Protesta contra los términos de la Directiva de Retorno aprobada por el Parlamento de la Unión Europea

Aquellos que cederían la libertad esencial para adquirir una pequeña seguridad temporal, no merecen ni libertad ni seguridad”.
Benjamín Franklin

No se concibe como una Unión Europea permita la detención en centros especiales por hasta seis meses, ampliables a un año y medio, de los inmigrantes ilegales que se nieguen a dejar el territorio europeo voluntariamente en un plazo de 30 días. Definitivamente ello demuestra un atentado contra los derechos humanos.

Tras la deportación, a esos inmigrantes se les prohibirá entrar a cualquier país del bloque comunitario durante los siguientes cinco años.

Con la nueva Directiva, se detendrá y repatriará a menores de edad sin compañía, con la condición de que la nación que los expulse tenga garantías de que algún familiar o institución se hará cargo del menor en su país de origen.

El Ecuador ya se pronunció al respecto como lo expone El Expreso de Guayaquil, en donde la ministra de Relaciones Exteriores del Ecuador, María Isabel Salvador, anunció que el Gobierno ecuatoriano condicionará las negociaciones comerciales entre la Comunidad Andina, (CAN), y la Unión Europea, (U.E.) a que esta última discuta y revise la Directiva de Retorno, un paquete de medidas para controlar la inmigración. “El tema migratorio es una parte fundamental de uno de los pilares que estamos negociando”, afirmó Salvador. La canciller ecuatoriana dejó entrever la posibilidad de “suspender las negociaciones” si los europeos se negasen a revisar la Directiva. No obstante, destacó la apertura que han mostrado algunos negociadores de la U.E. El Salvador también anunció que el presidente Rafael Correa solicitará a los otros países andinos, (Bolivia, Colombia y Perú), suscribir una carta conjunta de rechazo, que sería enviada a los gobiernos europeos.
En La Paz, el presidente boliviano Evo Morales anunció una campaña internacional para pedir apoyo de los países americanos y africanos contra la directiva de retorno de inmigrantes ilegales de la Unión Europea.

En un encuentro con corresponsales, el mandatario dijo: «Pido a los presidentes de Europa y al Parlamento Europeo que no cometan una agresión contra la humanidad y la vida. Lo que están haciendo es gravísimo».

Argentina también rechazó la aprobación de la iniciativa europea que sanciona a los inmigrantes ilegales que se encuentren en territorio de la U.E.
A través de un comunicado firmado por el canciller Jorge Taiana, publicado por la prensa local, el gobierno de la presidenta Cristina Fernández sostuvo que «lamenta los términos de la Directiva de Retorno aprobada por el Parlamento de la Unión Europea».

Afirmó que «la cuestión migratoria sólo podrá ser resuelta de manera eficaz si es abordada desde el punto de vista del respeto integral de los derechos humanos y el fomento del desarrollo económico y humano».
Tal como lo reseña, spanish.peopledaily.com, los cancilleres de la Comunidad Andina de Naciones, (CAN, Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia), expresaron es a la Comisión Europea, (C.E.), a través de una carta, su preocupación por la Directiva de Retorno, informó la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso peruano.

El titular de ese grupo legislativo, Alejandro Aguinaga, dijo que los cancilleres solicitan que se reconsidere la decisión, que resulta contraria a los acuerdos suscritos en la Declaración de Lima, de mayo pasado, sobre protección a inmigrantes latinoamericanos, y emitida tras la V Cumbre de América Latina, el Caribe y la Unión Europea, (ALCUE).

Los ministros firmantes son David Choquehuanca de Bolivia, José García Belaúnde de Perú, María Salvador de Ecuador y Fernando Araújo de Colombia.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo que «es una vergüenza lo que ha hecho Europa».

«¿Qué habría pasado si América Latina hubiera adoptado esa directiva con los españoles que tuvieron que salir forzosamente de su país»? ¿Se imaginan cuánto sufrimiento habría causado?», preguntó.

El mandatario anunció que emprenderá acciones regionales en busca de apoyo para rechazar la directiva contra los inmigrantes ilegales latinoamericanos.

Brasil, por su parte, consideró que la directiva sobre el retorno de inmigrantes ilegales siembra «una percepción negativa de la migración». El Ministerio de Relaciones Exteriores detalló en un comunicado que «la decisión va en sentido contrario de una deseada reducción de trabas a la libre circulación de personas y de una más amplia y plena convivencia entre los pueblos».

Centroamérica no se quedó atrás y se pronunció al respecto; así el gobierno de Guatemala, a través del vicecanciller Miguel Ángel Ibarra, dijo que la decisión tomada la víspera viola los derechos de los inmigrantes y afecta de forma directa a los países de América Latina, que deben unirse para pedir a la U.E. que modifique esa disposición.

El diplomático guatemalteco agregó que la directiva «afecta más a otros países de la región que tienen mucho más ciudadanos que viven en Europa, pero somos solidarios y nos uniremos a un llamado internacional para que se reconsidere la decisión».

Por su parte, el vicecanciller hondureño Eduardo Enrique Reina, dijo este jueves que la decisión del PE es «preocupante», porque hasta ahora la U.E. aplicaba una política más benevolente con los inmigrantes de América Latina, «aunque sus 27 países miembros no tenían una política unificada».
Destacó que ahora han aplicado una directriz de endurecer medidas, «algo que es altamente preocupante, porque además se considera la inmigración como un posible delito».

Por su parte el presidente Hugo Chávez de Venezuela, tal como lo comenta Prensa Latina, dijo: “Que país europeo que aplique la llamada directiva del retorno dejará de recibir petróleo venezolano y pidió a América Latina unión ante la que llamó “directiva del bochorno”.

Vamos a revisar las inversiones para hacer otra directiva del retorno para que “retornen sus inversiones”, advirtió el mandatario luego de recordar que ninguno de los inmigrantes europeos fue expulsado de América Latina.

En rueda de prensa conjunta con el presidente electo paraguayo, Fernando Lugo, Chávez calificó de indignante la decisión del Parlamento Europeo y acusó a la derecha y ultraderecha europea de estar detrás de esa iniciativa.
Previamente Lugo expresó su respaldo a la posición del presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien criticó la directiva que posibilita la expulsión de inmigrantes de ese continente.

Soñamos en la libre circulación de las personas y no renunciaremos. Creo que este hecho nos va a unir más en América Latina, expresó al defender lo que calificó de un derecho internacional.

El presidente venezolano precisó que esa directiva viola los derechos humanos y el derecho internacional, al establecer prisión de hasta 18 meses, sin juicio previo, a los indocumentados.

Ellos, (la derecha europea), son los que representan el fascismo, la tiranía, el irrespeto a los derechos humanos y los más elementales de los pueblos, pero nos acusan de tiranos, apuntó Chávez quien pidió a los gobiernos expresarse contra la medida.

Si los gobiernos europeos van a aplicar la directiva ¿para qué más cumbres con la Unión Europea? ¿Para decirnos mentiras en una farsa de discursos y promesas? Hace falta una unión para defender la dignidad de nuestros pueblos, puntualizó.

Imagínense que en América Latina aprobáramos una directiva para echar a los inversionistas: al menos en Venezuela no nos hacen falta, subrayó Chávez.

Página Web: www.camova.com

A %d blogueros les gusta esto: