Manifiesto de los Alimentos para el Futuro

(Traducción no oficial realizada por Francisco Moratinos. The New York Times, 1 de febrero de 2011.)

Mark Bittman – Durante décadas, los estadounidenses creíamos que teníamos la dieta más saludable y más segura de todo el mundo. Nos preocupa poco el efecto de esta dieta sobre el medio ambiente o en la vida de los animales (o incluso de los trabajadores). Tampoco hubo preocupación por su capacidad y por su sostenibilidad.

Eso no significa que todo estaba bien. Hemos llegado a reconocer que nuestra dieta es insalubre e insegura. Muchos trabajadores de la producción de alimentos trabajan en condiciones difíciles, incluso deplorables, y los animales se producen como si fueran artilugios. Sería difícil concebir un sistema más derrochador, perjudicial e insostenible.

Aquí hay algunas ideas -frecuentemente debatidas, pero lamentablemente aún no implementadas-, que haría que el crecimiento, la preparación y el consumo de alimentos sea más sano, productivo, menos perjudicial y más duradero.

Sin ningún orden en particular:

1.Poner fin a los subsidios gubernamentales a los alimentos procesados. Cultivamos más maíz para el ganado y automóviles para los seres humanos, y estos son subvencionados por más de 3 mil millones de dólares al año; la mayor parte se procesa más allá del control gubernamental. La historia es similar para otros cultivos, incluyendo la soja: 98 por ciento de la harina de soja se convierte en alimento para animales, mientras que la mayoría del aceite de soja se utiliza en alimentos procesados para el ganado. Mientras tanto, los comercializadores de la comida chatarra de estos cultivos recibirán reducciones fiscales por los gastos de promoción de sus productos. El total de las subvenciones agrícolas en 2009 fueron alrededor de 16 mil millones de dólares, lo que pagaría por muchas de las ideas que siguen.

2. Comenzar subvenciones a quienes producen y venden alimentos reales para el consumo directo. Los pequeños agricultores y sus empleados necesitan tener salarios dignos. Los mercados agrícolas deberían ser apoyados cuando se centran en alimentos reales en lugar de comida basura. Y, por supuesto, debemos inmediata-mente aumentar las subvenciones para almuerzos escolares por lo que podemos alimentar nuestra juventud con alimentos más nutritivos.
3. Transformar el departamento de agricultura de los Estados Unidos y fortalecer la autonomía de la administración de drogas y alimentos (FDA). Actualmente, el Depto. Agricultura, cuenta entre sus misiones, expandir tanto los mercados para los pro-ductos agrícolas (como maíz y soja), como proporcionar educación en nutrición. Estos objetivos están en contradicción; no se puede vender basura, mientras se le dice a la gente no comerla, y necesitamos una agencia dedicada a alentar el comer sano. Mientras tanto, debe darse a la FDA poderes ampliados para garantizar la seguridad de nuestro suministro de alimentos. (Las muertes relacionadas con los alimentos son mucho más comunes que las resultantes de terrorismo, pero el presupuesto de la FDA es 1/15 avo. del de la seguridad del país).

4. Prohibir las operaciones de alimentos concentrados para animales y fomentar el desarrollo de la ganadería sostenible. El alimento concentrado degrada el medio ambiente, directa e indirectamente, mientras que tortura animales, produciendo carne contaminada de aves, huevos y, más recientemente pescado. Existen de métodos sostenibles de producción de carne para el consumo. Al mismo tiempo, debemos educar y animar a los estadounidenses a comer de forma diferente. Es difícil encontrar una nutrición basada en principios y expertos de salud no creen que una dieta basada en gran parte en vegetales es la manera de promover la salud y combatir las enfermedades crónicas, que ahora son los asesinos más grandes en todo el mundo. Además, las dietas basadas en los vegetales alivian el estrés ambiental, incluyendo el calentamiento global.

5. Alentar y subsidiar la cocina casera. Cuando la gente cocina sus propios alimentos, toma mejores decisiones. Cuando las familias comen juntas, son más estables. debemos proporcionar educación de alimentos para los niños, clases de cocina para cualquier persona que quiera y asistencia para cocinar, incluso para quienes no pueden cocinar por sí mismos.

6. Impuestos a la comercialización y venta de alimentos insalubres. Otro refuerzo al presupuesto. No se trata de paternalismo de Estado, sino un papel aceptado de Gobierno: salud pública. Si usted apoya las leyes del cinturón de seguridad, tabaco y alcohol, sistemas de alcantarillado y luces de tráfico, usted debe apoyar la legislación para frenar la comercialización implacable de refrescos carbonatados y otros alimentos que son peligrosos para la salud — incluyendo la sagrada hamburguesa y las papas fritas.

7. Reducir los residuos y fomentar el reciclaje. El estrés ambiental efectuado por fertilizantes no absorbidos no puede ser subestimado y que ha causado, por ejemplo, una zona muerta de 6.000 millas cuadradas en el Golfo de México y que es probablemente más dañino que el derrame de petróleo de BP. Algunas estimaciones indican que botamos la mitad de la comida que se cultiva.

8. Mandato de verdad en el etiquetado. Casi todo etiquetado como «saludable» o «natural» no lo es. Probablemente es mucho pedir que «agua vitaminada» debería ser llamada «agua azucarada con vitaminas «, pero esto es precisamente lo que significaría verdad real en el etiquetado.

9. Reinvertir en la investigación orientada hacia un movimiento mundial en el liderazgo de la agricultura sostenible, combinado con la tecnología y la tradición para crear una nueva y significativa revolución verde.

Se podrá ampliar en estas cuestiones (y más) en el futuro, pero el mensaje esencial es el siguiente: alimentos y todo lo que nos rodea es una cuestión personal y de salud pública crucial, de seguridad nacional y mundial. Está en juego no sólo la salud de los seres humanos, sino también la de la Tierra.

Fuente: Economía en Cifras_vol11.pdf

A %d blogueros les gusta esto: