Colaboración de Beatriz Díaz

b.diaz@accuracast.com

El social media marketing ya es protagonista absoluto de la publicidad digital, lo que significa que las campañas de los anunciantes deben cambiar para adaptar sus estrategias a la evolución de las plataformas de moda. La transformación trae buenas noticias: las oportunidades de negocio y las posibilidades de alcanzar a cada vez más usuario se multiplican. Lo único seguro, dentro de un escenario que cambia cada día, es que la inversión en medios sociales es una prioridad para alcanzar a ese tercio de la población mundial que ya los utiliza a diario.

Servicio al cliente a través de los “bot” o asistentes virtuales

Los bots son softwares que utilizan la inteligencia artificial para sustituir ciertas tareas que haría un humano. El modelo más frecuente es el del chatbot, un robot capaz de simular una conversación con una persona y que cada vez están más presentes en las aplicaciones de mensajería. Estos programas informáticos suponen una alternativa mucho más económica para las empresas que contratar a un trabajador humano.

Además del comercio digital, los asistentes virtuales serán de gran ayuda en nuestro día a día, planificando reuniones, llamando a un taxi u organizando una fiesta por nosotros. Lo que significa que, en unos años, veremos a Siri (el robot que nos habla de los móviles iPhone) como una forma primitiva de inteligencia artificial.

2020, la publicidad en redes sociales supera a la prensa en papel

El gasto global social media marketing aumentará un 72% entre 2016 y 2019, este tipo de publicidad crece un 20% cada año, lo que significa que, en 2020, habrá más publicidad en redes sociales que en prensa escrita, según la agencia publicitaria Zenith Optimedia. El jefe de predicciones de la empresa, Jonathan Barnard, dijo que “Los medios sociales y los vídeos en línea llevan a un crecimiento continuo en el gasto global de publicidad, a pesar de las amenazas políticas de la economía”. Estas cifras tienen en cuenta el crecimiento del gasto en publicidad mundial, que se ha mantenido estable desde 2010 en términos generales, solo ha descendido en Oriente Próximo y en África.

El adiós al alcance orgánico

La publicidad de pago se ha convertido en protagonista de que cualquier estrategia (efectiva) de marketing. Los cambios de algoritmo en las principales redes sociales (como Instagram y Facebook) han desterrado a las formas gratuitas de llegar hasta los usuarios o público objetivo, ¡para que vean tu marca hay que pagar!

Es el caso, también, de Google, que cambió sus anuncios de texto hace unos meses y los hizo el doble de largos. Ni más ni menos que un 50% más de caracteres, dejando a propios y ajenos desconcertados con este giro radical. El gigante de los buscadores afirmó que los resultados del cambio habían sido espectaculares y que algunas marcas, como es el caso de L´Óreal, habían visto crecer sus cifras (la tasa de clics, en concreto) hasta en un 92%, durante el periodo de prueba

Sin embargo, la agencia de marketing digital AccuraCast ha comparado los resultados de los anuncios estándar con los de la nueva publicidad, en un periodo de seis meses, para comprobar el rendimiento de los anuncios de texto expandido. El estudio, que recoge los resultados de 2.7 millones de búsquedas y cerca de 82.000 clics, muestra que la realidad es bien distinta a lo que Google prometía y la novedad no ha influido de manera significativa en la tasa de clics (CTR), pero sí ha ayudado a reducir el coste por clic.

Estos y otros cambios dejan claro que cada vez hay menos espacio para los resultados naturales, si todo lo que vemos en las páginas de Google son anuncios, ¿qué sentido tiene haber llegado a las primeras posiciones por cuenta propia?

No te quedes fuera de Google Places

Google se ha hecho dueño de internet, cuesta creer que la red haya existido antes del famoso buscador. Ahora, casi todos los teléfonos inteligentes tienen Google Maps que permite a los negocios, de forma gratuita, aparecer en la aplicación para que se muestre a los clientes locales cuando navegan por una determinada zona.

Cuando un usuario está buscando un servicio o establecimiento cerca de casa, solo tiene que escribir lo que busca en Google y en su pantalla aparecerá un listado de empresas, además de información adicional y cómo llegar hasta ellas.

La publicidad intrusiva es de otro tiempo

Los banners, las ventanas que interrumpen la navegación y la publicidad que persigue al usuario por todas y cada una de las páginas por las que navega, está totalmente desfasada. Los expertos señalan que, a medida que algunas redes sociales vayan incluyendo más y más publicidad hiper-segmentada, también conocida como marketing intrusivo, los internautas huirán en dirección contraria. La publicidad ya ha cambiado y cada día se transforma para satisfacer las necesidades de las generaciones más jóvenes, poniendo especial énfasis en la generación Z, aquellos nacidos después de los millennials.