Neuromarketing en las empresas

“El cerebro una vez que decide que quiere comprar un bien o un servicio de interés para él, exige que se identifique el valor simbólico de nuestros productos para vender más”

No cabe la menor duda, que la función de mercados ha venido generando nuevas herramientas que proporcionan valiosa información a la investigación de mercados a fin de ayudar a comprender el comportamiento del consumidor.

Justamente, el neuromarketing está cada día ganando más peso dentro de la investigación de mercados, y cada vez se observa un mayor número de profesionales apostando por él.

Desde luego tal como lo indica bitbrain.com/es , es una disciplina muy reciente y eso hace que todavía existan muchas dudas sobre qué es, cómo se aplica, qué aporta, qué limitaciones tiene, etc.

Esta forma de hacer investigación de mercados ha llamado especialmente la atención de investigadores y de marcas y de todo aquel interesado por el marketing y el comportamiento del consumidor.

En este escrito, se da a conocer su importancia, alcance, aportaciones, repercusiones, ventajas de manera resumida a fin de tener una información de lo que involucra,

Consideraciones, Fundamentos y Alcance

No cabe la menor duda, tal como hace referencia la fuente citada, que el neuromarketing está ganando un gran protagonismo como disciplina y técnica que permite adentrarse en las reacciones no conscientes que subyacen en el comportamiento de compra de los consumidores.

El neuromarketing es la ciencia que estudia el comportamiento del consumidor aplicando conocimientos y herramientas de neurociencias. Sin embargo, según cómo se apliquen podemos hablar de neuromarketing teórico o de neuromarketing aplicado.

Cuando lo que hacemos es aplicar conocimientos de la neurociencia en el ámbito del marketing, nos encontramos ante un neuromarketing teórico.

Cuando lo que hacemos es aplicar herramientas de neurociencias, tales como: (Electro-enfasolograma, biosensores, seguimiento a través de camaras web, etc.) para hacer una investigación de mercados, nos encontramos ante un neuromarketing aplicado.

Definitivamente, como se hace referencia, ante el empoderamiento del consumidor y el aumento de la competencia, ahora más que nunca, las empresas necesitan entender a los consumidores de manera global.

Desde hace décadas que las técnicas de investigación de mercado ayudan a recaudar información sobre su conducta y sobre lo que éstos piensan y verbalizan. No obstante, esa información se ha vuelto insuficiente, ya que muchas veces los consumidores no desean o no pueden expresar lo que sienten y piensan. De esta forma, nace el neuromarketing: una herramienta que nos ayuda, mediante técnicas como el EEG o el eye-tracking, a medir las reacciones fisiológicas que están directamente relacionadas con diferentes procesos emocionales, cognitivos o comportamentales.

Así, las marcas pueden llegar a entender las emociones, sesgos cognitivos y otros procesos no conscientes que influyen en la toma de decisiones y en general, entender cómo el cerebro actúa en el proceso de compra.

Es así, afirma la fuente citada, que se asienta una nueva forma de hacer investigación de mercados que llama especialmente la atención de investigadores y de marcas y de todo aquel interesado por el marketing y el comportamiento del consumidor.

Sin duda alguna, el neuromarketing ha despertado un gran interés tanto en las marcas y en los investigadores como en todo aquel al que le interese el marketing y el comportamiento del consumidor, pero a veces, puede ser difícil encontrar fuentes de información de calidad para poder documentarnos.

Lo cierto, que, ante el empoderamiento del consumidor y el aumento de la competencia, ahora más que nunca, las empresas necesitan entender a los consumidores de manera global. Desde hace décadas que las técnicas de investigación de mercado ayudan a recaudar información sobre su conducta y sobre lo que éstos piensan y verbalizan. No obstante, esa información se ha vuelto insuficiente, ya que muchas veces los consumidores no desean o no pueden expresar lo que sienten y piensan.

Desde luego se debe tener presente, que los métodos y procedimientos neurocientíficos incluyen una serie de herramientas y técnicas para medir y mapear la actividad neuronal, y así como para comprender el funcionamiento del cerebro frente a diferentes estímulos somatosensoriales. No obstante, no todos los métodos neurocientíficos aportan valor en los estudios de neuromarketing.

Conclusión

En definitiva, el neuromarketing proporciona un marco teórico para entender mejor la toma de decisiones de compra, entendiendo que no somos 100% racionales como nos gusta creer, que las emociones influyen en la toma de decisiones, que existen los heurísticos y sesgos cognitivos que también nos influyen como consumidores, etc. Todo esto, indica bitbrain.com/es , son conocimientos que nos permiten conocernos mejor como personas y como consumidores pero que están muy lejos de predecir cómo nos comportaremos en una situación determinada. Al final, una de las cosas que también nos enseña el neuromarketing es que hay infinidad de variables que condicionan nuestro comportamiento y es imposible controlarlas todas.

El neuromarketing no es capaz de adivinar sin margen de error lo que el consumidor hará o dejará de hacer, no proporciona pautas infalibles que hacen que los consumidores se comporten de una u otra manera. Por lo tanto, no podemos cambiar los productos, la comunicación o la página web de forma que encontremos una configuración que nos permita asegurar que los consumidores van a comprar hasta agotar existencias.

Por otro lado, el neuromarketing se puede usar como investigación de mercados. Es decir, una empresa quiere evaluar si gusta más este packaging o este otro, si esta publicidad conecta mejor que esta otra, si este producto encaja más que este. Lo que hacen las empresas es intentar conocer mejor a los consumidores y para – esto es muy importante.

———————

Fuente de informacion senalada

Exatec. Egade

Docente

carmorvane@gmail.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: