Sobre la base de las observaciones formuladas originalmente en el taller de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) sobre los Nuevos Enfoques de los desafíos económicos, * Eric Beinhocker en enero del presente año desarrolló un planteamiento que bien pudiera servir para analizar de manera más realista la situación que se vive en Venezuela e incorporarlo en las decisiones a tomar para el futuro.

Durante algunas décadas pensamos que el final de la historia había llegado y las batallas políticas en la mayoría de los países de la OCDE se encontraban entre partidos de centro-derecha y de centro-izquierda que discutían en un estrecho espectro político, pero coincidían ampliamente en temas como el libre comercio. La necesidad de mercados eficientes y flexibles y el papel positivo de las finanzas globales. Este consenso fue reforzado por instituciones internacionales como el FMI, el Banco Mundial y la OCDE, y la élite política y empresarial de Davos.

No obstante, en 2008, ese consenso se estremeció, y en el 2016 se desmoronó. Algunos se aferrarán a la idea de que el consenso puede revivirse. Dirán que sólo necesitamos defenderla con más vigor, que los hechos eventualmente prevalecerán, que la ola populista es exagerada, que realmente se trata de la inmigración, que Brexit será un compromiso. Pero esto es una ilusión. Grandes sectores del electorado han perdido la fe en el consenso neoliberal, los partidos políticos que lo respaldaron y las instituciones que lo promovieron. Esto ha creado un vacío ideológico que está lleno de malas ideas antiguas, sobre todo un renacimiento del nacionalismo en Estados Unidos y en varios países europeos, así como un resurgimiento de la dura izquierda socialista en algunos países.

Por su parte, la historia nos dice que las olas populistas pueden llevar al desastre la reforma. El desastre es, sin duda, un escenario realista, con potencial para desentrañar la cooperación internacional, conflictos geopolíticos y muy mala política económica. Pero también podemos mirar hacia atrás en la historia y ver cómo, por ejemplo, en los EE.UU. a principios del siglo 20 Teddy Roosevelt aprovechó el descontento populista para crear un período de grandes reformas y el progreso.

Entonces, ¿cómo podemos inclinar las probabilidades del desastre a la reforma? En primer lugar, escuchar. Los movimientos populistas contienen a algunos racistas, xenófobos, gente genuinamente loca, y otros a quienes debemos condenar absolutamente. Pero también contienen muchas personas normales que están hartos de un sistema que no funciona para ellos. Las personas que han visto su nivel de vida estancarse o declinar, que viven vidas precarias de un cheque de pago a la vez, que piensan que sus hijos harán peor de lo que tienen. Y sus problemas no son sólo económicos, sino también sociales y psicológicos. Han perdido la dignidad y el respeto, y anhelan un sentido de identidad y pertenencia.

Sienten, con razón o sin razón, que cumplen las reglas, pero otros en la sociedad no lo han hecho, y esos otros han sido recompensados. También sienten que sus líderes políticos e instituciones están profundamente fuera de contacto, indignos de confianza y egoístas. Y finalmente se sienten a merced de grandes fuerzas impersonales: globalización, cambio tecnológico, bancos sin raíces y grandes corporaciones sin rostro. El lema populista más efectivo ha sido "retomar el control".

Después de escuchar, entonces tenemos que dar nuevas respuestas. Nuevas narrativas y políticas sobre cómo mejorar la vida de las personas y asegurarlas, cómo pueden compartir de manera justa la prosperidad de su nación, cómo pueden tener más control sobre sus vidas, cómo pueden vivir con dignidad y respeto, Las mismas reglas y el contrato social serán restaurados, cómo la apertura y la cooperación internacional les beneficia no sólo a una élite, y cómo los gobiernos, corporaciones y bancos servirán a sus intereses, y no al revés.

En resumen, Beinhocker concluye que es hora de forjar una nueva visión que sitúe a la gente en el centro de nuestra economía. Parafraseando a Abraham Lincoln, es hora de crear una economía que sea "del pueblo, por el pueblo, para el pueblo". Estamos realmente en un punto fluido en la historia. Podría ser un gran paso hacia atrás o un gran paso adelante. Todos debemos avanzar juntos.

Hemos traído este tema a colación, por considerar que si queremos introducir cambios en nuestro país, debemos dejar testimonio que seguir las ideologías del pasado nos ha hecho mucho daño, por lo que es tiempo de acercarnos y solicitar de nuestros líderes mayor acercamiento a la mejor ciencia posible. 

*Eric Beinhocker, es el Director Ejecutivo del Instituto para el Nuevo Pensamiento Económico de la Universidad de Oxford