Se va el Guante de Oro

En la última semana de noviembre del año 2007, ocurrieron hechos que han dejado al mundo del deporte nacional knockout, para usar un término deportivo muy acorde; y es que después que los fanáticos venezolanos se recuperan de la dimisión del Profesor Richard Páez, los amantes de la pelota criolla y específicamente los seguidores de los Leones del Caracas, sacaron pañuelos blancos, para despedir a uno de los peloteros más prodigiosos, aguerridos, constantes y elegantes que ha tenido el béisbol de nuestro país en el campo corto y que, su paso por la pelota profesional, cambió el concepto de la defensiva en el deporte de las cuatro esquinas.

Omar Enrique Vizquel, en un acto cargado de emociones, vistió por última vez, como jugador activo, el uniforme de los leones. El Estadio Universitario se plenò de personas que querían ver las ‘Manos de Seda’ y la elegancia que destacaron a Omar, en la posición que jugó durante toda su carrera como campo corto, desde que se inició por allá en el año 1977 en el Campeonato Mundial de Béisbol Infantil, comenzando a escribir páginas en la historia del deporte rey venezolano.

Con una carrera llena de éxitos, tanto en la pelota criolla como en el béisbol de grandes ligas, Omar ostenta entre sus rècords, en el año 2000, el de menor número de errores en una temporada, con 3 empatando la marca de Karl Ripken, también el de mayor número de juegos consecutivos sin errores en el campo corto con 95, empatado nuevamente con Ripken y, por si fuera poco, el de más guantes de oro consecutivos alcanzados por un jugador de su posición en la Liga Americana con 9 premios, empatado con Luís Aparicio. Sin duda, esta hoja de vida deportiva y sus once Guantes de Oro, le darán un boleto directo y sin escala, al Salón de la Fama del Béisbol de Grandes Ligas y el Béisbol del Caribe.

Aunque mi pasión es el fútbol, y más aun cuando mi equipo favorito en el béisbol son los Tiburones de la Guaira, les debo confesar que siento nostalgia de ver còmo uno de los pocos peloteros activos que quedan de mi generación, dice adiós a su carrera deportiva, lo que me llena de sentimientos encontrados al darme cuenta que ya comenzaré a relatarle a mis hijos còmo lo hicieron en mi niñez con Luís Aparicio y Chico Carrasquel, las historias de un pelotero que no dejaba escapar ninguna pelota, que hacia pocos errores en el terreno de juego y que, además ganó once veces el premio Guante de Oro en el mejor béisbol del mundo, dejando en alto el nombre de nuestro país.

Aunque jugará un año más en el béisbol de los Estados Unidos, es difícil pensar que los Leones tendrán otro campo corto; claro esta que, aunque su ausencia en nuestra pelota fue notoria, tenemos que reconocer que todos los fanáticos guardaban la esperanza, en cada octubre, que este jugador vistiera su uniforme, porque si a ver vamos, esté presente o no, el short stop del equipo capitalino, siempre ha sido Vizquel.

Omar ‘Manos de Seda’ Vizquel, en sus 16 años de carrera en Grandes Ligas, ha dejado en alto el nombre de nuestro país. Para este jugador no importa la edad, si no el espíritu deportivo que lo mueve a realizar, las más sublimes jugadas defensivas en el terreno de juego y, parafraseando algunas de sus palabras: “lo mejor de jugar esta temporada en mi país, es que me he sentido como un novato de nuevo”.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: