Los escenarios inmediatos exigen una gestión pública concertada

“El reelecto Presidente comienza su nuevo
Período, con una economía devastada por
las políticas que él mismo ha implantado.”

M. Naim

A la luz de los resultados macro-económicos logrados en los últimos catorce años, muchos expertos –tanto nacionales, como internacionales- han coincidido, en que los escenarios futuros inmediatos de Venezuela son nada halagadores.

En la recién “68º Asamblea Anual de FEDECÁMARAS”, los especialistas financieros Alejandro Grisanti, Francisco Rodríguez y Boris Segura, analizaron la situación macroeconómica del país, de cara al próximo año y los posibles escenarios tras los comicios presidenciales del 7 de octubre.

Boris Segura, Director para Mercados Emergentes de NORNURA, inició su intervención asegurando que el daño que se ha hecho al sector privado en Venezuela «ha sido brutal», asimismo auguró un déficit de 9 puntos del Producto Interno Bruto (PIB). «El crecimiento económico en Venezuela es mediocre, no hay inversiones», acotó al tiempo que se mostró optimista sobre los precios del petróleo, ya que no cree que baje por debajo de US$80 el barril.

El Director para Mercados Emergentes de NORNURA, también se refirió al tema de las reservas de Venezuela y a su dependencia de los precios del petróleo. «Venezuela no es solo vulnerable a los precios del petróleo, también a los precios del oro, ya que las reservas bajan», puntualizó al tiempo que adelantó que podría darse un tipo de cambio de 6,50 bolívares fuertes por dólar estadounidense.

Por otra parte, Alejandro Grisanti, Director para América Latina de BARCLAYS Capital, se refirió al crecimiento de la economía venezolana en los últimos 14 años. «Venezuela en 14 años sólo ha crecido 2,6% en promedio» aseveró, al tiempo que catalogó el desempeño económico del actual régimen, como «muy malo».

«Entre el 1999 y el 2002 el deterioro institucional del país se acentuó, y entre el 2007 y el 2012 el Gobierno acentuó el acoso contra el sector productivo privado», explicó el especialista económico. Del mismo modo, detalló que los empresarios que han logrado mantenerse durante este gobierno «serán muy competitivos en escenarios con otras características». «La devaluación es inevitable», puntualizó.

Finalmente, Grisanti indicó que la deuda externa en Venezuela era de 31 millardos de dólares estadounidenses y se ha incrementado hasta los 150 millardos de tal unidad monetaria, en los últimos 14 años. Igualmente, afirmó que el gasto público, no ha sido capaz de generar empleo ni reducir la pobreza en el país.

Otro de los ponentes que analizó la situación macroeconómica de Venezuela durante la actividad, fue Francisco Rodríguez (de BANK OF AMERICA), quién adelantó que prevén crecimiento por encima de 5% este año. Sin embargo, Rodríguez advirtió, que en 2013 será «inevitable» un ajuste fiscal y reducción del gasto público, por lo que vaticina una contracción de la economía venezolana del 3,5% en 2013.

Por otra parte, Rodríguez afirmó que 60% del gasto social se financia con fondos paralelos e indicó que hay 33 millardos de dólares estadounidenses en estos fondos. Estimó además el especialista, que el déficit fiscal se ubicará en 8,8 puntos del PIB.

A la par, adelantó que estima que el monto total de la deuda interna venezolana, cerrará este año por encima de los 280 millardos de bolívares e indicó que espera que el déficit se sitúe, por el orden de los 1600 millones de dólares en 2013. «Lo que viene es ajuste, contracción y más pobreza”, acotó el economista.

Por su parte el Dr. M. Naim, ratificó que el reelecto Presidente comienza su nuevo periodo, con una economía devastada por las políticas que él mismo ha implantado. Los datos son aterradores: la inflación más alta del mundo, la tasa de cambio y las reservas internacionales del país en caída libre; unas importaciones que, si bien han aumentado casi 5 veces desde 2003, no logran paliar el desabastecimiento crónico (alimentos, medicinas, etcétera); la producción petrolera declinando y las refinerías estallando; la producción agrícola y manufacturera por los suelos; el endeudamiento desbocado –en 2007 no llegaba a 30.000 millones de dólares estadounidenses y hoy excede los 200.000 millones– y una enorme conflictividad laboral azuzada por salarios deteriorados por la inflación. Las distorsiones han alcanzado niveles que pronto obligarán al Presidente a adoptar las decisiones económicas más difíciles e impopulares que le han tocado desde que asumió el poder en 1999.

Mientras que el Dr. Carlos O. Carrillo, Profesor de postgrado en Análisis Financiero y Finanzas Empresariales de acreditadas universidades nacionales, dijo que debido a lo difícil de la situación el gobierno central tendrá la necesidad de aplicar lo que él llama: “El Paquete Neoliberal Socialista” (devaluación del bolívar, profundizar el control de cambio, despido de trabajadores de la administración pública, bloqueo de las convenciones colectivas, pago de pasivos laborales, limitar el financiamiento de los programas sociales –misiones, casas, etc.–, aumentar el endeudamiento y continuar vendiendo el oro de las arcas del Banco Central, entre otras opciones).

Por las realidades antes expresadas es necesario que el reelecto Presidente tenga un nuevo arquetipo y modelo mental e implante una gestión basaba en una profunda, clara y transparente concertación: ¡Venezuela la necesita!

Dirección-E: [email protected]
Web: www.gerenciaenaccion.com.ve
Twitter:  @genaccion

A %d blogueros les gusta esto: