Líderes mundiales hablarán de crisis económica en Washington

Por NESTOR IKEDA © 2008 The Associated Press – Entre los invitados figuran los presidentes de México, Felipe Calderón; de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva y de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Además de ellos, se espera también la presencia de los gobernantes de Australia, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, Corea del Sur, Rusia, Arabia Saudí, Sudáfrica, Turquía, Reino Unido, Estados Unidos y todos los demás de la Unión Europea, así como el secretario general de las Naciones Unidas.

El primer encuentro estará dedicado a resaltar las causas de la crisis, revisar los avances logrados para encararla e iniciar reformas con el fin de evitar que se repita en el futuro.

Los asistentes «revisarán los progresos que estén en marcha para enfrentar la actual crisis financiera, buscar un entendimiento común de sus causas y cómo evitarla en el futuro», dijo la Casa Blanca.

Indicó que se espera que de la reunión salga un conjunto de principios para la reforma de los regímenes regulatorios e institucionales de los sectores financieros del mundo.

«Estos principios pueden ser sujetos de otros cambios a través de grupos de trabajo que los pondrán a consideración de subsecuentes cumbres», agregó.

Sin señalar por el momento el escenario de la reunión, la Casa Blanca dijo que se espera igualmente que esta cumbre aborde los efectos de la crisis en las economías emergentes y naciones en desarrollo.
«La cumbre también proveerá una importante oportunidad para que los gobernantes fortalezcan los principios del capitalismo, con el análisis de cómo pueden mejorar sus compromisos para con economías abiertas y competitivas, así como la liberación del comercio e inversiones», agregó.

Algunos de los invitados, como Lula y Fernández, se oponen justamente al libre mercado y flujo comercial.

El presidente George W. Bush, su colega francés Nicolas Sarkozy y el presidente de la Comisión Europea, el portugués José Manuel Barroso, que la semana pasada se entrevistó en la residencia presidencial de descanso en Camp David con Bush, anunciaron los encuentros, e indicaron que la comunidad internacional necesita trabajar unida para encarar la crisis crediticia que ha sacudido los mercados de todo el mundo.

Por su parte, el presidente venezolano Hugo Chávez lamentó que sólo un puñado de países sean los llamados a analizar la crisis financiera mundial.

El gobernante recordó que en un reciente encuentro con Sarkozy, uno de los principales promotores de la cumbre, le recomendó «que se hiciera una reunión, sí, pero no sólo de los llamados grandes del mundo».

Le pidió al mandatario francés que todos «vayamos a una asamblea de gobiernos a oirnos, a oirnos con paciencia y con respeto y que nadie vaya a botar los tapones y mande a callar al otro».

«Parece que ellos siguen encerrados en su mundo y van a convocar a la cumbre de Washington, (invitaron), al G-8 y parece que también quieren invitar a China, India, Brasil, México y Suráfrica», destacó.

Añadió que la crisis «sigue galopando, golpea a todo el mundo y en este momento hay países que están entrando en quiebra, lamentablemente. Son países colocados en una dependencia tal que dependen de auxilios que les daba el sistema capitalista, muchas veces una verdadera miseria, pero eso ahora se acabó».
___
Los periodistas de la AP Deb Riechman en Washington y Jorge Rueda en Caracas contribuyeron con este despacho.

A %d blogueros les gusta esto: