Sarkozy-De Gaulle: El Atavismo de la «Grandeur» (Parte 1 de 2)

Sarkozy, a pesar de la bajada de su popularidad, debido a la crisis económica, continúa adelante con su política de instauración del «sarkozysmo»: doctrina ecléctica que conjuga los ideales de la Grandeur, reflejadas en «el aumento del peso específico de Francia en la Geopolítica Mundial y la revitalización de la Francophonie» como eje vertebradores de su política exterior; un liberalismo sui géneris en lo económico que combina las intervención estatal en el sector financiero y la ayuda con fondos públicos para empresas en crisis con la imposición de medidas proteccionistas y cierto puntos del ideario gaullista como la defensa de la Ley y el Orden, la instauración de un poder presidencialista, rebajando progresivamente el poder decisorio de sus ministros y sustituyéndoles por una nueva camarilla de poder oficioso formada por sus asesores que emularía al Partido Gaullista , (movimiento que cubría un espectro muy amplio desde el centro-izquierda hasta la extrema derecha y en el que sus dirigentes fueron correas de transmisión subordinadas a la cúpula gaullista ) y reeditaría los plebiscitos de De Gaulle.

Mantenimiento de la «Force de Frappe»: Aunque la responsabilidad de las fuerzas armadas esté compartida por el Presidente y el Primer Ministro según Constitución Francesa de 1958, un decreto de 1.962 sólo atribuye al Presidente la capacidad de autorizar el uso de armamento nuclear.

La Force de frappe nació en 1.960 como consecuencia de la proclamación de la V República Francesa por el General De Gaulle. y fue concebida como uno de los elementos clave de la independencia económica, diplomática y militar del país frente a las dos grandes potencias enfrentadas mundialmente (EE.UU. y la URSS) y en la actualidad (a pesar del anuncio del presidente galo Sarkozy de reducir el arsenal atómico francés hasta las 300 cabezas nucleares), basa parte de su poder en la utilización de submarinos nucleares balísticos (SSBN) clase Redoutable y Triomphant I, después de que a finales del pasado siglo se retiraran todos los misiles nucleares de medio alcance basados en tierra (IRBM modelos SSBS S3) y misiles nucleares de corto alcance (SRBM) modelo Plutón. Los SSBN transportan misiles intercontinentales tipo M45, preparándose para en un futuro albergar los M51 fabricados por EADS aunado con los bombarderos Mirage 2000 NK2, capaces de transportar dispositivos nucleares a medias distancias. y los nuevos aviones Rafale, que podrán llevar armamento nuclear y operar desde portaaviones.

Continuación de la carrera espacial: Dicha política tuvo su inicio en el 2000 con el objetivo del control militar del espacio y la obtención del Helio 3, elemento presente en ingentes cantidades en la Luna y que podría finiquitar el uso de combustibles sólidos y representar el inicio de la era de los combustibles galácticos (1 Tm de Helio 3 equivaldría al consumo energético anual de EEUU).Rusia no quiere quedarse atrás en la nueva carrera espacial iniciada hace menos de dos años y tras el incremento de 2.800 millones de dólares del presupuesto para la NASA en 2.009 (con lo que la agencia cuenta ya con más de 20.000 millones para sus proyectos como el reciente viaje del Atlantis y el proyecto Arianne para llevar tripulantes a la Luna en el horizonte del 2.016), multiplicará por siete su presupuesto espacial este año. (1.800 millones) con el objetivo de establecer una estación permanente en la Luna y llegar a Marte en 2.025.

Por su parte, Francia pertenece a la Agencia Espacial Europea (ESA), formado por Francia , Alemania , Reino Unido , España y otros países y nacida para acabar con la dependencia de los Estados Unidos en el próspero campo de la astronáutica, así como para el lanzamiento de satélites espaciales en órbita geoestacionaria y de la sonda espacial Giotto. La joya de la corona es el Ariane 5, con una mayor carga útil y desarrollado con vistas al lanzamiento de vehículos tripulados comandados por el transbordador europeo Hermes (programa finalmente cancelado) y a la realización del programa de instalación de una base lunar mediante el programa de alunizaje suave LEDA.

Política social: Caso de agravarse la crisis económica, asistiríamos al hundimiento bursátil, subsiguiente inanición financiera de las empresas y efecto dominó en la declaración de quiebras de empresas; una severa contracción del consumo interno llegando las tasas de paro a niveles desconocidos desde la II Guerra Mundial .

Reforma del Mercado Laboral: A instancias de la Confederación Patronal Europea (CPE) y con la oposición de La Confederación Europea de Sindicatos (CES), el Parlamento Europeo accederá a la Reforma del mercado laboral, que implicará la progresiva implantación del despido libre sin indemnización; la instauración de la jornada laboral mínima de 45 horas semanales y el retraso de la jubilación a los 65 años unido a la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores debido a los exiguos incrementos salariales, congelación o dramática reducción de los mismos.

Como consecuencia de todo lo anterior, asistiríamos a la agudización de la fractura social del país, obligando a amplias capas de la población (especialmente los «sintecho», los «sinpapeles» y los desheredados de las banlieus) a depender en exclusiva de los subsidios sociales quedando así diluidos los efectos benéficos de sus anunciadas medidas sociales (desaparición de los «sintecho» para el 2.010; subida de las prestaciones por desempleo y discriminación positiva en la inserción laboral de los inmigrantes )por la cruda realidad de la severa crisis económica.

Todo ello provocará la radicalización de los otrora aburguesados y sumisos sindicatos de clase (CGT, CFDT y FO) y conllevará frecuentes estallidos de conflictividad laboral aunados con el extraordinario auge de los grupos antiglobalización que aplicando técnicas de guerrilla urbana pondrán en jaque a las fuerzas de seguridad francesas y teledirigiendo las revueltas estudiantes podrían terminar por reeditar el mayo del 68 que significó la consolidación del gaullismo y el finiquito político de De Gaulle.

Aplicación de una política de corte autoritario en materia de seguridad y orden público: Tras poner coto en 2.005 a la «Rebelión del Desencanto» de los arrabales periféricos de las grandes urbes francesas (banlieues), en su defensa de «la Ley y el Orden» aplicará la política de «Tolerancia Cero» con el crimen organizado y el terrorismo así como con la piratería intelectual y los ciberdelitos, lo que le valdrá el apoyo incondicional de la ultraderecha a la hora de aplicar leyes que rozarán la inconstitucionalidad. y en su obsesión por controlar la Inmigración ilegal y tras la creación del Ministerio de Inmigración e Identidad Nacional, Sarkozy consiguió en junio del 2008 que la Eurocámara aprobara la Directiva de Retorno, eufemismo bajo el que se esconde un severo recorte de los derechos humanos de los inmigrantes y bautizada por Evo Morales como «La Directiva de la Vergüenza «.

Todo ello, hará que Sarkozy sea objeto de amenazas de muerte por parte de los grupos terroristas europeos e islamistas, no siendo descartable asimismo la gestación de una trama endógena de filiación postgaullista que podrían terminar por reeditar los intentos de Magnicidio contra De Gaulle (1.945, 1.961 y 1.962).

Política Exterior: Sarkozy ha adoptado un enfoque «activista» en asuntos internacionales, involucrándose personalmente y teniendo «el compromiso con la intervención humanitaria» y «el aumento del peso específico de Francia en la Geopolítica Mundial «como ejes vertebradores de su política exterior», quedando reducida la política doméstica a un mero instrumento de la política exterior que servirá de catalizador de los valores de la Grandeur , reservándose el poder decisorio en Defensa y Exteriores que pasarían así a ser «dominio reservado del Presidente».

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: