¿Adónde va el nuevo estado socialista?

Es pública y notoria la rabiosa terquedad informativa de los voceros oficialistas, en remarcarnos diariamente que vamos al estadio de la felicidad suprema, desconocido por los venezolanos y la desaparición del estado burgués. Como un Leviatán increpan  al atribulado ciudadano, al imponer el camino inexorable al nuevo mundo descubierto para nosotros, descalificando lo jurídico, cultural y reescribiendo la historia, todo a partir del viejo lema “el fin justifica los medios”.

No dudamos de esas intenciones, al percatarnos de lo evidente, aun cuando el Mandatario nacional mimetiza el librito azul, el Plan de la Patria es hoy la verdadera constitución nacional, derrotado  en el Referendo de la Reforma el 2-D 2007 y aplicado hoy por el manifiesto abuso de poder.

En la orgía ideológica oficialista no hay límites, en la diversidad de la fauna que se expresa en los medios de comunicación adquiridos con recursos estatales, resaltan antiguos socialcristianos de misas de domingo y de golpes de pecho, socialdemócratas exegetas, librepensadores de todo pelaje, cuya única característica común, es su descarado oportunismo al manifestar hoy haber descubierto el marxismo en el invierno de su vida.  Y por tanto no podía faltar una izquierda ramplona formada a la sombra de un chinchorro, una botella de ron y la lectura manoseada del marxismo de los manuales de Georges Politzer de la Universidad Obrera de París.

El trillado discurso oficialista criollo, no es nada novedoso; aparecía recurrentemente en la prensa del PCUS el Pravda (irónicamente La Verdad), las revistas Izvestia, Spútnik, donde rollizas damas rusas manifestaban su eterna felicidad por la victoriosa revolución de octubre, a pesar de que a mediados de los 60 luego de haber caído Kruschev, los signos de crisis de la economía soviética eran evidentes y la posterior causa de su derrumbe.

A tal extremo que Mijail Gorbachov sentenciara en la década de los 80, que en la URSS nunca existió el socialismo y luego, Putin en pleno siglo XXI manifestara, que la experiencia soviética fue la peor tragedia en la historia del siglo XX, marcando el retorno del capitalismo a la actual Rusia.

¿Qué destino puede deparar entonces a Venezuela esta cúpula que nos gobierna? Lo que está a la vista no necesita ayuda visual, ni científica, simplemente el desastre que ya sufrimos, como consecuencia de ser gobernados por militantes  formados algunos de ellos en cursos de pioneritos cubanos, otros en los cursos de la gerontocracia de la isla de “hágase revolucionario en 1 semestre”.

Por tanto a la pregunta: ¿Adónde va el Estado Socialista propuesto por el discurso oficialista? La respuesta hay que buscarla en los archivos del Banco Central de Venezuela (BCV), cuyas cifras son tan penosas y alarmantes que han decidido ocultar sus vergüenzas, escondiéndolas o manipulándolas para propagandizar ante el mundo que los venezolanos vivimos el máximo estadio de la felicidad, es decir vivir las consecuencias de un Gobierno, cuya única escuela es el reconcomio y el resentimiento para mantenerse en el poder. 

(*) Movimiento Laborista 

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: