Las empresas se fijan en las grandes competiciones deportivas

En la última década, la globalización ha multiplicado exponencialmente la competencia en todos los sectores, por lo que las empresas se han visto obligadas a transformarse para hacer frente a las nuevas demandas por parte de los consumidores. De hecho, la gran mayoría de los cambios están estrechamente vinculados a Internet y las nuevas tecnologías, que se han asentado como herramientas que ofrecen múltiples oportunidades de negocio en todos los ámbitos.

Por lo tanto, este proceso ha modificado el panorama económico a escala mundial, ya que han surgido nuevas industrias que están desplazando a modelos de negocio que tenían un gran poder hace pocos años. El gran ejemplo de todo este fenómeno se puede observar en el deporte, que atraviesa una época dorada tras posicionarse como referente indiscutible dentro del sector del ocio y el entretenimiento.

De esta manera, muchas compañías se han fijado en la gestión realizada para desarrollar las grandes competiciones deportivas, cuyo alcance crece con cada temporada al mismo tiempo que se disparan los ingresos. Además, cada vez es más común que se generen relaciones de patrocinio entre la industria deportiva y cualquier otro mercado, una estrategia win to win, en la que todos salen ganando, que genera mucha confianza entre los amantes del deporte.

Sin embargo, con el paso del tiempo estamos viendo que estas transformaciones también están poniendo en jaque a las organizaciones deportivas más importantes del planeta, que tienen que competir con una cantidad ingente de alternativas. Así, el caso más llamativo lo podemos encontrar en la National Basketball Association(NBA), que atraviesa un momento delicado después de triplicar su valor en tan solo cinco años, ya que ha conseguido que todas sus franquicias generen anualmente más de 8000 millones de dólares.

El principal problema para la liga de baloncesto más importante del mundo tiene que ver con las audiencias, que han caído considerablemente durante 2019 según refleja Sports Business Journal. Eso sí, la NBA está lejos de encontrarse en crisis, debido a que tiene en marcha varias iniciativas con las que seguir revitalizando su modelo de negocio, dirigidas hacia la internacionalización de la competición y hacia las plataformas digitales.

Una temporada regular donde todos esperan el triunfo de los Lakers

Por otro lado, debemos destacar que el gran momento que atraviesan Los Angeles Lakers se ha convertido en la principal fortaleza de la NBA, ya que las mejores apuestas de baloncesto les sitúan como grandes favoritos para levantar el anillo de campeón casi una década después. De este modo, que una de las franquicias más icónicas de este deporte vuelva a situarse en lo más alto de la Conferencia Oeste, permite captar la atención de muchos aficionados a este deporte tanto en Estados Unidos como a lo largo del planeta.

La capacidad de sus estrellas para convertirse en iconos de este deporte

Finalmente, no podemos pasar por alto que otro de los activos que aseguran el futuro de esta competición son sus jugadores estrella, entre los que destaca sin lugar a dudas Luka Doncic. Así,  el esloveno se ha convertido en la gran apuesta de futuro de la NBA,  consiguiendo que los Dallas Mavericks tengan el mayor incremento de espectadores de toda la liga tanto en su estadio como a través de los medios de comunicación.

Deja un comentario