Miedo en las bolsas

El miedo es libre y cualquier excusa es buena para vender. La posibilidad de una rebaja de rating en Francia y la caída de Wall Street hunde a los mercados europeos. El Ibex, arrastrado por el desplome de los grandes bancos, cae el 5,49% y pierde los 8.000 puntos.

El pánico continúa. El dinero es miedoso y busca cualquier excusa para vender. Hoy los inversores se agarran al rumor de un recorte de rating de Francia, que tanto Moody’s como S&P han desmentido, lo que ha provocado fuertes caídas en Europa que se ceban principalmente en los bancos franceses, que ven como su cotización se hunde.

El Ministerio francés de Economía desmintió y rechazó «formalmente» las conjeturas que apuntan a una posible degradación de la nota de su deuda soberana por parte de una de las agencias de calificación. «Esos rumores son totalmente infundados y las tres agencias (de calificación de riesgo) han confirmado que no hay riesgo de rebaja» de la deuda francesa, indicó una fuente ministerial.

Pero los inversores parecen hacer caso omiso a los desmentidos, y las caídas del mercado se han convertido en un problema de desconfianza. La peor parte se la ha llevado Société Générale, que ha llegado a perder más del 20% después de que corriera el rumor de que la exposición a Grecia era mayor a la anunciada.

Los problemas se han contagiado a toda la banca europea. En España, los dos grandes bancos han cerrado con recortes del 8,33% en el caso de Santander y del 7,83% en el del BBVA. Con todo ello, el Ibex ha acabado la sesión con un desplome del 5,49% tras perder los 8.000 puntos. El selectivo español ya acumula un descenso superior al 17%. Ningún valor se ha salvado de los números rojos en el Ibex.
Tampoco el resto de los mercados europeos se han salvado de la quema. Tanto el Dax alemán como el Cac francés han finalizado la jornada con desplomes superiores al 5%, y el Footsie londinense, por encima del 3%.

Y es que Wall Street tampoco ha ayudado desde el otro lado del Atlántico. El dato de los inventarios al por mayor, que no ha cumplido con las expectativas de los analistas ha sido el motor de las ventas en Wall Street, que a media sesión cae un 3,80%, con lo que vuelve a «comerse» las ganancias recientes.
De esta forma, lo que parecía una cierta calma, tras las palabras de Ben Bernanke, se ha tornado en pánico. El mercado teme un recrudecimiento de la crisis de la deuda en Europa y al contagio a otros países, así como por la posibilidad de que la economía mundial entre de nuevo en recesión. La temida crisis en «W».

La volatilidad y el miedo han provocado que los índices de todo el mundo estén experimentando bruscos altibajos, con oscilaciones superiores al 7% dentro de la misma sesión. El Ibex, abria al alza, con un repunte superior al 2%; pero a la hora, regresaban los números rojos. Durante todo el mes de agosto se movió sin una tendencia clara; hasta que, tras la apertura de Wall Street y los rumores sobre Francia, llegó el desplome.

Fuente: http://www.expansion.com/2011/08/10/mercados/1312959886.html

A %d blogueros les gusta esto: