Para aquellos que emprenden por necesidad

En situaciones normales donde prevalezca una coyuntura económica boyante o favorable, lo más prudente sería emprender por oportunidad. Es cierto, que no solo eso asegura el éxito futuro, pero si reduce considerablemente los riesgos y amplía las posibilidades de que la empresa se desarrolle, crezca y se multiplique con muy buena salud.

No obstante, la actual situación es bien distinta y la necesidad de generar recursos para vivir ha obligado a muchos a emprender por necesidad, sobre todo a muchos que están desempleados, después de que las empresas para las que trabajaban redujeran personal o aquellos que no están conformes con los ingresos que perciben.

Como en DEPROIMCA somos optimistas y creemos que no debemos quedarnos de brazos cruzados, hemos considerado que no está de más, recordar una serie de reglas básicas que lo emprendedores deben tener presente siempre, y más, si se hace por necesidad.

1.- Evitar los apresuramientos. La necesidad de generar recursos para subsistir no significa que se deba precipitar en las decisiones a tomar. Emprende, sí, pero inteligentemente. Analiza el mercado y busca, principalmente, una necesidad por cubrir o un servicio complementario que aporte un valor añadido a algún producto y/o servicio que ya exista.

2.- Evitar hacer más de lo mismo, porque seguro que ‘otros’ ya han pensado igual que tu. Es preferible centrarse, en mercados emergentes.

3.- No a la carrera pero tampoco tan despacio. Identifica un negocio de rápida y sencilla implementación. No te enrolles en divagaciones filosóficas sobre la idea y no dudes en si es el momento o no de emprender. Recuerda que ya lo has decidido; por tanto, emprende con todo, no en tus ratos libres. Es ¡ya!

4.- Inversión mínima. A no ser que dispongas de suficientes recursos, piensa en un negocio que requiera de una mínima inversión inicial, al principio conviene ser cauteloso.

5.- Mínimo endeudamiento. Emprende con recursos propios y si tienes que pedir dinero prestado, que sea poco, a algún familiar o amigo de confianza que te ofrezca cierta comodidad de pago.

6.- Determinar el presupuesto. Importante, no te olvides de calcular cuánto y cómo conseguirás dinero para mantenerte una vez que el negocio comience a andar.

7.- Los costos fijos deben ser mínimos. Debes procurar el cálculo detallado de tus cuentas. Reduce los costes fijos de tu negocio hasta la mínima expresión. Externaliza todo lo que puedas, excepto tu actividad principal o como dicen tu ¨core business¨, por supuesto. Eso es sagrado. Céntrate en él y lo demás externalízalo.

8.- No te consideres solo en tu aventura. Emprendes en solitario, pero eso no significa que no busques colaboración y alianzas en otros emprendedores como tú. Juntos será más fácil, más barato y te hará más fuerte.

9.- Cobros y pagos. Esa es la clave para que no mueras a las primeras de cambio. Controla al detalle a todos tus clientes. Calcula los plazos entre cobros y pagos e intenta que estén lo más cerca posible. Eso te asegurará liquidez y tranquilidad para afrontar los retos que se vayan presentando.

10.- Créate tus propios escenarios. Saca tiempo para mantenerte informado de todas las tendencias de mercado y el entorno económico y social y desarrolla tus propios (positivo, negativo y neutro) que te ayuden a moverte de acuerdo a las circunstancias.

11.- No te aísles tu mismo. No te encierres en tu negocio. Sal y conoce a otros emprendedores. Existen muchos foros de emprendedores, tanto on line como presenciales. Aprovecha los contactos para intercambiar ideas y experiencias y, por qué no, compartir clientes. Con ello, contribuirás a que el mercado sea más grande y las oportunidades de negocio sean mayores para todos, y para ti, también.

Algunos consejos para identificar oportunidades de negocios

El primer consejo es que emprendas en un mercado que conozcas, sobre todo para no perder tiempo y para que no tengas sorpresas. Pero, como no es una regla absoluta, busca oportunidades en todos los sitios.

Algunas fuentes de ideas:

En tu experiencia laboral, tu formación y tus aficiones. Escucha ideas de tu entorno más cercano. Necesidades no cubiertas, en general, y, por defecto, en el mercado en el que hayas operado anteriormente o conozcas a priori. Si conoces o te posicionas en un sector, analiza lo que hace la competencia, para mejorarlo, y también lo que no hace. Analiza líneas de negocio que hayan abandonado grandes empresas y estudia su viabilidad.

Adapta ideas que funcionan en otros sectores y/o mercados nacionales e internacionales. Identifica negocios que puedan ser replicados en tu localidad o utiliza la analogía. Estudia las posibles oportunidades que podrían surgir a raíz de futuros cambios legislativos y/o sociales.

Y lo más importante: mantente constantemente informado (no sólo prensa, sino también estudios e informes, hoy día esa tarea la facilita Internet, familiarízate con los principales buscadores). Escucha y observa todo lo que se dice y pasa a tu alrededor. Y, de primeras, no rechaces ninguna idea.

A %d blogueros les gusta esto: