LA RUTA EMPRENDIDA POR JUAN GUAIDÓ

camino jardin

Juan Guaidó asumió interinamente la primera magistratura  nacional  que le corresponde como  presidente de la Asamblea Nacional ante el vacío de poder  generado por el fraude electoral del 20 de Mayo de 2018. Maduro con el apoyo del cuestionado CNE adelantó a través de la inconstitucional ANC las elecciones, luego de inhabilitar a los principales partidos políticos y un grupo numeroso de dirigentes altamente ubicados en la preferencia de los electores. A lo anterior se agrega el recurrente ventajismo oficialista abusando groseramente de los recursos públicos. Esta elección tiene el rechazo de la inmensa mayoría de la población, mas de cincuenta países democráticos del mundo, la mayoría de las naciones de la unión Europea, de América Latina y el Caribe, así como países de los otros continentes del mundo. En la OEA los países que representan  más del 90% de la población del Continente Americano no reconocen al ilegítimo Nicolás Maduro, en cambio reconocen a Juan Guaidó como legítimo presidente encargado de Venezuela.

     Juan Guaidó es un joven de 35 años, como lo es la mayoría de la población venezolana, con más del 50% menor de 40 años. A pesar de no tener experiencia en los manejos de los asuntos de Estado, se viene desenvolviendo con muchos mas aciertos que errores ante la compleja realidad económica, social y política. Esta realidad se complica por la ocupación que viene ejerciendo  la dictadura Castro comunista y presencia de grupos criminales como ELN, FARC, Hezbolá, etc. Tiene la gran virtud de que se sabe asesorar de mucha gente  con experiencia en el que hacer nacional, por gobernantes,   líderes latinoamericanos  y  de otros países, de allí que en alta proporción sean compartidos sus aciertos y errores. Por supuesto, Guaidó no es infalible como no lo es ningún ser humano, ha venido recibiendo críticas, muchas de buena fe, pero otras  desacertadas y de mala fe, que no vale la pena destacar. Lo importante en todo caso es que se ha avanzado en la ruta contra la usurpación en los cuatro meses que lleva como presidente encargado, sorteando amenazas, arresto de personas cercanas a su entorno y arremetida brutal contra parlamentarios y líderes de la oposición. Ha tenido que enfrentar también una persistente  represión contra pacíficas protestas expresada en cárceles, torturas y fabricación de delitos para enjuiciar a opositores al estilo nazi fascista y de regímenes comunistas.

      La ruta trazada por la oposición democrática liderada por el presidente interino Juan Guaidó Márquez se ha venido cumpliendo en lo fundamental hacia el objetivo final como lo es el cese de la usurpación, el rescate de la democracia y la estabilización de la economía que  conduzcan al estímulo de la inversión privada nacional y extranjera. Es importante una  renegociación de la deuda pública externa y la entrada de dinero fresco de la banca multilateral para encarar la senda del crecimiento de las fuerzas productivas, aumentar el poder de compra, particularmente de los sectores más vulnerables, que es la mayoría de la población. A PDVSA y las empresas básicas hay  que rescatarlas  con una reingeniería de reestructuración y extirpación del clientelismo político partidista, prácticamente hay que rehacerlas de nuevo. Hay que rescatar en lo posible las cuentas congeladas a los delincuentes que han saqueado al país, así como rescatar los bienes raíces  mal habidos tanto en Venezuela como en el exterior. Este rescate de cuentas y bienes raíces será una contribución importante para enfrentar la más grave crisis económica, social y política de toda nuestra historia republicana. El proceso no es tan rápido, es de mediano y largo plazo, pero sus efectos positivos se van sintiendo desde un comienzo. A medida que avanza el rescate de la economía y la democracia, estimo que la diáspora irá regresando progresivamente al país.

*Economista, profesor Titular universitario, miembro de Venezuela Positiva

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: