Socialismo: excusas y justificaciones

Para explicar el desmoronamiento del socialismo mundial, dicen que fueron por desviaciones burocráticas, pero no dicen que el socialismo es burocrático, que son los burócratas del partido los que deben dirigir la economía, cuando no existe empresa privada.

Para explicar la miseria en Cuba, apelan a un presunto embargo de EE.UU., que se limita a la prohibición, a los ciudadanos norteamericanos, a invertir en Cuba, después que Fidel expropiara todas las empresas de ese país, sin pago alguno y recientemente a los inversionistas extranjeros que hagan negocios con esos bienes expropiados, no les permiten invertir en su país. Antes gritaban –¡yanquis malditos, fuera de Cuba!—y sacaron a los gringos, ahora gritan –¡yanquis malditos, vengan a Cuba, a traer sus dólares!— y los gringos malditos les dicen – ¡jódanse!–.

Olvidan también decir, que reciben de ese país en donativos de ciudadanos americanos de origen cubanos, huidos de Cuba, más de mil millones de dólares al año, y que productos americanos llegan a Cuba, por mil caminos. Cuando Cuba, para salir del atraso, no necesita que los americanos inviertan y puedan viajar a esa Isla, necesitan que le permitan a los Cubanos, que allí viven, poder invertir en su propio país y viajar libremente, cuando y donde lo deseen. Necesitan libertad.

Para explicar la quiebra de la industria azucarera cubana, la más exitosa del mundo antes del comunismo, de 6 millones de toneladas cuando tenían 6,2 millones de habitantes, a 1,4 millones de toneladas, con 11 millones de habitantes, dicen que es por el pasado capitalista y olvidan decir que lo mismo pasó con la ganadería, la agricultura y la industria en general.

Para explicar el culto a la personalidad del Comandante en jefe, dicen que él es el único, es el ídolo, el Dios de la revolución. Sin él nada es posible, la república se perdería.

Para explicar el fusilamiento de los cubanos que tratan de huir de la isla, dicen que fueron alimentados y educados por el Gobierno y que la revolución no puede perder esa inversión, con lo cual confiesan que en el socialismo las personas son esclavos del Gobierno.

Para explicar la criminal represión contra los críticos al régimen, dicen que son contra revolucionarios, traidores a la patria, escuálidos, y que merecen la muerte, mientras gritan “socialismo o muerte”.

Para explicar los millones de muertos por hambruna, se han limitado a pretender ocultarlo.

Tienen una excusa y una justificación para todo, para su relación con grupos terroristas, para la quiebra de empresas, para todo.

Y cuando hablo de socialistas, no me refiero al Partido Socialista Chileno o el Partido Socialista Español, que abandonaron la locura de poner los medios de producción en manos del Gobierno.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: