Ventas de lujo en China corren peligro por cambios de tendencia en los gustos

Los fabricantes de artículos suntuarios que llegaron temprano a China contaron durante mucho tiempo con los consumidores locales para agotar bolsos de mano y otras mercaderías costosas –y rentables. Ahora, los gustos chinos están cambiando de manera que podrían llegar a perjudicar a las marcas que se expandieron más agresivamente en el país.

En tanto más carteras Louis Vuitton, billeteras Gucci y relojes Omega inundan ciudades como Pekín y Shanghái, los consumidores están eludiendo los productos con logo fáciles de conseguir a favor de alternativas más distintivas.

“A medida que madura la industria suntuaria, los chinos se vuelven mucho más sofisticados respecto de los productos que compran”, dijo Flur Roberts, responsable global de investigación sobre artículos suntuarios en Euromonitor de Londres. “No se trata solamente del aspecto ostentación”.

El cambio a productos menos conspicuos y a menudo más costosos que se produjo en Europa y los Estados Unidos después de la quiebra de Lehman Brothers Holdings Inc. en 2008, podría hacer mella en el crecimiento de Vuitton y Gucci, que hasta hace poco vendían más de la mitad de los bolsos de lujo en la economía más grande del mundo, estima HSBC.

Las ventas en tiendas comparables de marcas suntuarias de nicho como Bottega Veneta e Yves Saint Laurent, propiedad de PPR SA de París, crecerán casi tres veces el promedio de este año para el sector aunque el crecimiento económico más débil afecte la demanda, según HSBC. Fabricantes de bolsos más baratos como Coach Inc. de Nueva York también podrían beneficiarse en tanto consumidores cada vez más exigentes buscan valor por dinero, predice la firma de corretaje.

SIGUEN GASTANDO

“Los consumidores siguen gastando en China pero gastan de otra manera”, dijo Uché Okonkwo, directora ejecutiva de la consultora Luxe Corp. de París. Dado que los compradores chinos están más informados sobre las tendencias “las empresas suntuarias deben trabajar más que hace cinco años para venderles. Es una cuestión de equilibrio”.

El producto interno bruto de China creció 7,6% en el segundo trimestre respecto del mismo período el año anterior, el aumento más bajo en tres años y la sexta desaceleración trimestral. China es el quinto mercado suntuario más grande del mundo y registró 92.000 millones de yuanes (US$14.600 millones) de ventas en 2011, según Euromonitor.

Vuitton, Gucci, que es propiedad de PPR, y Burberry Group Plc han respondido en parte aumentando los precios e introduciendo productos más exóticos como una cartera colgante de víbora de Gucci por US$4.700 y un sobre de cocodrilo de 6.000 libras (US$9.700) de Burberry para elevar de categoría su imagen.

Los informes recientes sobre ventas indican que la estrategia no está funcionando. Burberry dijo que las ventas en tiendas comparables cayeron desde fines de agosto, agregando que los turistas chinos podrían estar gastando menos en sus impermeables y otros productos en sus visitas a Europa.

“Fuimos los primeros en informar una desaceleración pero no seremos los últimos”, dijo la máxima responsable ejecutiva Angela Ahrendts el 17 de septiembre después del desfile primavera/verano 2013 del fabricante de artículos de lujo británico en Londres.

Las ventas del sector suntuario disminuyeron en China dado que son más los consumidores locales que viajan al exterior y constatan que la ropa y los accesorios de diseño en las tiendas europeas y norteamericanas pueden llegar a costar la mitad que en su país.

Fuente: http://www.latercera.com/noticia/negocios/tiempo-libre/2012/09/744-485032-9-ventas-de-lujo-en-china-corren-peligro-por-cambios-de-tendencia-en-los-gustos.shtml

Professionals Consulting VD S.A Database Management Company en Caracas