Racionamiento, cárceles y abcesos presidenciales

Por el estado de cosas que presenciamos Dante Allighieri autor de la Divina Comedia, no tendría mejor argumento para concebirla que la Venezuela de nuestros días, en ese viaje de redención que inicia de las manos de Virgilio relata descarnadamente las perversidades del Infierno, que todos padecemos víctimas de los errores humanos.

Si identificamos una fecha del inicio de nuestra desdicha nacional mencionaríamos a aquel famoso viernes negro de febrero de 1983, del cual debemos reconocer se intentó resurgir aunque en forma fallida en varios intentos en un contexto democrático; un tanto diferente al dramático cuadro actual donde se han cortado todos los canales de comunicación. para abordar con entendimiento nacional la salida a la mas terrible crisis de nuestra historia.

Como puede justificarse en nombre del Socialismo o de cualquier concepto gobernante las masacres del Rodeo, reflejo de la gestión penitenciaria donde yacen mas de 30.000 reos en cárceles, internados judiciales, albergues juveniles condenados a una muerte segura. ¿Estas son las cárceles socialistas donde surgirá el hombre nuevo que ayudará a construir la nueva sociedad?, cuando presenciamos en realidad es la barbarie instalada en pleno siglo XXI, donde pranes, luceros son los que imponen las leyes en los penales venezolanos. Culpar a otras repúblicas es como asesinar hoy a un ciudadano europeo por ser paisano de Colón tras cinco siglos de historia.

Si nos referimos al desastre del servicio eléctrico como culpar a la población de la caída del servicio por exceso de uso, cuando registramos temperaturas o como llaman ahora sensaciones térmicas de hasta 50 grados y para remate se combina con la escasez del servicio de agua. Promover el racionamiento como respuesta es criminal cuando no ha habido inversiones, existiendo suficientes recursos financieros, prolongarlo como sucedió en 2010 determinó la pérdida de miles de puestos de trabajo, caída de la producción, cierre de turnos laborales, desmejoramiento de los servicios públicos. El caos generado por el corte eléctrico en la capital Caracas y la suspensión del Metro genera pérdida de miles de horas de trabajo y hasta de vidas por la delincuencia.

Hasta las fuentes bibliográficas que tanto menciona el Presidente lo contradicen, al citar Lenin en la Revolución Rusa lo fundamental es la electricidad y los soviets como condición para mantenerla. Aquí vamos rumbo al siglo XIX y en retorno al carbón y las velas como fuente energética.

Estos son los problemas reales que padecemos los venezolanos, entendemos que la salud del mandatario nacional es importante en cualquier país del mundo, pero una gripe, o un abceso que todos lo hemos padecido como algo rutinario en la vida, sea hoy el centro de la política tanto de oposición como del gobierno es distraer la tragedia que sufrimos a diario.
 
http://www.analitica.com/va/economia/opinion/5546193.asp

A %d blogueros les gusta esto: