Un nuevo estudio cuestiona la teoría del aumento de la desigualdad

Si alguien escribe en Google «aumento de la desigualdad», obtendrá más de 75 millones de resultados. ¿Puede estar equivocada una tesis tan extendida?

FEE por FEE 3 febrero, 2024 en Economía, Ideología, Opinión, Sociedad

Lo que le queda a un ciudadano después de impuestos y pagos de transferencias, es mucho menos para los ricos y mucho mas para los que tienen rentas bajas. (Flickr)

Si una tesis se repite cientos de veces, mucha gente la cree; si se repite millones de veces, casi nadie la pone en duda. Estados Unidos, en particular, se cita una y otra vez como ejemplo de cómo la “brecha entre ricos y pobres” no deja de aumentar. Pero dos expertos de la Oficina de Análisis Fiscal del Departamento del Tesoro y del Comité Conjunto de Impuestos del Congreso de Estados Unidos han demostrado ahora en un ensayo de casi 50 páginas publicado en la prestigiosa revista Journal of Political Economy que esta tesis sencillamente no es cierta.

El economista francés de izquierdas Thomas Piketty, considerado el principal defensor de la tesis, calculó que la cuota de ingresos del 1 % de los estadounidenses más ricos se ha más que duplicado desde 1962. Entre otras cosas, utiliza este dato para justificar su petición de que se suban los impuestos a los ricos hasta un 90 % y de que el Estado “regale” a todos los jóvenes una cantidad global de 120.000 euros para empezar a trabajar.

Los dos autores proponen una cifra que suena mucho menos dramática. En Estados Unidos, la parte de los ingresos antes de impuestos correspondiente al 1 % más rico aumentó del 11,1 % (1962) al 13,8 % (2019), es decir, 2,7 puntos porcentuales. Sin embargo, después de tener en cuenta los impuestos y los pagos de transferencias, el aumento fue de sólo 0,2 puntos porcentuales (del 8,6 al 8,8 %).

E incluso con estas cifras, es importante tener en cuenta que no son ni mucho menos las mismas personas cuya riqueza o cuota de riqueza aumenta a lo largo de los años o décadas. Sólo alrededor del 40 % de los que estaban entre los que más ganaban conservaron su posición en los tres años siguientes. Se trata de un error habitual en el debate sobre la desigualdad, en el que a menudo se confunden las categorías estadísticas con los individuos.

Hay varias razones por las que las cifras de Piketty y Auten & Splinter (los autores del documento antes mencionado) se distancian. En primer lugar, Piketty no tuvo en cuenta el impacto de los cambios en el sistema fiscal. Antes de que Ronald Reagan bajara masivamente los impuestos, muchos estadounidenses ricos preferían retener sus ganancias en sociedades C en lugar de cobrar dividendos. Como resultado, estos ingresos no aparecían en sus declaraciones de impuestos y los estadounidenses ricos parecían más pobres de lo que eran. Después de las reformas fiscales, muchos se pasaron a las corporaciones S (entidades corporativas de paso), donde los ingresos pueden atribuirse directamente a los accionistas individuales y se declaran directamente en las declaraciones de impuestos de los contribuyentes de altos ingresos.

Otra razón es que Piketty comparó declaraciones de impuestos en lugar de individuos. En 1960, dos tercios de los estadounidenses todavía declaraban como parejas casadas, pero esta proporción se ha reducido casi a la mitad. Sin embargo, entre el uno por ciento más rico, la proporción de los que declaran como parejas apenas ha disminuido. Este efecto por sí solo hace que el aumento de la proporción de ingresos del uno por ciento superior parezca significativamente mayor de lo que es en realidad, si se comparan formas (declaraciones de la renta) en lugar de personas.

Muchas estadísticas no tienen en cuenta los impuestos y los ingresos por transferencias. Aunque en Estados Unidos se han reducido mucho los impuestos, especialmente durante la era Reagan, al mismo tiempo se han suprimido numerosas exenciones y modelos de ahorro fiscal. El resultado, como Phil Gramm, Robert Ekelund y John Early mostraron recientemente en su excelente libro The Myth of American Inequality: How Government Biases Policy Debate (El mito de la desigualdad en Estados Unidos: cómo el gobierno sesga el debate político): el porcentaje real de sus ingresos que pagaba el 1 % de los que más ganaban en impuestos en Estados Unidos era sólo del 16,1 % en 1962, cuando el tipo marginal máximo era del 91 %. Sin embargo, en 1988, cuando el tipo máximo era sólo del 28 %, el porcentaje pagado por el 1 % de los que más ganaban había aumentado hasta el 21,5 %. A medida que el tipo impositivo máximo se reducía en dos tercios, el porcentaje de sus ingresos que el 1 % de los contribuyentes pagaba en concepto de impuestos federales sobre la renta y la nómina aumentaba en un tercio.

Desde la década de 1960, el Estado del bienestar en EE.UU. se ha ampliado constantemente, de modo que la proporción de la población que recibe pagos de transferencia, y el importe de los pagos de transferencia, han aumentado continuamente. Si se tienen en cuenta los impuestos, por un lado, y los pagos de transferencias, por otro, queda claro que la renta real, es decir, lo que le queda a un ciudadano después de impuestos y pagos de transferencias, es mucho menor para los ricos y mucho mayor para los que tienen rentas bajas.

Me gustaría añadir: en mi opinión, el debate sobre la desigualdad es mucho menos importante que el debate sobre cómo erradicar la pobreza. Sabemos por muchos países en los que la lucha contra la pobreza ha tenido éxito que la desigualdad ha aumentado mucho al principio, por ejemplo en China y Vietnam. Sin embargo, durante mis viajes a estos países antes muy pobres, nunca he conocido a nadie que quisiera volver a una época en la que las personas eran más iguales pero más pobres.

*Este artículo fue publicado inicialmente en la Fundación para la Educación Económica.
Rainer Zitelmann es autor del libro “In Defence of Capitalism”, que contiene un capítulo en el que se aborda con amplio detalle el debate en torno a la desigualdad.

Etiquetas: igualdad social Índices de pobreza
FEE