluativos de la gestión pública en este socialismo del siglo XXI nunca se han conocidos.

Formular y ejecutar las estrategias en la Venezuela Socialista es muy difícil, por cuanto las reglas del juego cambian de un día para otro. Hoy el Presidente anuncia un decreto o una técnica a llevarse a cabo y, en los próximos días cualquier Ministro o un alto personero del régimen anuncia otra información totalmente incoherente con las publicadas anteriormente.

Uno de los daños más significativos que se ha causado a la economía nacional ha sido la destrucción del sistema de precios, lo que impide predecir los costos de ningún rubro, así como que el crecimiento de unos respecto de otros no es homogéneo ni comprensible para los consumidores, que terminan culpando equivocadamente a “la especulación”.

A estas realidades expuestas en los párrafos anteriores, hay que agregar que para tener éxito como planificador, el primer insumo que se requiere es el uso oportuno de la información histórica así como la actual, y este régimen del socialismo del siglo XXI se ha caracterizado por el despliegue de un gran manto de secretismo sobre las estadísticas sociales, económicas y medioambientales y oculta datos invaluables de referencia, anuales y a largo plazo.

Bajo estos escenarios es muy difícil ser un planificador exitoso, por cuanto estas realidades no solamente aplican para las instituciones públicas y las organizaciones privadas, sino también para la estructura familiar.

gerenciaenaccionve, @genaccion

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: