Mantenimiento del ordenador: Limpieza Zen

Mario Sacco – ¿Cuántas veces hemos escuchado por allí que la gente tiene problemas con su ordenador y que el mismo hace cosas extrañas y se bloquea reiteradamente sin razón aparente? Otras tantas veces, creemos que el sistema operativo se ha dañado y formateamos el disco duro, una y otra vez, sin resolver su problema. Muy pocos logran creer y aceptar que su ordenador tiene barro y polvo en cantidades suficientes como para armar un ladrillo y que, saber quitarlo, manteniéndolo limpio, será la solución a muchos inconvenientes hasta hoy incomprensibles, y que aparecen en el momento menos esperado.

Te presentamos en la siguiente imagen una vista panorámica de lo que podría ser un terrario y, sin embargo, es un mínimo sector del motherboard clásico de cualquier ordenador. En la imagen se nota claramente el microprocesador en la zona central. A la izquierda hay un componente importante, por sus dimensiones y cantidad de pines, que se encuentra sumergido en gran parte bajo tierra. A la derecha tierra, abajo tierra, tierra y más tierra.

Esa imagen es luego de haber retirado el disipador de calor de aluminio que posee el corazón del ordenador. Junto a él, se encuentra siempre adosado un ventilador –soplador –refrigerador que, en el argot de éstas máquinas, se conoce cómo COOLER. Este soplador, por compartir el conjunto compuesto por Microprocesador-Disipador–Cooler, no está exento de llenarse también de tierra.
Lo que termina sucediendo siempre es que el disipador se obstruye con polvo y mugre dificultado la tarea de enfriado y/o refrigeración que debe brindarle el mencionado soplador. Mientras que, a su vez, éste último también se impregna con suciedad frenándose, (girando más lento), y, en el peor de los casos, deteniéndose por completo.

El resultado es sencillo de analizar. La temperatura de funcionamiento del microprocesador se eleva a valores anormales a la vez que la máquina comienza con comportamientos erráticos y extraños, mientras nosotros pasamos de creer que se trata de un virus o fallas en el sistema operativo, por lo que terminamos formateando el disco duro y reinstalando todo nuestro arsenal de programas nuevamente. Eso, o lo que es peor aún, mucha gente termina con su ordenador en el servicio técnico, donde deben descargar una buena cantidad de euros para solucionar un problema que podemos anticipar nosotros mismos, con lo que se llama Mantenimiento Preventivo.

Comenzando el desarme total
Antes de comenzar, debes saber que la tarea que vamos a emprender es para hacerla con un tiempo mínimo de una a dos horas y que debes estar consciente de no ir más allá de lo que aquí se indique para prevenir roturas indeseadas o fallos peores de los que ya existen.

Todo listo para comenzar
Primero nos haremos con las herramientas a usar: una aspiradora, un par de atornilladores, grasa fina para mecanismos electrónicos, líquidos limpiadores, un marcador indeleble y una de las cosas más importantes: Grasa Siliconada Disipadora de Calor. Sin ella, no intentes siquiera iniciar el trabajo. Los otros componentes de relevancia son el tiempo, la confianza en ti mismo, la prolijidad y el orden, por sobre todas las cosas. Una vez que tengamos presto ése combo de herramientas estaremos listos para comenzar.

Primero, debes desconectar todos los cables que llegan al panel trasero del ordenador y, si es necesario, colocarle etiquetas o cintas adhesivas en los mismos y en los lugares de destino. Esto es para no olvidar de dónde has extraído alguna de las fichas al finalizar el trabajo y debas reconectar todo nuevamente. De todas formas, la mayoría ya están identificadas por colores y formas distintas, pero si te sientes más seguro marcando todo o haciendo un “mini–esquema” de conexiones, pues hazlo.

Fuente: http://www.neoteo.com/mantenimiento-del-ordenador-limpieza-zen-15038.neo

A %d blogueros les gusta esto: