Los precios cargan como locos a los venezolanos

Los venezolanos andan desesperados ante la impotencia de poder cubrir sus gastos básicos.

Desde hace rato, hemos venido insistiendo de que hay que prestarle más atención a la perdida del poder adquisitivo de los venezolanos por su influencia en el cambio de vida de la gente y; de lo negativo que pudiese ser para el futuro de la actividad económica- empresarial y los posibles inconvenientes sociales, que lo pueden acompañar.

Para explicar la disminución real del poder adquisitivo de la gente en Venezuela hacemos referencia a su relación con la canasta alimentaria familiar. Para cubrir el precio de la canasta alimentaria durante el último mes del presente año 2019 se requieren aproximadamente $200, mientras que por ejemplo, el ingreso de un profesor universitario con la máxima categoría apenas si alcanza $20, lo que muestra el descalabro ocurrido en el poder de compra, lo que por supuesto imposibilita que algún tipo de trabajo formal e incluyendo el emprendimiento de lugar a recuperar tal disminución.

Destacamos lo relativo al trabajo y emprendimiento formal porque es de esperar que los que se sitúan en este lado de las operaciones, les será muy difícil superar ese deterioro del poder adquisitivo. No obstante, lo que si queda claro es que a algún lugar irá a parar lo que los otros pierden – y no cabe otra forma de pensar – que sea la economía paralela, negra e informal donde no se agrega ningún valor. En las experiencias al respecto, de los países que han pasado por esos trances es que a la postre lo que prevalece es la depresión económica con una extracción de rentas por la vía de una dolarización perversa ligada en nuestro caso con la emisión de dinero inorgánico alimentada por el Gobierno.

Lo peor de la situación, es que los analistas están vaticinando un posible tipo de cambio al cierre del presente año sobre los 40.000 bolívares por dólar. Estimaciones nada descabelladas si reflexionamos a lo ocurrido durante la última semana del mes de agosto que alcanzo cerca de 25.000 bolívares/dolar.

Visto de esa manera, es de esperar que continúe:

  1. La incertidumbre propiciada por la deficiencia de medidas macroeconómicas acorde a la actual realidad que nos arropa.
  2. La inefectividad oficial y por tanto los agentes económicos dolarizaran cada día más por la vía de los costos de los bienes y servicios que ofrecen.
  3. La creencia real de los venezolanos de que el dólar es la única vía para adquirir los bienes disponibles en el mercado.

En conclusión, la nueva arremetida del precio del dólar ocasionará para lo que resta del año una complejidad económica no conocida hasta los momentos por la mayoría de los venezolanos.  ¡Basta con observarles su comportamiento ante los precios en los estantes del supermercado!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: