6 funciones de un buen líder

Bien sea que se sientan cómodos o no, los líderes de una organización se encuentran normalmente en el punto de mira.

Algunos líderes pueden tomar este desafío como una manera de adaptarse. Pero la verdad es que ofrece una excelente oportunidad para demostrar a los empleados, con buenos ejemplos, cómo comportarse en el espacio de trabajo.

Un buen comportamiento no se refiere, necesariamente, a llegar a tiempo al trabajo y respetar el código de vestimenta (estas cosas también son importantes y deben respetarse).

La influencia de un líder fuerte se puede sentir a través de una variedad de problemas desarrollados de maneras muy distintas.

Los líderes, así como aquellos que desean obtener un puesto de gestión, deben cumplir con los siguientes factores donde sus acciones pueden establecer estándares para los demás.

Toma responsabilidad

Tener el espíritu de asumir las responsabilidades es el tipo de espíritu que los líderes deben tener. Como líder, si tú o un miembro de tu equipo cometen un error, asume la culpa y no critiques a los demás.

Culpar a otros no solo los perjudica, sino que crea una atmósfera donde los empleados sienten que no pueden cometer errores.

Por ello es muy importante aceptar la culpa y trabajar para hacer arreglos correctivos, incluso si no eres el de la culpa realmente.

Resuelve los conflictos rápidamente

Los líderes experimentados entienden que la resolución de conflictos es un proceso delicado, que generalmente, requiere de un enfoque proactivo.

Si no se resuelve a tiempo, un conflicto entre individuos y equipos puede salirse de control eventualmente, y bajarle la moral a todo un equipo.

Es natural tener algunos desacuerdos en el lugar de trabajo, pero no se debe tolerar la hostilidad entre los empleados.

Al final del día los conflictos se interponen en el medio de las cosas, por lo que las disputas de la oficina deben ponerse de manifiesto y resolverse rápidamente para evitar malentendidos y faltas de respeto.

Esto, sin duda, ayuda a establecer un buen ejemplo ante los miembros del equipo.

Escucha a tu equipo

Como gerente, debes tener en cuenta la frecuencia con la que hablas y escuchas a diario. ¿Te escuchas a ti mismo dando más órdenes que escuchando a los demás?

Si bien es importante brindar orientación al equipo, también es una competencia clave de liderazgo para escuchar a tu equipo y motivar a la colaboración, brindándoles toda tu atención en la conversación.

Escuchar y recibir comentarios regularmente puede alentar la creatividad del equipo, y ayudar a otros a sentirse valorados en la organización.

Fomenta y apoya

Los líderes están en posición de empoderar a los empleados y ayudarlos a desarrollarse profesionalmente.

Al priorizar oportunidades para el desarrollo profesional y la evolución, los líderes pueden demostrar su compromiso con el bienestar de sus trabajadores.

Apoyar a los empleados en el desarrollo de sus habilidades técnicas es una responsabilidad importantísima de liderazgo.

Comprender las aspiraciones de tus empleados, alentarlos a ser creativos y tomar iniciativas, puede ayudarlos a adquirir experiencia y asumir más responsabilidades en el futuro.

Además de esto, debes reconocer y recompensar la participación proactiva para alentar el progreso continuo entre los empleados.

Sé proactivo y persistente

Mostrar soluciones frente a un revés es otra cualidad del buen liderazgo. Las empresas pueden pasar por períodos difíciles, y a veces, absolutamente nada puede evitar que se generen malas circunstancias.

Sin embargo, como líder, puedes controlar cómo reaccionas ante situaciones negativas. Se producirán retrocesos, especialmente en entornos donde se fomenta la innovación y la idea de asumir riesgos. Nunca entres en pánico en estas situaciones.

Da el ejemplo a tu equipo al manejar los desafíos de una manera proactiva y constructiva. Enséñales a tus empleados a través de tus palabras y por medio de acciones que darse por vencido no es una opción cuando se encuentran obstáculos en el camino.

Integridad y liderazgo van de la mano

Es común escuchar que los líderes deben tener todas las respuestas, y son incapaces de cometer errores.

Los líderes suelen cumplir estándares más altos que otros, pero eso no significa que tengan que ser perfectos.

Decir la verdad ayuda a crear confianza entre los equipos, incluso si esas verdades son difíciles de tragar.

Y tú, ¿crees que guías con tu ejemplo?

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: