Reeducando a nuestras élites políticas, económicas y académicas

Para eliminar de sus mentes las ideas socialistas que contaminan, a una parte importante de ellas y con formas de gobernar paternalistas, presidencialistas y centralistas.

Buena parte de las élites venezolanas y las élites latinoamericanas en general están profundamente contaminadas con las ideas socialistas, con ideas anti-capitalistas, que han venido sistemáticamente frenando la posibilidades de convertirnos en una nación altamente desarrollada, en una nación del PRIMER MUNDO, como los EEUU, Noruega, Alemania,   Japón, Suecia, Israel …..

América Latina no cambia, permanece en el atraso y el subdesarrollo porque sus élites no tienen ningún interés en el cambio. O están al lado del poder establecido,  enriqueciéndose bajo su cobijo o andan promoviendo el retorno a un «pasado glorioso»; pero muy pocos apuestan a un cambio radical en el modelo económico y político tradicional.
Son enemigos de la libre competencia en sus áreas de influencia, prefieren  confiar su bienestar al  amiguismo, compadrazgo, a la solidaridad total al partido, al jefe, al compadreo al amigo.


Las élites venezolanas sufren lo que Francisco Javier Müller llamaría 6 tipos de daños antropológicos.

Logramos destacar en las áreas donde el proteccionismo, el amiguismo y el compadrazgo no pueden meter sus sucias manos, son enemigos de los indicadores de gestión cuando se trata de evaluar su propio desempeño.
Por eso mismo al llegar el fin del socialismo del siglo XXI que está muy, muy próximo, Venezuela requerirá un plan Marshall para poder construir una nación altamente desarrollada, una nación del PRIMER MUNDO y para lograr eso el plan Marshall deberá tener más o menos las mismas características que tuvo en la Alemania después de la guerra. Los EEUU y sus aliados no solo deberán suministrar ayuda alimentaria para una población desnutrida, ayuda económica para impulsar la industria y el comercio y traer inversiones extranjeras, sino que se deberá iniciar una masiva campaña de educación e información sobre las terribles consecuencias que tiene el socialismo para un país, para que se vea todo lo que puede pasar cuando las empresas están bajo la administración del gobierno, cuando se hostiga la empresa privada, cuando se le entraba, cuando se imponen controles de precios, cuando se establecen desde  el gobierno aumentos de sueldos y salarios. Habrá que iniciar un masivo proceso educativo.

Y ese proceso educativo deberá abarcar principalmente nuestras élites, políticas, económicas y académicas, por los medios de información masivos, en nuestras escuelas, liceos y universidades, para bien educar las élites del mañana.

Seguramente habrá mucha resistencia del foro de Sao Paulo, de los partidos de izquierda y socialistas venezolanos, también habrá mucha resistencia de un grupo de viejos que dando lastima se aferran al pasado, ellos y sus discípulos. Se les tendrá que pasar por encima y se les pasará para poder tener futuro….

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: