Una

Para una empresa seria y responsable, una “queja” debería representar; una oportunidad para mejorar, abrirse a innovaciones, realizar cambios, desarrollar productos, mejorar calidad. Todo esto redundará, en evitar una nueva “queja”, y mejorar la empresa en general. Y para la persona que reclama, la oportunidad de un futuro negocio.

En el momento de recibir una “queja”, la empresa no puede creer que lo que sucede “no importa”, es “un solo cliente”. Se le debe prestar la debida importancia y buscarle solución, ya que un usuario se convierte en multiplicador y no hay nada más importante que mantener al cliente satisfecho.

Es posible que el negocio en un momento determinado no pueda solucionar el reclamo de una “queja”, porque no está a su alcance, o no es su ramo de negocio. Es aquí donde pueden surgir oportunidades de negocios. Si la persona quien efectúa el reclamo tiene madera de empresario, podría considerar la posibilidad de formular una propuesta de negocio.

Las personas que están buscando oportunidad de montar un negocio, o invertir, deberían observar a diario en las empresas, negocios, instituciones, públicas o privadas, las carencias de algún servicio, o las “quejas” que tiene al respecto. Si se vive la experiencia de una situación específica, es más fácil buscar la oportunidad de un negocio.

No nos imaginamos años atrás, con un autobanco, con el servicio por Internet bancario, las taquillas para minusválidos (estoy hablando de Venezuela). Las sillas de ruedas, las guarderías y las sillas para bebés en los supermercados. Todo esto ha surgido producto de la necesidad de los clientes. Es mucho más fácil ir al supermercado con los niños y que dispongan de un sitio donde estén cuidados, a tener que buscar alguien que se quede con ellos, o dejarlos donde un familiar, o, que molesten, rompan, rieguen, y demás accidentes que suelen suceder con los pequeños.

Los carritos para los niños en los centros comerciales y parques, surgió de la idea de un papá inteligente, cansado de cargar con paquetes y los niños encima, dormidos o agotados de caminar. Investigó, realizó un estudio de mercado, creó su plan de negocios, y hoy día seguramente goza de los beneficios de un excelente negocio.

Se debe estar atento para descubrir cuando una queja, una deficiencia o una carencia en la prestación de un servicio o producto, pueda ser el inicio de la próxima empresa. Como no todas las “quejas” traen soluciones inmediatas o representan la oportunidad de un negocio rentable, es importante hacer un seguimiento y estudiar bien todas las soluciones posibles, es decir, hacer una revisión o análisis de ese mercado.

Así que de ahora en adelante, este pendiente, que de ese mal servicio usted puede generar una muy buena oportunidad de negocio.

Fuente: AJE Asociación de Jóvenes Empresarios (Venezuela)

A %d blogueros les gusta esto: