Una nueva final para los eternos rivales

Como un regalo de reyes, nuevamente el béisbol venezolano nos brinda esa final tan soñada y esperada por todo fanático de la pelota criolla… un Caracas – Magallanes. Nuevamente los eternos rivales, escriben una página más, en la historia de nuestro deporte nacional, uniendo a los venezolanos sin ningún tipo de discriminación, ya que los felinos y los turcos, son las divisas con más fanáticos en toda la geografía nacional.

Desde que comenzó esta rivalidad por allá en el año 1952, cuando la antigua Cervecería Caracas (que desde ese año comenzó a llamarse Leones del Caracas), enfrentó a los Magallanes de Catia, la pelota venezolana no volvió a ser la misma. Después de 57 años de rivalidad deportiva, estos dos equipos siguen despertando la misma pasión y lealtad entre sus seguidores, es más, me atrevería afirmar que continúa en aumento año tras año.

Estos encuentros se han convertido en una tradición, y en una referencia deportiva para todos los venezolanos, quienes no vacilan en cada temporada, llegarse al estadio con camisas, banderas y gorras alusivas a su equipo preferido. Y es que, se ha vuelto tan criolla esta rivalidad, que a veces sólo basta para hacerte fanático, que en tu casa, papá, mamá o cualquier familiar con el que te identifiques, le ligue al Caracas o al Magallanes.

La cantidad de juegos disputados por estos equipos llega a la cifra de 695, con 302 triunfos para los turcos y 293 para los Leones. En cuanto a finales disputadas, la de esta temporada sería la tercera que enfrenta a los eternos rivales, pues la primera fue en la temporada 93-94, la cual ganaron los Navegantes. La segunda final que los enfrentó, fue en la zafra 96-97, donde los turcos volvieron a salir victoriosos en cinco juegos.

En esta temporada 2009-2010, pareciera que los melenudos seguirán sucumbiendo en series finales ante sus eternos rivales, ya que los dos primeros juegos celebrados en el Bernardo Pérez de Valencia, se los llevaron al bolsillo los turcos, el primero propinándole nueve arepas (9 a 0), en cuanto al segundo, el resultado tuvo un poco más cerrado con marcador de 12 carreras a 10; sin embargo, el juego no termina hasta que se cante el out 27, falta todavía mucho trecho que recorrer, la serie se va al universitario y todo puede pasar en un Caracas Magallanes.

No cabe duda que estos encuentros entre los eternos rivales, además de ponerle la pimienta a nuestra pelota, definen socialmente al país, y nos muestra al mismo tiempo, que esta es la verdadera Venezuela que todos queremos, esa que a pesar de enfrentarnos deportivamente en un Caracas – Magallanes, nos une en un mismo sentimiento, que no es más que el de ser venezolano.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: