Una nueva alternativa a las enfermedades infectocontagiosas en la Reproducción Humana Asistida

El número de personas infectadas por el virus de inmunodeficiencia humana, (VIH), alcanza la cifra de 40 millones según lo informó la Organización Mundial de la Salud (OMS); este progresivo aumento de casos, unido a la mayor efectividad de los tratamientos, hace que se incremente cada vez más el numero de parejas con este problema, que se plantea la posibilidad de tener hijos.

En este artículo trataremos sólo el caso, en que es el hombre el que padece la enfermedad y su pareja esta sana o libre de la infección. Hablaremos entonces de parejas serodiscordantes.

Los Parámetros Seminales, tales como cantidad de espermatozoides, movimiento y forma, en los hombres que sufren esta enfermedad, tienden a mantenerse normales, salvo en los casos avanzados, en los que aparecen, con mayor frecuencia, alteraciones en la cantidad y motilidad de los espermatozoides y la presencia de un número elevado de leucocitos, es decir de glóbulos blancos, que es lo que se denomina leucospermia y en estas células tiende a fijarse el virus.

Sin embargo, en la actualidad, existe una forma adecuada para tratar el semen y dejar libre a los espermatozoides, que puedan ser utilizados sin ningún riesgo en las técnicas de reproducción asistida. Este tratamiento o preparación del semen, se denomina “lavado del semen” y se lleva a cabo mediante dos centrifugaciones consecutivas, utilizando gradientes de diferentes densidades, de modo que separemos los espermatozoides, de los componentes no deseados, para verificar que el lavado del semen ha sido exitoso.

Luego de obtener una muestra de espermatozoides, suspendidos en medio enriquecido, se le divide en varias fracciones, donde una de ellas será estudiada, mediante la reacción en cadena de la polimerasa, (PCR), que estudia el ADN del espermatozoide y nos da la garantía de que esa muestra de espermatozoides, está totalmente libre del virus de VIH, mientras que el resto de las fracciones se mantienen criopreservadas en un biobanco de cuarentena, hasta el momento de se utilizadas para el método de reproducción asistida.

Otro de los factores importantes de este tratamiento, radica en el hecho de que, no sólo se realiza en pacientes VIH positivos, sino también en aquellos que sufren otras infecciones, tales como la Hepatitis B y la Hepatitis C.

Gracias a estos métodos, entonces se evita el riesgo de la contaminación de la pareja sana y, además, se soluciona el problema de la infertilidad.

Así, el método de lavado de semen, unido al estudio de la reacción en cadena de la polimerasa, ha permitido sustituir la utilización del semen de donantes en las parejas serodiscordantes; en otras palabras, les permiten a los hombres que sufren este terrible flagelo, ser padres biológicos de sus hijos.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: