(Prensa Venezuela Empresarial) – Carlos González, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela (CIV), aseguró que debido a la alta inflación presente en el país actualmente, un trabajador promedio que gane sueldo mínimo no puede optar por la adquisición de una vivienda. 

“En nuestro país, una vivienda modesta de 70 metros cuadrados, tiene el costo de 50 mil dólares y para que una persona opte por el máximo crédito de la Banca Nacional (8 millones 6 mil Bolívares), debe ganar alrededor de 230 mil Bolívares y esto lo gana solo el 2% de la población", detalló González.

Explicó que existen serios problemas de pobreza generalizada en la población y además dijo que “Hace 30 años, un maestro de escuela podría ahorrar lo suficiente para comprar un vehículo de agencia y podría pagar una vivienda módica, ahora es casi imposible".

González explica que los cálculos en Bolívares son muy altos y en consecuencia poco accesible a la población por su variabilidad en los precios.