Pánico y Expectación provocada: Los efectos del Marketing Viral

Internet ha sido sin duda un «medio conductor» ideal para la propagación de este tipo de campañas, mensajes y acciones virales que en ocasiones han pasado de la expectación y revuelo a la alarma social e incluso a convertirse en una verdadera «preocupación» transitoria. Y decimos transitoria por que finalmente, siempre se descubren sus entresijos, objetivos y la verdadera finalidad de las mismas. Pero hasta entonces, sus efectos mantienen el «caos» en forma de una «transmisión vírica» que en ocasiones se propaga de forma rápida e imparable.

El objetivo fundamental para causar expectación requiere sin duda que el mensaje viral reúna algunos elementos indispensables. Entre ellos los aspectos que conllevan a despertar nuestro verdadero interés y todo tipo de sentimientos atraídos por un falso echo o acontecimiento insólito o expectante.

No están escritas ni definidas las barreras morales ni los límites que no deberían sobrepasarse cuando se pretende generar esa gran expectación recurriendo al marketing viral. Sin embargo en ocasiones, los efectos generados han provocado verdaderas psicosis y pánicos inducidos con mensajes y acciones que han superado la verdadera realidad atacando directamente a la conciencia colectiva.

La primera evidencia de ello se remonta hasta el año 1938, cuando Orson Wells transmitió por radio la noticia de una supuesta invasión alienígena, que en realidad correspondía a la narración de una adaptación de La Guerra de los Mundos, que provocó un verdadero pánico entre más de un millón de personas.

Décadas más tarde, un 17 de noviembre del 2009 otro caso similar se producía en Italia tras la divulgación por parte de algunos medios de la aparición de un OVNI sobrevolando la localidad de Cagliari, provocando el pánico entre más de 2.000 personas y lo más curioso, detectándose más de 70 casos de personas que aseguraban haber sido testigos de aquel «suceso inexistente» que finalmente correspondió a una agresiva campaña de marketing viral.

De forma similar, saltaba a la palestra de los medios informativos el testimonio de una embarcación gallega que logró la filmación de un supuesto OVNI en alta mar. El video generó sin lugar a dudas un gran revuelo y expectación debido, en parte, a su difusión como un verdadero suceso que finalmente fue desmentido, explicando sus entresijos y producción.

Las fórmulas para generar este tipo de efectos son múltiples y no se reducen a la simple difusión de mensajes radiofónicos o grabaciones de video. En EE.UU., el pasado año 2009, los responsables de la promoción del film «Distrito 9» idearon una campaña viral totalmente insólita e innovadora que consistió en la distribución y colocación de carteles que advertían de la presencia de alienígenas, reclamando la denuncia de indicios o sospechas por parte de los humanos. Tras este «llamamiento popular», se recibieron más de 33.000 llamadas y más de 2.500 mensajes alertando de la presencia de este tipo de seres.

Cada uno de estos casos no dejan de ser meros ejemplos que demuestran el verdadero potencial e impacto que puede llegar a generarse a través de las acciones de marketing viral bien elaboradas y planificadas.

Ante ello solo podemos recomendarle que controle su pánico y expectación, y como bien decía el popular mago mentalista Anthony Blake, «Recuerden… no le den más vueltas, todo lo que han visto, ha sido producto de su imaginación».

Fuente: http://www.puromarketing.com/7/6919/panico-expectacion-provocada-efectos-marketing-viral.html

A %d blogueros les gusta esto: