La Laguna de Canaima

Para los amantes del turismo aventura, Canaima es un lugar que deben visitar, sin lugar a dudas; la exuberante escenografía natural se exhibe al máximo. La madre naturaleza ha regalado a éste sitio, de todo cuanto se pueda desear: Gigantescos tepuyes (montañas de roca), imponentes cascadas, selvas vírgenes, inmensas sabanas, salvajes ríos, exótica fauna y mucho más; lo que convierte a Canaima y sus alrededores en ser único en su género y ser una de las zonas naturales más puras de todo el planeta.

Canaima está tan repleta de infinidades de encantos, que pocos días de visita no son suficientes, para saciar los sentidos del visitante; ni mucho menos para sus fotos o filmaciones, por lo que muchos son invadidos por las ansias de regresar otra vez a este paraíso, para disfrutar una vez más de sus intocadas bellezas. No existen palabras para describir la increíble sensación de estar ahí, lejos de todo; sentir la brisa que, a la vez acaricia, la sabana; contemplar panoramas que muchas veces, muestran al cielo y a la tierra como en un beso.

El Salto Ángel: El principal protagonista de este incomparable paraje, es nada más y nada menos que, la caída libre de agua más alta del mundo: El Salto Angel (“Kürepákupö Vená” o “Churúm Vená”), quince (15) veces mayor que las cataratas del Niágara, cayendo desde la cúspide del gigantesco y alto Auyan Tepuy. A través de la navegación fluvial, los turistas aventureros son llevados a conocer, hasta lo más cerca posible, esta impresionante maravilla del mundo.

Es asombroso observar este espectáculo, viendo cómo cientos de metros cúbicos de agua, forman sucesiones de cortinas, que descienden lentas y armónicamente, hasta desplomarse.

A los pies, la selva es rociada permanentemente por las miles de gotas, que se precipitan en el aire, desde varios metros de distancia de la vertical, creando en nosotros una fuerte y profunda emoción. Si viene a Canaima, no deje de viajar con nosotros al pié del Salto Ángel, estas visitas permanecerán en su mente… ¡para toda su vida!

La altura del Salto Ángel, es tan enorme que apenas se aprecia en toda su magnitud; su altura es de 979 metros, aunque también se menciona de otras cifras (980 m, 1000 m, 1002 m, 1005 m y otras medidas más); pero lo cierto es, que no hay otra catarata en el mundo, que la supere en lo que a altura se refiere.
La otra manera, de hacer su viaje al majestuoso salto, es por aire, en una avioneta; el sobrevuelo dura treinta minutos, aproximadamente; se dan dos o tres vueltas en forma circular, por la parte frontal del salto; aunque el tour en bote, suele ser mucho más fascinante, porque hace que el turista, lo mire desde otra perspectiva mucho más alucinante.

La excursión fluvial, se realiza en época de invierno (desde mediados de Julio hasta mediados de Diciembre); sin embargo, a veces en época de sequía, se presentan precipitaciones favoreciendo la navegabilidad del río. Es necesario que el río esté navegable, ya que de lo contrario, muchas rocas obstaculizarían el trayecto, impidiendo el paso del bote.

En fin, ya sea por aire o por agua, la visita al Salto Ángel, lo impactará enormemente.

A %d blogueros les gusta esto: