Los laureles de Maglio y el recuerdo

No son pocos, ni dejan de ser sorprendentes los laureles que ha venido consolidando Maglio Ordóñez. Comencemos con su reciente título de bateo en la Liga Americana, el cual además del mérito intrínseco que comprende el obtenerlo, encierra un mérito que lo hace más glorioso: el de haberlo conquistado venciendo a uno de los más grandes hiteadores de la historia centenaria de las Grandes Ligas, Ichiro Suzuki. Pero aquí no terminan los impresionantes logros alcanzados por Maglio. Entre éstos cabe mencionar:

• Es líder en Slugging de todos los tiempos para venezolanos, con un sólido 0.522 (su más cercano rival es Abreu con 0.500).
• Es líder en promedio de bateo vitalicio con 312 puntos, entre los venezolanos con 5000 turnos o más en las mayores.
• Obtuvo el liderato de mayor cantidad de hits en una temporada para criollos (216), y mayor cantidad de dobles (54).
• Detenta el liderato de mayor OPS vitalicio (0.892) y en una temporada (1.029) entre criollos con 5.000 turnos ò más.
• Se ubicó como segundo mejor empujador de todos los tiempos para venezolanos, y en jonrones está a 5 de superar a Armas y de ese modo escoltar al líder absoluto (Andrés Galarraga).
• Es segundo de todos lo tiempos en % de embasados (OBP) entre criollos.
• Se colocó a 8 rayitas de convertirse en el segundo jugador criollo en fletar 1000 ó más carreras en la gran carpa.

Maglio, quién está por cumplir (en enero próximo) 34 años, probablemente tenga, de no atravesarse lesiones de importancia, unas 4 temporadas en plenitud de forma. ¿Podrá batear en esas 4 zafras los 153 jonrones, que le permitan superar a Galarraga y entrar al club de los 400 bambinazos? ¿Logrará convertirse en el primer venezolano con 1500 o más carreras enviadas al plato? Maglio tiene una marcada posibilidad de lograr estas metas, ya que los números así parecen confirmarlo: Un cuadrangular cada 21,46 turnos y 0.72 empujadas/juego (vs. 0.72 y 0.63, respectivamente de Andrés Galarraga).

Probablemente para Maglio, desde ya uno de los grandes peloteros de todos los tiempos en Latinoamérica, el más importante laurel será mantenerse sano y útil para su equipo, pues más allá de la marcas y los títulos, lo verdaderamente importante es la satisfacción de esa esperanza que el fanático ve instalarse en su ser, cada vez que el pelotero de su preferencia se acerca al home con el barquillo. Esa sensación y no otra, es lo que atesorara ese ángel de níveas alas que es el recuerdo.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: