Es indispensable que los países y las diferentes instituciones privadas y públicas se comprometan a financiar de manera integral las iniciativas en materia de datos.

Es bien conocida la importancia de la calidad de los datos en la toma de decisiones y consecuencialmente por su impacto en el desarrollo de los países. Estos sirven de base para la formulación de politicas, la asignación eficiente de recursos, la prestación eficaz de servicios publicos y para el soporte de las actividades empresariales privadas.No obstante, la existencia y disponibilidad de nuevas tecnologías permiten darles un uso más amplio, todavía hay muchos espacios en blanco en el mundo. Y entre esos espacios se encuentra Venezuela, de ahí la razón de esta alerta, ya que el país no puede seguir con la opacida de información – por la razón que sea-  ya que como fue comentado al inicio de este parrafo, la información, los datos son indispensables para el desarrollo integral del país.

Estudios previos como el realizado en 2015 por Umar Serajudin titulado como ¨privación de datos¨ referenciado por Haisan Fu, Director de Desarrollo Económico del Grupo de Datos del Banco Mundial, concluye que, hace pocos años, 77 paises aún carecían de los datos necesarios para medir adecuadamente la pobreza, señalando que por lo general, es en los países o zonas donde se requieren con mayor urgencia es donde son más escasos.



Sí bien, esa no era la situación de nuestro país, a partir de los últimos años se ha observado la carencia o escasez de la data como consecuencia de la negativa del Ejecutivo Nacional a proporcionar este valioso instrumento de análisis, por lo cual un grupo de universidades venezolanas han solventado a medias esta situación a traves de ENCOVI,  valiendose de proyecciones para ilustrar la Radiografía de la crisis; sin dejar de recalcar, que con la colaboración del organismo público, la información pudiese ser de mayor calidad.

La escasez de datos acerca de la realidad económica y social, como tasa de crecimiento del producto, inflación, finanzas, activos, consumo, escacez de insumos medicinales, agua, gas electricidad y  enfermedades casi erradicadas en el país, por señalar algunas de las muchas. Llimita de manera muy grave la capacidad de que se tomen las decisiones para disminuir las vicisitudes que vive la población venezolana, especialmente, en áreas referidas a la educación, la salud, la seguridad alimentaria y la infraestructura, donde se necesitan más y mejores datos para lograr avances sustanciales.



En segundo lugar, debe tenerse claro que la abundancia de la data debe ir acompañada de una gestión eficaz, por lo que se requerirá de una protección adecuada de esta, especialmente la referida a las personas. La privacidad de los datos está en la mente de todos en estos días. Es fundamental que se frene el lado oscuro del uso indebido de los datos y se garanticen que los mismos sirvan a un propósito social elevado, lo que implica la necesaria gestión de los datos basada en valores universalmente reconocidos, lo que por supuesto demandará un proceso político para integrar a las empresas privadas y el sector tecnológico con expertos legales y el sector público.

Según la gente del Banco Mundial, tres son las prioridades en el ámbito de los datos que permitirán realizar mejores diagnósticos relativos al desarrollo de los países: En primer lugar, afirma Haisan Fu que los componentes fundamentales de los datos sobre el desarrollo, tales como: registro civil y estadísticas vitales, otros datos administrativos, encuestas de hogares, siempre serán un componente crítico para la mejora de la vida de las personas en todo el mundo. Aspectos que con las nuevas tecnologías y las nuevas fuentes de datos que no existían antes, podrán ayudar a ahorrar tiempo, aumentar la precisión, entender y gestionar el mundo de nuevas maneras.

La integración de datos tradicionales, como las encuestas de hogares con las nuevas fuentes de datos e innovadoras como las imagines satelitales y los datos geoespaciales, de dispositivos móviles y de redes sociales, permitirán ampliar la frontera aumentando la experiencia en nuevos tipos de datos, mejorar los análisis de datos como aprendizaje automático y aprovechar la colaboración con el sector privado.

En tercer lugar, la gente que maneja los grupos de datos se han planteado el interés de garantizar datos del sector agrícola. Para ello trabajan con datos a lo largo de todos los aspectos de la cadena de valor de los datos sobre el desarrollo. Es decir, desde la recopilación a la gestión, la organización, el análisis y el uso. Y no se trata solo de tablas estadísticas; se debe tener conciencia y asegurarse que los datos mejoren la vida de las personas en sus mesas. En otras palabras, de lo que se trata es de apoyar la enseñanza en materia de datos e invertir en capacitar a las personas en todo el mundo para transformar los datos en políticas que realmente tengan impactos importantes en la vida de las personas.

Por último, poner en práctica estas prioridades destacadas requerirá que los países y las diferentes instituciones privadas y públicas se comprometan a financiar de manera integral las iniciativas en materia de datos, la capacitación de las personas y las ideas innovadoras que permitan apoyar a los países y crear bienes públicos mundiales que permitan lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

*Con información de Haisan Fu, Director, Development Economics Data Group, World Bank Group. Los datos de alta calidad sobre el desarrollo son indispensables para el impacto en el desarrollo.



Deja un comentario