Las esperanzas de mejoras se desvanecen

Entramos al quinto mes del año, mes en el cual se acostumbra celebrar el 1° de Mayo y donde las autoridades de turno le anuncian buenas nuevas a la clase trabajadora del país. Efectivamente, el Presidente anunció ayer que el pago de la segunda parte del salario mínimo que se había anunciado que se pagaría en Septiembre, ahora se pagará a partir del mes de mayo. Es decir, ¨el adelanto es la buena nueva¨.

Ahora bien, y ¿como enfrentará la mayoría de los venezolanos el incremento desbordado de la inflación que vive el país? ¿y los que no devengan el sueldo mínimo como se defienden? ¿ y los que no tienen empleo que hacen?. Ya no es un secreto que tenemos el mayor indice inflacionario de la región, que presentamos decrecimientos de la producción e incrementos de las importaciones alentadas por la propia politica estatal y como consecuencia inmediata se viene observando un crecimiento en el desempleo, especialmente en los más jovenes, los que representan el futuro de Venezuela. Por supuesto que las perpectivas se tornan más confusas y desalentadoras cuando uno observa como las iniciativas de la clase politica gobernante parecieran orientadas a desmantelar la infraestructura productiva del país, vía las expropiaciones.

Es cierto que este país estaba aspirando a cosas mejores, ya que el sistema dominante anterior había hecho aguas especialmente en cuanto a la forma de distribución prevaleciente y por tanto la gran desigualdad económica y social predominante. No obstante, las oportunidades que nos han brindado los recursos obtenidos del petroleo pareciera no sacársele el provecho esperado por la población. Para nadie es un secreto, la ineficiencia demostrada por aquellos que se les ha dado la resposabilidad de conducir las empresas expropiadas, en cualquiera de los sectores en los que la disposición haya sido declarada.

Pero lo peor del caso, es que el desmantelamiento continúa y uno se pregunta ¿Para qué y por qué se hace eso, lo que estaba productivo hacerlo improductivo y se prefiere importar lo que esas organizaciones producían? ¿a quien le conviene eso?, a los venezolanos no pareciera ser. ¿es que acaso el gobierno no se da cuenta de su nivel de ineficiencia?, ¿es que estan ciegos y sordos?

Por el contrario la lectura es, que en vez de buscar el concurso y participación de la mayoría de los venezolanos para hacer un país diferente, de lo que se trata es de imponer unos ideales a la oposición a como de lugar; y que por lo demás, el país en su mayoría no comparte (veanse las encuestas que manifiestan que el venezolano no quiere comunismo- socialismo y menos parecerse a Cuba). Ese accionar asemeja al hecho de ¨cuando dos personas o grupos se enfrentan, al menos un rasguño o una rotura de la ropa se dá¨; es decir, se ocasionan daños. Más cuando, el mundo en que vivimos ha demostrado que el pleito o la guerra no proporciona beneficios y que lo mejor es tratar de hacer las paces mediante acuerdos concensados.

Eso no significa, que no se introduzcan cambios o que se deje hacer al empresariado y a los ciudadanos irresponsable lo que por años han estado haciendo, aprovechándose del estado para hacer sus inmensas fortunas y como ya dijimos generando inequidad económica y social en la mayoría de la población. Con lo que no estamos de acuerdo, es con la figura de quítate tú para ponerme yo; y además, hacerlo peor. Claro, eso pareciera ser la consecuencia de no utilizar a los mejores, aún cuando en ocasiones eso pareciera no importar, ya que se ha dicho que no se quiere la filosofía de la calidad capitalista.

Para hacer de este país uno como el que la mayoría aspira, por seguro que con las manifestaciones y acciones vigentes no lo lograremos; y de verdad, que sería una lástima perder semejante oportunidad de introducir un sistema que se caracterice por un comportamiento ético, equitativo y responsable socialmente. Una buena dosis de educación y ética deberían ser los principios básicos, entre otros, para lograr el cometido.

A %d blogueros les gusta esto: