Venezuela en cifras 2012: mentiras insostenibles

”Se puede engañar a todos poco tiempo,
se puede engañar a algunos todo el tiempo,
pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.”

A. Lincoln

Como es costumbre de todos los años, el penúltimo escrito de Gerencia en Acción se dedica a las cifras más significativas de los escenarios sociales-económicos-políticos del País.

La máxima con la cual se busca preparar a quien lea este texto, es menospreciada por el actual régimen gubernamental venezolano, caracterizado en sus 14 años de duración por el afán de mentir, manipular y tergiversar la realidad del país a fin de mostrar una visión ficticia de desarrollo y progreso.

¡Pero la mentira siempre termina por ser descubierta!

El 10 de enero de 2013, el Presidente Electo se debe juramentar como máximo líder de este régimen de Venezuela para el período 2013-2019. El Presidente de la Asamblea Nacional le impondrá una Banda Presidencial nueva sin que el Primer Mandatario haya entregado la que ostentaba hasta ese momento: ¡así son las cosas ahora!. Con la banda también seguirá al frente de un país hipotecado: el que él mismo ha hipotecado, especialmente desde 2007. Al despuntar el año 2013, Venezuela tendrá una deuda pública total de aproximadamente US$ 214.052 millones, equivalente al 57% del Producto Interno Bruto -PIB- (si éste se valora a la paridad de Bs/US$ 4,30/1). De ese monto, US$ 100.965 millones corresponden a deuda del Gobierno central, la deuda financiera de PDVSA alcanza a US$ 66.634 millones y con el Fondo Chino la deuda se registra en US$ 21.000 millones. A todo ello se le denomina Deuda Titularizada, porque está representada en títulos valores o compromisos firmes de pago. Existe una deuda por US$ 25.453 millones por concepto de expropiaciones no canceladas, por pasivos de PDVSA con sus socios en las empresas mixtas, entre otros. A este endeudamiento se catalogó como Deuda No Titularizada.

Si las cuentas se elaboran a la tasa de cambio promedio de la economía, cifrada en Bs/US$ 5,20, al tomar en cuenta las transacciones realizada en el SITME y el mercado paralelo, se produce un cambio dramático: en 2013 la deuda como fracción del PIB treparía hasta 65,7%. Éste es el número más realista. La propaganda oficial habla de una deuda respecto al PIB entorno del 30%. Los profesionales de la macroeconomía consideran que es falso y -al mismo tiempo- una manipulación, por cuanto toman en consideración únicamente la deuda del gobierno central, dejando de lado los pasivos acumulados por PDVSA, el Fondo Chino y la Deuda No Titularizada…

A continuación, se presentan las cifras (en millones de US$) más significativas de la deuda pública de Venezuela al cierre de diciembre de 2012, comparadas con las que encontró el actual Presidente cuando asumió el poder en 1998, tomadas del BCV y el Ministerio de Planificación y Finanzas: en el año 1998, la deuda externa era de 29.443; la deuda del Gobierno Central era de 23.443; PDVSA 6.000; la interna era de 4.041 , la total 33.484 y el % del PIB fue 34,9; mientras que en el presente año la externa es de 131.208; el Gobierno Central 43.664; PDVSA 66.634; el “Fondo Chino” 21.000; deuda con contratistas, proveedores, expropiaciones y socios de PDVSA 25.453 –estos dos últimos renglones no existían en 1998–; la interna es 57.391 y la total es de 214.052 y el porcentaje de PIB en este año es de 57,0.

La política fiscal se ha venido desvirtuando totalmente a partir del año 2009, porque el Gobierno nacional ha cometido una gravísima omisión o una mala intención, y reside en que presupuestan el precio del petróleo a un nivel menor del que se supone que va a estar a lo largo del año fiscal: muy superior. La historia lo muestra así: en el 2011, se presupuestó el barril de petróleo en 40 dólares y terminó en 100 y en este año, fue en 50 y terminará en 105.

La diferencia que son 50 dólares no entra como ingreso ordinario y va a unos fondos que maneja el Régimen central, un conjunto de fondos que se gastan discrecionalmente y no se le entrega lo que le corresponde a las gobernaciones regionales y municipales.

El peso de la deuda se comenzó a tragar el presupuesto nacional y gastos esenciales, como: el de educación, salud e infraestructura, que se fueron posponiendo hasta deteriorar y -en algunos casos- colapsar la educación y la salud pública. La infraestructura vial, portuaria y aeroportuaria de Venezuela se fue rezagando sostenidamente y de líder en América Latina, pasó a ser Venezuela una nación con importantes déficits fundamentales en esos bienes públicos.

Es más, la CEPAL en el Panorama Social 2012, indica que los hogares venezolanos que no logran cubrir la canasta básica, pasaron de 27,8% en 2010 a 29,5% en 2011. También informa que similar comportamiento se produjo en el indicador de pobreza extrema y que las familias cuyos ingresos no cubren sus gastos de alimentación, aumentaron de 10,7% a 11,7% en igual período.
Pero, tal vez, lo más significativo del informe de la CEPAL que observa que sus cifras difieren de las del INE y explica que las discrepancias se deben a diferencias metodológicas en el manejo de la data, “relacionadas con el deflactor de precios utilizado en la actualización de la línea pobreza y los criterios para construir el agregado de los ingresos de los hogares”.

Con ello, la CEPAL sugiere que el INE manipula las estadísticas, cosa que no sorprende al venezolano medianamente informado.

A fin de cuentas, la CEPAL ha develado una de las tantas mentiras con las que el actual régimen mantiene engañado a algunos todo el tiempo y a otros parte del tiempo.

La CEPAL toma con ello su lugar entre los que están informando verdades importantes acerca de la situación real de Venezuela, junto con la OPEP (que informa la verdad acerca de la producción petrolera disminuida), las instituciones y ONGs que han puesto de manifiesto la forma perversa en que se están violando los derechos humanos en este país, entre otras.

Pero la mentira siempre termina por ser descubierta, más aún en un mundo globalizado, donde diversos entes internacionales de reconocida credibilidad e imparcialidad, analizan e informan sobre los acontecimientos y cifras del acontecer social-económico-político y… mientras ello acontece… cabe recordar lo proclamado por Mark Twain: “Es más fácil engañar a la gente, que convencerle que ha sido engañada”.

Dirección-E: [email protected]
Web: www.gerenciaenaccion.com.ve
Twitter: @genaccion

A %d blogueros les gusta esto: