¿Qué pasó a fines del 2012?

Algo extraordinario, absolutamente fuera de lo normal, tiene que haber pasado en el segundo semestre del año 2012, es  decir, hace menos de un  año atrás. En realidad -sea lo que sea lo que pasó- tiene que haber sido fue doblemente maravilloso, pues dejó huellas fuertes y claras en las estadísticas económicas y sociales con que nos deleita periódicamente el Instituto Nacional de Estadísticas, INE, pero, al mismo tiempo, no dejó huellas en nada que el común de los mortales recuerde. 

Según el INE, en ese corto período de tiempo los ciudadanos que en Venezuela pueden catalogarse como No Pobres aumentaron violentamente en más de dos millones. Pasaron de 19.306.502 de personas a 21.649.296. Un aumento de dos millones trescientos cincuenta mil ciudadanos, lo cual no es poca cosa. 

Los pobres a su vez, disminuyeron en 2 millones, al pasar de 9.351.851 ciudadanos a 7.378.252.  Una transformación social que en cualquier país se toma por lo menos un quinquenio, aquí se llevó a cabo en escasos seis meses.  En porcentajes los No Pobres aumentaron de 67,4% de la población a 74,6% de la población. Siete puntos más de No Pobres en el transcurso de un semestre.  Nunca en la historia conocida de Venezuela -ni en la quinta, ni en la cuarta, ni en ninguna de las  anteriores repúblicas-  se había dado un cambio social tan sustantivo en tan poco tiempo.

Los ciudadanos en pobreza extrema también sufrieron modificaciones relevantes: pasaron de 9,3% en el primer semestre del 2012 a 7,1% en el segundo semestre de ese mismo año. Dos puntos menos. Seiscientos mil ciudadanos menos. Nunca  antes, en la historia conocida de la república se había alcanzado una cifra tan baja.

HIPÓTESIS

Algunas hipótesis que pudiesen explicar este extraño fenómeno son las siguientes: primero, es posible que estemos en presencia de un error estadístico, por decirlo en la forma más suave, delicada y diplomáticamente posible. En segundo lugar, es posible que estemos en presencia de un tsunami social del cual nadie se dio cuenta, pues estábamos todos preocupados de la salud del Presidente.  Incluso, hasta se podría argumentar que estando el mundo lleno de malagradecidos, esos mismos que dejaron de ser pobres en el 2012, dejaron también de votar por el chavismo en el 2013, lo cual explicaría los sucesos electorales de Abril.

En todo caso, la Comisión Económica de Naciones Unidas para América Latina, CEPAL, que es un organismo sumamente serio en sus juicios y en sus estadísticas, acaba de publicar un estudio sobre la pobreza en la región, y allí pone de relieve datos muy distintos a los que nos proporciona el INE.   Según el organismo internacional ya mencionado, para el año 2011, el último analizado, la pobreza en Venezuela afectaba al 29,5% de la población, es decir, lo no pobres serían 70,5% de la población. La pobreza extrema, a su vez, afectaba, en el 2011,  al 11,7% de la población. Pero hay un antecedente adicional que proporciona CEPAL: en el 2011 tanto la pobreza como la pobreza extrema venían en aumento en Venezuela.

CREDIBILIDAD

No parece muy creíble, por lo tanto, que en el transcurso del año 2012 se hayan producido los virajes y los saltos que pregona el INE, aun cuando hubiéramos estado en plena campaña electoral, donde siempre suceden cosas raras.

Creo que de continuar con cifras como estas, harían bien las autoridades del Gobierno en cambiar la dependencia administrativa del INE y pasarlo directamente al Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información.

Blog: sergio-arancibia.blogspot.com

A %d blogueros les gusta esto: