La política económica de Marina Silva

Si las elecciones presidenciales brasileñas fueran hoy día, la nueva presidente de dicho país sería Marina Silva. Pero como las elecciones son dentro de un mes, cualquier cosa puede pasar. Sin embargo, cualquiera que sea el resultado definitivo, es interesante analizar  algunas de las ideas y proposiciones que han estado presentes en esa confrontación electoral y democrática, pues, de una u otra manera, son parte de las ideas y proposiciones que recorren al sistema  político latinoamericano.

La candidata Marina Silva -convertida en el fenómeno electoral de última hora, y representante en alta medida del espíritu rebelde y contestatario que no encontraba hasta ahora su lugar en la política brasileña- ha planteado que, de ser electa presidente,  mantendrá en Brasil el tipo de cambio flotante. En otras palabras: Mantendrá una política cambiaria en la cual la oferta y demanda de dólares define, día a día, el precio de dicha divisa  en el mercado local.  Eso es así en la mayoría de los países latinoamericanos, incluso en Argentina, donde un dólar a un precio fijo y oficial coexiste con un dólar a un precio más libre y elevado.  Este tipo de estructura cambiaria es compatible con lo que se denomina en la jerga monetaria “un tipo de cambio sucio”, en el cual el precio final de la divisa no depende tanto de lo que hagan o dejen de hacer miles o millones de anónimos demandantes  o ofertantes, sino que depende en alta medida de que lo haga o deje de hacer el Banco Central respectivo. Siendo este organismo el principal tenedor de divisas en el seno del país, las compras o ventas que éste realice  en el mercado cambiario se convierten en un elemento determinante de lo que allí sucede. Tampoco hay que confundir la flexibilidad en el precio de la divisa, con la liberalidad en cuanto a su acceso. En Venezuela se tuvo durante casi dos  décadas un precio fijo de la divisas en 4,3 bolívares por dólar -lo cual significa que era un precio controlado, que no dependía de los vaivenes de la oferta y la demanda- pero había libertad de acceso al mercado correspondiente: Cualquiera podía, a ese precio,  comprar o vender dólares sin mayores complicaciones ni permisos. Con ese precio controlado para una mercancía abundante y de libre acceso, Venezuela conoció un período largo de crecimiento económico.  Con un precio flotante o flexible, y con libre acceso, Marina Silva pretende sacar a Brasil de la situación crítica en que se encuentra su economía. Es dable suponer, que esa política se traduciría en una cierta devaluación controlada del Real, con el consiguiente estímulo a las exportaciones.

Otra piedra angular de sus proposiciones económicas, es darle al Banco Central el grado de autonomía que necesita, como para que este organismo desempeñe un rol central en la lucha contra la inflación.  Se habla de llevar adelante una política monetaria, basada en lo que se denomina “una inflación esperada”, en la cual el ejecutivo, junto con el Banco Central, definen la tasa de inflación meta con la cual se funcionará durante un período de tiempo determinado, por lo general un año, depositando en el Banco Central la autoridad, no solo para monitorear diariamente el grado de avance en lo que respecta a esa meta, sino para que tome todas las medidas de política monetaria –tasa de interés, montos de incremento de la liquidez o de la base monetaria, operaciones de mercado abierto, etc.- para efectos de que la tasa de incremento de los precios se mantenga dentro de los niveles presupuestados. En otras palabras, se le da al país, en la Campaña Presidencial, un mensaje claro en el sentido de que la lucha contra la inflación hay que tomarla en serio. Se trata de un enemigo económico suficientemente poderoso, que no se puede dejar que levante cabeza, pues amenazaría todas las posibilidades de crecimiento de la economía brasileña.

El tercer pilar de la plataforma económica de la candidata Marina Silva, es la responsabilidad fiscal. No se consigue nada con darle autoridad al Banco Central para que persiga una determinada tasa de inflación, si el Gobierno no se atiene a gastar una cantidad muy cercana a lo que ha recaudado. Gastar alegremente, sin tener en cuenta los ingresos con que se cuenta, rinde buenos dividendos electorales en el corto plazo; pero no es una herramienta que se pueda utilizar en forma sostenida por ningún gobierno responsable. 

En síntesis, pareciera que la Campaña Presidencial brasileña no se ha convertido, ni antes ni después de la emergencia de Marina Silva, en un torneo de populismo y de demagogia.

Cochina envidia es lo que nos da.

Blog: sergio-arancibia.blogspot.com 

A %d blogueros les gusta esto: