No debemos repetir el error de las parlamentarias de 2005, que le permitió al régimen apoderarse de todos los poderes públicos incluyendo al CNE. Distinto fue la espuria ANC que fue una elección comunal donde el gobierno se despachó y se dio el vuelto (paquete cubano de elección de cuadros), no fue por ende una elección directa y universal. Las elecciones regionales si son directas y universales como lo fueron las parlamentarias de 2005 y 2015. Ha acertado la MUD con participar en este proceso en el cual como mayoría que es la oposición en torno a un 85%, tiene la oportunidad de ganar todas o casi todas las gobernaciones. El CNE es el mismo con el cual participamos en las parlamentarias de 2015 y sacamos la mayoría. De que el organismo electoral es tramposo, lo sabemos, ha venido poniendo obstáculos, suspendiendo y adelantando fechas para sorprender a la oposición. Actuando desde adentro, cuidando los votos directos, universales y secretos, tendremos la opción de vencer al régimen, ellos saben que están perdidos y siguen poniendo trabas. Incluso, la espuria ANC podría suspender las elecciones, pero le es cuesta arriba ante la opinión pública nacional e internacional, la oposición tiene que seguir insistiendo y estar prestos ante las arremetidas tramposas de la dictadura castro madurista.

No participar en las regionales, es dejar el campo abierto para que la dictadura se apodere de todas las gobernaciones. Con la elección de gobernadores tenemos la oportunidad de movilizarnos como oposición y triunfar en casi todas, si no todas las gobernaciones. No es una elección para cambiar el gobierno nacional, pero un escalón fundamental para seguir conquistando espacios hasta llegar a las presidenciales. Estamos conscientes que la inconstitucional y fraudulenta ANC podría suspender las presidenciales, lo cual sería un paso para cavar la tumba de la dictadura, sería su indetenible final. No olvidemos que este régimen tiene también el rechazo de la comunidad internacional y todas las atrocidades en la violación de los derechos humanos, incluyendo la suspensión de un derecho democrático como la elección de los gobernantes, está ante los ojos del mundo. Las encuestas serias que se están realizando indican una gran participación y entusiasmo de la gente para concurrir al proceso. Siendo la oposición la gran mayoría nacional, tenemos la opción de ganar todas o casi todas las gobernaciones. Todos somos libres de votar en las internas de la oposición por los candidatos de nuestras preferencias y el deber de votar por el que resulte ganador. Igualmente tenemos el deber de votar por los candidatos de consenso, es el juego democrático que debemos respetar como demócratas.